Las aguas de sabores son una forma estupenda de hidratarte en verano de forma natural y saludable. Una adecuada hidratación es necesaria durante todo el año, pero muy especialmente durante la época de mayor calor ambiental. Si quieres aprovechar los beneficios de la hidratación para tu organismo, pero beber agua te aburre, las aguas saborizadas son una excelente elección.

Actualmente es posible comprar aguas saborizadas de distintas marcas, pero en algunos casos contienen aromatizantes y colorantes artificiales innecesarios. Elaborar aguas de sabores caseras con ingredientes naturales, es muy sencillo. Puedes elegir tus sabores preferidos o aquellos que te resulten más refrescantes.

Aguas de sabores caseras para hidratarte

Aguas saborizadas caseras, cómo se hacen.

Para la elaboración de agua de sabores solo necesitas una jarra o botella de boca ancha (mejor si dispone de tapa o cierre), agua natural y el ingrediente o ingredientes que utilices para dar sabor.

Estos ingredientes suelen ser frutas, hierbas frescas, hortalizas y especias. Bien limpias y troceadas se introducen en la jarra y se cubren con agua a temperatura ambiente. Todo debe reposar junto al menos 12 horas en la nevera para que el agua tome los sabores de los alimentos sin que estos se alteren por las altas temperaturas ambientales propias del verano.

Los cítricos son fantásticos saborizantes para este tipo de bebidas caseras. Especialmente la lima y el limón, que aportan sensación de frescor. Lo ideal es que utilices cítricos ecológicos. Si ello no es posible, lava bien su piel con un cepillito de cocina. Cortados en ruedas muy finas, sin eliminar la piel, aportarán al agua todo su sabor y aroma.

Hierbas y especias también son fantásticos ingredientes para aguas saborizadas. Puedes utilizar una sola, una mezcla de ellas o combinarlas con cítricos, frutas y hortalizas. Una ramita de hierbabuena, menta o melisa frescas son una gran elección en el ámbito de las hierbas. En cuanto a especias, las bayas de enebro, el anís estrellado o la canela en rama son estupendas. Pero no son las únicas. Elige tus sabores preferidos; serán un acierto seguro

Frutas frescas con la piña, el mango o el melocotón también son deliciosos ingredientes para elaborar aguas saborizadas. Es conveniente pelar estas frutas y cortar su pulpa en dados pequeños para que realmente el agua tome todo su sabor. Puedes colar el agua después para beberla, pero no es necesario que tires los dados de fruta. Puedes comerlos como tentempié o utilizarlos para preparar postres frescos como macedonia o a modo de topping para yogur natural.

Una de las hortalizas más refrescantes y apropiadas para elaborar aguas saborizadas es el pepino. Con un pelador elimina la piel y corta su carne en ruedas finas.

 

Algunas combinaciones ricas para hacer agua de sabores en casa.

Estas combinaciones de ingredientes dan como resultado deliciosas aguas de sabores. Las cantidades son para 1 litro de agua.

* 1 limón cortado en ruedas finas + media lima cortada en ruedas finas + una ramita de hierbabuena

* 100gm de piña en daditos + 1/2 cucharadita de jengibre fresco rallado + 1 ramita pequeña de romero

* 1 pepino pelado laminado + 1 cucharada de bayas de enebro secas

* 50gm de frambuesas frescas + 1/2 limón laminado + una ramita de melisa fresca

¿Te animas a elaborar tus propias aguas de sabores caseras este verano?

www.biogest.es

 

 

Crear un hogar acogedor es clave para sentirse bien en él. Al fin y al cabo, el propio hogar, grande o pequeño, moderno o no, es el refugio de cada día. Como si de las cuevas de nuestros antepasados se tratara, es el lugar en el que sentirse uno mismo y a salvo de todo mal. Estas sencillas pautas te ayudarán a hacer tu casa más acogedora en verano. Para disfrutar en ella y para hacer sentir bien a tus invitados.

6 consejos para hacer tu casa más acogedora en verano

1.- Procura mantener una temperatura adecuada.

Una buena temperatura en casa es clave para sentir que estás en un espacio acogedor. No siempre es sencillo, especialmente en algunos climas rigurosos en los que el verano es abrasador.

Si utilizas climatización, ten presente que tampoco se trata de convertir tu hogar en una nevera. Con sentirte bien en él es suficiente. Sería absurdo que tuvieras que ponerte una chaqueta en casa en pleno verano.

2.- Recoge los elementos pesados y que transmitan sensación de calor.

Algunos elementos decorativos y ropas de hogar son muy interesantes para el invierno, pero nada apropiados para los meses de verano. Mantas de sofá, alfombras gruesas, edredones nórdicos… Es momento de recogerlos y guardarlos hasta que pase la temporada. solamente verlos causa sensación de agobio y calor. Utilizarlos puede ser una locura.

Aprovecha para limpiarlos en profundidad y dejarlos guardados hasta el momento en que el tiempo los haga adecuados de nuevo.

3.- Decora con flores frescas también en verano.

Decorar la casa con flores frescas es siempre una buena decisión. También en verano.

En esta época del año apuesta por las flores ligeras y de apariencia sencilla. Pequeños ramilletes de flores silvestres o ejemplares sueltos de flor cortada, que transmitan frescura y serenidad. Como las calas. O los claveles blancos.

Procura utilizar recipientes ligeros. Los vasos, jarritas y botellas de cristal transparente son una buena elección.

4.- Utiliza un ambientador natural ligero y refrescante.

El verano no es momentos para ambientadores pesados y fuertes. El uso de fragancias naturales frescas como la esencia de limón o el agua de rosas en pequeñas cantidades es más apropiado. Te ayudarán a mejorar la frescura del ambiente.

5.- Habilita un lugar cómodo de descanso y relax veraniego.

¿Una buena forma de hacer tu casa más acogedora para el verano? Crear un pequeño lugar cómodo para relajarte en esta época del año. Quizá puedas mejorar tu balcón para convertirlo en una terraza cómoda en la que sentarte cada noche. O reconvertir una habitación desocupada en una salita de verano. ¿Tienes tiempo y ganas para intentarlo?

6.- Orden y limpieza, claves para un hogar acogedor.

Hay dos elementos clave para hacer de una vivienda un hogar acogedor: el orden y la limpieza. En verano, especialmente, una casa llena de cachivaches por todas partes provoca sensación de agobio, pesadez y de espacio más reducido y aplastante.

Reducir los elementos decorativos durante esta temporada te ayudará a mejorar el espacio y las sensaciones que provoque vivir en él.

¿Preparada para hacer tu casa más acogedora para esta temporada veraniega?

www.biogest.es

 

 

Congelar tus óvulos es una buena idea por diversos motivos. ¿Alguna vez te has planteado hacerlo para ser madre en el futuro? Estas son algunas de las muchas razones por las que es interesante recurrir a esta técnica.

Por qué congelar tus óvulos es una buena decisión

1.- Podrás postergar la decisión de ser madre por distintos motivos personales.

Pueden ser muchas las causas por las que una persona decida posponer el ser madre. Motivos personales, sociales, de trabajo, de capacidad económica actual o futura, de pareja… Pero con el paso del tiempo la edad de los ovarios envejece y puede presentar más problemas.

Congelar tus óvulos en la juventud te permitirá, si posteriormente decides ser madre, facilitar la concepción. Y aumentará las probabilidades de un embarazo saludable y feliz.

2.-Te permite ser madre tras problemas de salud ginecológica y/o tratamientos agresivos.

Algunos problemas de salud como los cánceres ginecológicos o la menopausia precoz y tratamientos como la quimioterapia pueden afectar a la capacidad para concebir. Congelar tus óvulos te permitirá ser madre en el futuro concibiendo un hijo con sus propios óvulos.

Ninguna persona puede saber qué le deparará el futuro. Ni qué problemas de salud nos encontraremos en nuestro camino. Pero podemos decidir cómo prepararnos para que si una enfermedad de este tipo llega no acabe con nuestras expectativas vitales.

3.- Te permite disponer de óvulos de mayor calidad cuando desees la concepción.

El envejecimiento de los ovarios es una cuestión que tiene una gran incidencia sobre la fertilidad. También puede afectar a las primeras semanas de vida del feto y su óptimo desarrollo. Este envejecimiento se acelera especialmente a partir de los 41 años de vida de la mujer, de media.

El envejecimiento ovárico no solo tiene lugar por el lógico paso del tiempo. Hay determinados trastornos de salud que pueden acelerar el envejecimiento de los ovarios.

Para evitar estos problemas, congelar tus óvulos cuando estos aún son jóvenes es una buena decisión.

4.- Evitarás la angustia de no ser madre en un momento determinado de tu vida.

Para algunas mujeres es muy angustioso comprobar que van cumpliendo años y las circunstancias le obligan, o hacen aconsejable, posponer la maternidad. La sensación de que se va acabando el tiempo para ello puede generar muchos problemas de estrés, ansiedad y afectar a decisiones claves en distintos aspectos de la vida personal o laboral.

Congelar tus ovarios te ayudará a evitar esa sensación de angustia y miedo. La certeza de que tus ovarios están esperando al momento en que realmente decidas concebir, te liberará de presión.

5.- Te permitirá evitar problemas legales.

Congelar óvulos es una decisión personal que solamente incumbe a la mujer que decida hacerlo. No ocurre igual con la congelación de embriones. En caso de ruptura de una pareja heterosexual la implantación de estos puede quedar supeditada a la decisión de ambos miembros de la misma. Y no llegar a un acuerdo puede crear un conflicto legal muy importante.

La congelación de los óvulos te evitará pasar por este mal trago en caso de una separación. Nadie podrá decidir por ti el uso de tus óvulos.

Son solamente algunas de las razones por las que te puede interesar congelar tus óvulos. ¿Has pensado alguna vez en ello?

www.biogest.es

 

 

Cuidar de la seguridad alimentaria es especialmente importante durante los meses de verano. Es en esta época del año en la que se multiplican los problemas, que en la mayor parte de los casos se debe a negligencias y al desconocimiento de unas pautas básicas para protegerse en este ámbito. Llevar a la práctica estos sencillos consejos te ayudará a evitar problemas de salud que, en los peores casos, podrían ser extremadamente graves.

Cómo cuidar tu salud alimentaria en verano

1.- Toma medidas contra la salmonelosis.

La salmonelosis es una de las infecciones alimentarias más temidas y el verano es la época en la que los afectados se multiplican. Aunque cada año se dan pautas de actuación para prevenir este problema lo cierto es que nunca está de más recordar de nuevo los consejos básicos para prevenirlo.

* Evita el consumo de huevos crudos o poco hechos. Extrema las precauciones con este alimento. No lo consumas si no tiene fecha de caducidad o numeración de control sanitario. No los laves y evitar separar clara y yema con la misma cáscara.

* Guarda los huevos en la nevera.

* No consumas leche cruda de granja.

* Lávate bien las manos antes y después de manipular alimentos, así como antes y después de cada comida.

* No comas en entornos o locales en los que dudes de que sus condiciones higiénicas sean aceptables.

* Limpia a fondo la zona de preparación de alimentos en casa. También debes limpiar los paños o bayetas y estropajos que utilices para ello.

* No consumas crudo el marisco que compres vivo.

* No consumas carne poco hecha. Especialmente de ave.

* Guarda en la nevera los alimentos cocinados y consúmelos dentro de las 24 horas siguientes.

* Evita la contaminación cruzada de alimentos. No utilices el mismo cuchillo o tabla para alimentos como carnes o pescados y frutas o verduras. Ni para alimentos crudos y cocinados.

 

2.- En tus compras no rompas la cadena de frío.

Romper la cadena de frío puede ocasionar diferentes problemas de salud alimentaria. Por ello en verano debes tener especial precaución cuando vayas a hacer tus compras. No solo de productos refrigerados y congelados. También de otros productos frescos. Un golpe de calor en el coche o si te entretienes en la calle puede ser fatal.

Procura utilizar bolsas isotérmicas o neveras portátiles y cuando llegues a casa guarda enseguida cada alimento a la temperatura adecuada.

 

3.- Al salir de picnic toma todas las medidas necesarias para evitar problemas de salud alimentaria.

Ir de picnic o comer en la playa está muy bien, pero siempre y cuando cuides de tu salud alimentaria. Y de la de quienes te acompañen. Toma medidas básicas para minimizar los riesgos.

* Lava las frutas y verduras antes de salir de casa por si no contaras con agua clorada fuera de ella.

* No guardes los alimentos calientes.

* Lleva una nevera portátil con los alimentos que lo precisen.

* No dejes la comida al sol. Ni en un vehículo, ni al aire libre.

* Evita los alimentos más problemáticos y déjalos para consumir en casa. Por ejemplo, las tortillas.

* Lleva un jabón seco desinfectante de manos para poder limpiarte bien antes y después de comer.

 

4.- Cuidado con la temperatura de los alimentos en casa y en barbacoas.

La comida caliente dejada a temperatura ambiente incrementa el riesgo de que bacterias como la salmonelosis, entre otras, se multipliquen. Tanto al cocinar en casa como en tus barbacoas ten mucho cuidado con esto y evítalo a toda costa.

Refrigera los alimentos siempre sin introducirlos tan calientes que rebajes la temperatura media del interior del frigorífico.

Toma nota de estos consejos y llévalos a la práctica para evitar sufrir intoxicaciones y problemas de salud alimentaria este verano.

www.biogest.es

 

 

El verano es la época del año en la que aumenta el tiempo dedicado a la lectura por ocio. Los días libres, los traslados en vacaciones y el tiempo de relax tanto a resguardo del sol como tomando este son parte de los momentos preferidos para la lectura. ¿Tú también disfrutas haciéndolo y buscas lecturas apasionantes para estos días? Te dejamos algunas recomendaciones de diferentes géneros para que explores tus opciones preferidas.

Biogest-Lecturas apasionantes para este verano

Lecturas refrescantes: comedias románticas y feel good.

¿Buscas lecturas para llenar ratos de ocio, pero no quieres atarte a nada que te mantenga en vilo página tras páginas? Las antologías y libros de relatos son una buena opción. Pero también las comedias románticas y las novelas feel good.

Una buena elección de lectura fresca y sencilla son las series feel good, que triunfan en Norteamérica y cada vez más también en Europa. Lecturas de buenos sentimientos, ambientadas en poblaciones bucólicas que son el hilo conductor de la misma. Cada novela de la serie tiene principio y fin propios y está protagonizada por una persona o pareja diferente. Pero los protagonistas de unas son secundarios de las siguientes y viceversa.

El estilo Feel Good es refrescante, ameno y agradable. Puedes encontrarlo en series como Blue Heron de Kristan Higgins, Virgin River de Robin Carr o Rose Harbor de Debbie Macomber. No te dejes confundir por los títulos, están disponibles en castellano; estos hacen referencia a lugares en los que transcurren sus tramas.

Las comedias románticas no son solo para el cine y la televisión. También son apasionantes lecturas de verano. Laura Norton, Tracy Brogan o Carole Matthews son algunas autoras que saben imprimir un humor muy especial a sus historias románticas. Puedes buscar novelas como la serie Bell Harbor de Tracy Brogan o “Envuelta en ti” de Carole Matthews si te apetece leer algo de este estilo.

Lecturas apasionantes para sumergirse en ellas: intriga a raudales.

La novela de intriga, los thrillers psicológicos o la novela policíaca son géneros estupendos para leer en verano. Si buscas novelas con las que sumergirte por completo y disfrutar de apasionantes horas en otros mundos, son una excelente elección.

Más allá de los superventas de la novela negra nórdica, hay otros talentos que merece la pena conocer. Como Paul Pen, autor de éxitos de intriga envolvente como “El brillo de las luciérnagas” o “La casa entre los cactus”. O Mary Kubika, autora de “Una buena chica” y “Una chica desconocida”. O John Hart y su “No hay cuervos”.

¿Te atraen los thrillers románticos? El verano es buen momento para buscar en librerías de segunda mano novelas descatalogadas de las grandes reinas del género como Linda Howard (“Morir por complacer”, “Obsesión y venganza”), Karen Robards (“Un solo verano”, “Culpable”) o Pamela Clare (“Al límite”, “Acoso Mortal”).

Lecturas para las que no encuentras tiempo durante el resto del año.

Las vacaciones de verano son el momento perfecto para rescatar esas lecturas que te apetecía leer durante el año y para las que no encontrabas tiempo. Y para descubrir historias algo complejas y absorbentes con las que disfrutar durante horas ya sea mientras tomas el sol o descansando a la sombra.

¿Arrastras una larga lista de lecturas pendientes desde hace años? Es el momento de comenzar a tachar lecturas. Aunque si nos lo permites, te proponemos algunas más para añadir. Eso sí, te recomendamos que no esperes mucho para disfrutar con estas novelas. Historias como “La luz que no puedes ver”, de Anthony Doerr o “El sindicato de policía yiddish”, de Michael Chabon, dos premios Pulitzer que merece la pena conocer.

Este verano dedica tiempo a la lectura y disfruta sumergiéndote en tus géneros favoritos o descubriendo estilos que hasta ahora desconocías.

www.biogest.es

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies