Archive for the ‘Inseminación artificial’ Category

Actualmente, debido a los distintos cambios sociales y laborales, cada vez es mayor el número de mujeres solas que desean ser madres y acuden a nuestro centro, como las parejas del mismo sexo que desean vivir plenamente la maternidad.

Desde 2006, en la ley de Técnicas de Reproducción Asistida, se reconoce el derecho a utilizar todas las técnicas reguladas en la ley con independencia del estado civil y/u orientación sexual.

En Biogest realizamos, desde hace años, tratamientos a mujeres sin pareja o mujeres homosexuales para ayudarles en su propósito de tener un hijo. Las opciones de tratamiento son principalmente la Inseminación Artificial de Donante (IAD) o la Fecundación In Vitro.

Reproducción asistida para mujeres sin pareja o sin pareja masculina

La IAD realiza una estimulación ovárica para inducir la ovulación, con controles periódicos ecográficos en la clínica para ir evaluando el crecimiento de los folículos. Cuando el ginecólogo comprueba que los folículos han alcanzado la medida ideal, se programa la inseminación artificial. El día señalado, con la muestra preparada, nuestros ginecólogos realizan la introducción de la muestra a través cuello del útero de la mujer con una cánula de inseminación muy fina. Este procedimiento se realiza en la propia consulta de Biogest. En el caso de mujeres con ciclos regulares se puede optar por la inseminación con ciclo natural. En este caso no utilizamos medicación hormonal para estimular los ovarios. Se programan tres inseminaciones en el cuello del útero programadas de acuerdo con el momento ovulatorio.

En el caso de la FIV en parejas de mujeres homosexuales, una de ellas puede ser la que se le extraen los óvulos y  su pareja puede recibir los embriones resultantes después de la fecundación. De este modo, las dos mujeres participan en el proyecto reproductivo, una de ellas es la madre genética y la otra, si se produce el embarazo, la madre biológica.

En ambos casos, el hecho que la aportación del semen proviene de un donante externo y anónimo, hace que su selección sea más cuidadosa. Cada Banco de Semen somete a un riguroso examen a los potenciales donantes, por tanto, la muestra de semen presenta unas condiciones óptimas de calidad y cantidad de espermatozoides, ya que procede de un varón sano cuya producción espermática se ha estudiado previamente con el fin de descartar cualquier patología.

 Biogest te ofrece la primera visita gratuita para que puedas exponer tus dudas.

www.biogest.es

Una de las técnicas utilizadas en reproducción asistida es la inseminación artificial conyugal, conocida también como la IAC.

De hecho, este método no es más que una inseminación dentro del cuerpo de la mujer con el esperma de su pareja que se introduce artificialmente en el útero justo en el momento que es más fácil la concepción para incrementar las posibilidades de éxito. Con esta técnica se acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo previa selección de los mejores en el laboratorio, facilitando con ello el encuentro entre ambos. En Biogest, de cada 100 mujeres que realizan esta técnica, entre un 40 y un 50% se quedan embarazadas.

La inseminación artificial conyugal está indicada para parejas con EOD (esterilidad de origen desconocido); parejas donde el hombre presenta una alteración leve de la concentración del esperma o una alteración de la movilidad de sus espermatozoides. También es útil en casos donde la mujer presenta problemas en la ovulación y en situaciones de endometriosis leve.

La técnica de inseminación artificial se realiza mediante una estimulación ovárica en la mujer para inducirla a la ovulación, de este modo controlaremos mejor su ciclo y habrá más posibilidades que el proceso sea un éxito.

IAC INSEMINACION ARTIFICIAL CONYUGAL _  BIOGEST

Durante estos días de estimulación, se realizan controles periódicos ecográficos en la clínica para ir evaluando el crecimiento y la evolución de los folículos, dentro de los cuales están los óvulos que se forman y que, cuando lleguen al tamaño adecuado, estarán preparados para ser fecundados.

Cuando el ginecólogo comprueba que los folículos han alcanzado la medida ideal, se programa la inseminación artificial. El día señalado, la pareja traerá una muestra de semen en el laboratorio para su preparación. En ese momento, se hace una selección de los espermatozoides según sus características, se escogen los más móviles y se eliminan los inmóviles o muertos.

Una vez la muestra es óptima y está preparada, nuestros ginecólogos realizan la introducción del esperma dentro del útero de la mujer a través de una cánula de inseminación muy fina. Este procedimiento se realiza en la propia consulta de Biogest.

Una vez realizada la inseminación artificial, la paciente  ya podrá continuar haciendo su vida con natural normalidad.

www.biogest.es

Cada vez son más los extranjeros que optan por venir a España para someterse a tratamientos de fertilidad. Según un informe de la ESHRE, entre 2009 y 2010 el 35-40% de los europeos que optaron por salir de sus países para someterse a tratamientos reproductivos vinieron a España.

 

Según el IMFER, Instituto Murciano de Fertilidad, Murcia es uno de los grandes destinos de España y, prueba de ello es que el número de extranjeras que acuden a su centro aumenta cada año exponencialmente.
La mayoría de las personas que viajan a España para un tratamiento de reproducción asistida provienen de Italia, Francia, Holanda, Reino Unido y Alemania. Aunque, como apuntan en IMFER, también han tenido casos provenientes de Irlanda, Bélgica, Rusia, Canadá, Uganda o el Congo entre otros.
Este centro dispone desde hace seis años de un departamento dedicado exclusivamente a pacientes extranjeras en el que las coordinadoras/intérpretes se encargan de dar un trato personalizado, cercano y profesional a mujeres de todas las nacionalidades, sirviendo de nexo de unión entre las pacientes y el equipo médico.
Algunas de las causas que hacen que España sea tan atractiva en materia de reproducción asistida son las legislaciones, ya que en otros países se prohíbe la Fecundación in Vitro (FIV) a las madres solteras y a las parejas homosexuales, las donaciones no se realizan de forma anónima, los precios son mucho más elevados que en nuestro país, y las listas de espera pueden prolongarse varios años.
Estas circunstancias han generado que el número de extranjeros que vienen a España para realizar estos tratamientos vaya en aumento, por eso, ante la creciente demanda IMFER ha reforzado las relaciones interpersonales con las pacientes durante el tratamiento y la atención en los países de origen.
Desde el Departamento de Coordinación Internacional se está trabajando estrechamente con diferentes asociaciones de países extranjeros y se organizan visitas a varias ciudades europeas, destinadas a informar directamente las personas interesadas, dar charlas, atender congresos, crear nuevos contactos profesionales, etc.
Fuente: In vitro tv.

 

Fuente: Planeta Mamá

Lic. Alejandra Libenson

Cuando se busca un bebé y no llega en el momento que uno lo planeó, surge la frustración, el dolor y las preguntas. ¿Cómo manejar las emociones cuando el bebé no llega? ¿Cómo vivir esta experiencia dentro de un marco de tranquilidad y confianza?

El deseo de la mayoría de las personas, es trascender a través de los hijos.  Formar una pareja y poder a través de ellos,  proyectarse. Cuando se busca un bebé y no llega en el momento que uno lo planeó, surge la frustración, el dolor, la preocupación y las preguntas.

Hasta que se llega a la primera consulta se transitó un camino largo, de muchas esperas, menstruaciones, ilusiones, encuentros y desencuentros amorosos. Luego vienen los análisis, los diagnósticos y los tratamientos. Y lo más difícil, que es aceptar que a veces se tiene una dificultad y es necesario preguntarse si se está dispuesto a atravesarla y superarla.

Si realmente es vivida como una dificultad, donde uno está involucrado, y no es culpable de padecerla, puede esta experiencia ser vivida  saludablemente dentro de un marco de tranquilidad y confianza. Si comienzan a aparecer las palabras culpa, y los tiempos de verbo en pasado, se va a hacer más dificultoso y el famoso estrés, se hará presente con toda su fuerza

 

¿Cómo se manifiesta?
Como tristeza, cansancio, enojo, hiperactividad; puede disfrazarse de mil maneras, la cuestión es descubrirlo y sacarle la máscara para poder sentirse mejor.

Un 10% de mujeres sufre depresión durante el proceso de estimulación ovárica para la FIV

La mayoría de parejas que se plantean tener un hijo encaran el nuevo reto con ganas e ilusión. Pero se empiezan a venir abajo cuando pasan los meses y no llega el embarazo. Una vez asimilado el problema de fertilidad y la necesidad de acudir a la reproducción asistida, se ha constatado que un 10,1% de las mujeres sufre depresión durante el tratamiento hormonal previo a la extracción de ovocitos para la Fecundación in Vitro (FIV).

Dejar en manos de la ciencia el cumplimiento de un deseo tan importante como el de ser madre, hace que un 10,1% de las mujeres se sienta deprimida durante la primera parte del tratamiento. La ansiedad es todavía más presente, y es que afecta a un 22,2% de las pacientes. Así lo indica el primer estudio sobre frecuencia de ansiedad y depresión en mujeres en tratamiento de estimulación ovárica (EFESO) realizado en España. La investigación ha hecho el seguimiento de 532 mujeres en tratamiento previo a la Fecundación in Vitro (FIV).

La novedad que presenta este estudio es precisamente el momento que se ha analizado: otros estudios median el impacto psicológico de la reproducción asistida sobre la paciente en otras fases del tratamiento, pero esta investigación se ha fijado en el momento en que se practica la estimulación ovárica para la posterior extracción de ovocitos. Y es que hay otras fases del tratamiento, como por ejemplo cuando ya se ha hecho la transferencia de embriones, en qué la aparición de la ansiedad es bastante evidente: la mujer espera ya saber si ha logrado o no el embarazo deseado, “pero nuestro trabajo quería conocer el impacto psicológico sin sesgos”, explica Isidoro Bruna, director de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Montepríncipe e investigador principal del estudio.

La psicología de la reproducción ha sido presente en los tratamientos de reproducción asistida casi desde el principio, y es que “los niveles de ansiedad y depresión que sufren las pacientes con infertilidad son equiparables a los del paciente oncológico o de dolor crónico”, indica Bruna. Según el investigador, la infertilidad se lleva aún “como un estigma” y las pacientes son muy vulnerables a comentarios de familia y amigos, que no dudan en preguntar a las parejas cuándo van a formar una familia. Bruna explica que hay más factores relacionados que afectan al nivel de ansiedad y depresión, por ejemplo, indica que la frecuencia de depresión es mayor en las mujeres que necesitan más tiempo para la administración del tratamiento y en aquellas que no se lo pueden administrar ellas mismas. “Nunca me había planteado que las mujeres pudieran valorar, por ejemplo, la facilidad de almacenamiento de los tratamientos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies