Archive for the ‘Congelación de óvulos’ Category

En los últimos años, debido a diferentes factores sociales y laborales, cada vez las parejas tardan más en tomar la decisión de formar una familia. Entre un 15% y un 17% de estas parejas en edad reproductiva tendrán más adelante problemas de fertilidad. Y es que, en una mujer, la máxima fecundidad es alrededor de los 25 años y, a partir de los 38, la fertilidad cae en picado.

A esta disminución natural de la fertilidad femenina se añaden otros casos que pueden acelerarla: pacientes con tratamientos oncológicos, con patologías que afectan los ovarios (endometriosis severa, menopausia precoz…) y, obviamente, aquellas mujeres en solitario que, por motivos personales o laborales, aplazan su maternidad.

En el caso masculino, por causas adquiridas del ambiente, por el ritmo laboral, trastornos en la próstata, pacientes oncológicos. También es habitual preservar la fertilidad antes de realizarse una vasectomía.

En todos estos casos, Biogest recomienda la preservación de la fertilidad, para que en un futuro, los pacientes puedan ser padres. De este modo, con las técnicas de preservación de la fertilidad, evitaremos el efecto de la edad en la calidad ovocitaria en las mujeres y, de la calidad del semen, en el caso de los hombres.

PRESERVACION DE LA FERTILIDAD BIOGEST

En estos momentos, Biogest utiliza varios métodos para preservar la fertilidad femenina y masculina: la vitrificación de óvulos, la congelación de embriones y la congelación de espermatozoides o tejido testicular.

La vitrificación de los óvulos, consiste en la obtención de óvulos mediante una aspiración de los ovarios, realizando previamente un tratamiento hormonal de estimulación de la ovulación para conseguir un número suficiente de óvulos. En este caso, en un total de 15 días, se completa el tratamiento. Además, no requiere hospitalización en nuestra clínica y la paciente puede continuar con su vida diaria sin complicaciones.

La congelación de embriones, la iniciamos con el mismo tratamiento que la de óvulos, pero éstos se fecundan con espermatozoides de la pareja antes de congelarlos. Finalmente, la congelación de espermatozoides o tejido testicular Biogest la realiza directamente de la muestra de semen o a partir de una biopsia testicular.

Biogest te ofrece la primera visita gratuita para que puedas exponer tus dudas.

www.biogest.es

El frenético ritmo de vida de la mujer actual, así como la incertidumbre en la vida laboral, obliga a retrasar la maternidad. Bien por necesidad o bien por falta de tiempo, la mujer de treinta años todavía no piensa en ser madre.

Hasta hace relativamente poco tiempo, el motivo más común para congelar óvulos era por indicación médica. Mujeres que se sometían a un tratamiento contra el cáncer, preservaban sus ovocitos por si su fertilidad quedaba comprometida. Lo mismo se lleva haciendo, desde hace muchos años, con el esperma.

Sin embargo, con las técnicas de vitrificación y desde la promulgación de la ley de reproducción asistida del 2006, es posible la vitrificación de ovocitos con finalidades sociales. Por ello, si desea ser madre en un futuro cercano, la opción idónea es congelar óvulos a los 30 años para ser madre a los 40.

Por razones biológicas a partir de los 35-38 años comienza a descender la reserva ovárica hasta llegar a los 45 años que la dotación de ovocitos fértiles casi llega a cero. Con este nuevo planteamiento podremos desterrar de nuestro vocabulario la anticuada expresión “Te pasa el arroz”

Hasta hace poco tiempo, el motivo más común para congelar óvulos era por indicación medica

 

¿Cuál es la edad recomendable para vitrificar los ovocitos?

El grupo de trabajo de preservación de la fertilidad de la Sociedad Española de Fertilidad aconseja hacerlo antes de los 35 años para que exista una adecuada reserva ovárica y una buena calidad ovocitaria. El hacerlo a edades superiores comprometerá las tasas de embarazo y deberá ser evaluado por el especialista para informar a la paciente de las variaciones individuales que hay en cada caso.

La decisión de criopreservar los ovocitos requiere un tratamiento farmacológico hormonal para estimular los ovarios. Una vez que se forman los ovocitos, deben extraerse mediante una punción ovárica y posteriormente vitrificar estos ovocitos.

Estos se conservarán a -196 grados durante el tiempo necesario hasta que la paciente desee un embarazo. En este momento se procederá a la desvitrificación y fecundación de los ovocitos. ¿Existe un límite para “engañar” al organismo e implantar los embriones fruto de unos óvulos mucho más jóvenes que los que posee la mujer en ese momento?

La respuesta es NO. De todas maneras, y aunque la ley no dice nada al respecto, creemos que la edad máxima sería entre los 45 y 50 años.

En cuanto al coste de todo este proceso debemos distinguir 3 fases. Una primera que consistiría en la estimulación ovárica, extracción y vitrificación que está sobre los 3.000 euros más el coste de la medicación.

La segunda es la de mantenimiento de los óvulos que suele costar unos 200 euros por año. Y finalmente, cuando la mujer decide utilizar sus ovocitos vitrificados, es necesario desvitrificar, fecundar, transferir y vitrificar los embriones no transferidos en el caso que hubiera.

En conclusión: lo ideal es tener a nuestros hijos cuando la mujer tiene menos de 35 años .Si tenemos que esperar a una mejor situación económica, laboral o por ausencia de la pareja, el consejo es Congela tus óvulos lo antes posible.

 


Fuente: Consumer.es

A medida que aumenta la edad disminuyen la cantidad y calidad de los óvulos de la mujer

El retraso en la edad en la que se decide ser madre es uno de los factores determinantes en el incremento de las tasa de esterilidad en España. Los cambios fisiológicos que experimenta la mujer a partir de los 30 años explican la intensa relación existente entre edad y fertilidad. Una solución para las mujeres que deciden postergar la maternidad, incluso más allá de los 40, es preservar los óvulos a edades tempranas para utilizarlos en el futuro.

La mujer a partir de los 30 años

¿Por qué influye tanto la edad de la mujer en las posibilidades de concepción? Tal como apunta Marcos Ferrando, director un centro especializado en reproducción asistida en Bilbao, “el pico de máxima fertilidad de la mujer es a los 20 años”. A partir de los 30 años, afirma este especialista, “se produce una disminución de la fertilidad, que se ve agravada a partir de los 35“. En concreto, Ferrando señala que “existe una disminución de entre el 20 y el 25% en la tasa de fecundidad cuando comparamos mujeres de entre 30 y 35 años con aquellas de entre 20 y 25 años”.

El motivo del declive de la fertilidad se encuentra en la propia fisiología de la mujer. El experto en reproducción explica que la mujer nace con un número determinado de óvulos, que se van agotando con los años. “A medida que aumenta su edad, dispone de menos óvulos y de peor calidad”, matiza Ferrando, y añade que esta peor calidad “es la responsable de que sea más difícil conseguir el embarazo de forma natural” a partir de determinada edad.

Relación existente entre edad y fertilidad

La pérdida en la calidad y cantidad de los óvulos de la mujer conlleva que la tasa de esterilidad, que apenas alcanza un 10% en las mujeres entre 20 y 29 años, se eleve al 25% entre los 30 y los 39 años, tal como señala Ferrando. Este factor, unido al retraso de la edad media para tener un hijo explica “el continuo aumento de parejas que tienen que recurrir a técnicas de reproducción para poder ser padres”, añade Ferrando. La media de edad de las parejas que acuden a su centro es de entre 38 años.

Este retraso -voluntario en la mayoría de los casos- de la maternidad evoluciona de forma paralela al aumento del número de parejas con dificultad para concebir. Así lo recoge el ‘Libro Blanco Sociosanitario de la Infertilidad en España’, de la Sociedad Española de Fertilidad. Según este libro, el factor que guarda una relación más importante con el incremento de las consultas por esterilidad “es el retraso de la edad en que se comienza a buscar el primer hijo”.

Preservar los óvulos

Posponer la edad de maternidad, incluso más allá de los 40 años, tiene en España una motivación marcadamente social: las mujeres retrasan, en gran parte, el momento de ser madres por motivos laborales, por ausencia de pareja o por otras razones económicas o personales. Para no tener que renunciar a poder tener hijos en un futuro, estas mujeres pueden optar por recurrir a las técnicas de preservación de la fertilidad.

Tal como apunta Ferrando, estas técnicas permiten “congelar óvulos a edades donde todavía conservan una buena calidad para poder ser utilizados en un futuro”. Lo ideal es recurrir a la preservación antes de los 40, que es cuando disminuye la fertilidad de forma más dramática. Pero cuanto más jóvenes sean los óvulos, mejor calidad tendrán. Por lo que es mejor si se realiza antes de los 35.

*Si necesitas más información sobre las diferentes posibilidades y métodos para preservar la fertilidad, puedes visitar Clínica Biogest. Tratamientos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies