Archive for the ‘Preservación fertilidad’ Category

En los últimos años, debido a diferentes factores sociales y laborales, cada vez las parejas tardan más en tomar la decisión de formar una familia. Entre un 15% y un 17% de estas parejas en edad reproductiva tendrán más adelante problemas de fertilidad. Y es que, en una mujer, la máxima fecundidad es alrededor de los 25 años y, a partir de los 38, la fertilidad cae en picado.

A esta disminución natural de la fertilidad femenina se añaden otros casos que pueden acelerarla: pacientes con tratamientos oncológicos, con patologías que afectan los ovarios (endometriosis severa, menopausia precoz…) y, obviamente, aquellas mujeres en solitario que, por motivos personales o laborales, aplazan su maternidad.

En el caso masculino, por causas adquiridas del ambiente, por el ritmo laboral, trastornos en la próstata, pacientes oncológicos. También es habitual preservar la fertilidad antes de realizarse una vasectomía.

En todos estos casos, Biogest recomienda la preservación de la fertilidad, para que en un futuro, los pacientes puedan ser padres. De este modo, con las técnicas de preservación de la fertilidad, evitaremos el efecto de la edad en la calidad ovocitaria en las mujeres y, de la calidad del semen, en el caso de los hombres.

PRESERVACION DE LA FERTILIDAD BIOGEST

En estos momentos, Biogest utiliza varios métodos para preservar la fertilidad femenina y masculina: la vitrificación de óvulos, la congelación de embriones y la congelación de espermatozoides o tejido testicular.

La vitrificación de los óvulos, consiste en la obtención de óvulos mediante una aspiración de los ovarios, realizando previamente un tratamiento hormonal de estimulación de la ovulación para conseguir un número suficiente de óvulos. En este caso, en un total de 15 días, se completa el tratamiento. Además, no requiere hospitalización en nuestra clínica y la paciente puede continuar con su vida diaria sin complicaciones.

La congelación de embriones, la iniciamos con el mismo tratamiento que la de óvulos, pero éstos se fecundan con espermatozoides de la pareja antes de congelarlos. Finalmente, la congelación de espermatozoides o tejido testicular Biogest la realiza directamente de la muestra de semen o a partir de una biopsia testicular.

Biogest te ofrece la primera visita gratuita para que puedas exponer tus dudas.

www.biogest.es

Los enfermos oncológicos no tienen porque renunciar a la paternidad ni la maternidad. Existen múltiples alternativas para que estos pacientes puedan tener hijos, una vez superado el cáncer.

Con la aplicación de la quimioterapia y la radioterapia, el número de personas que sobreviven al cáncer ha mejorado sustancialmente en los últimos años. Gracias a estos tratamientos un elevado porcentaje de enfermos consigue, o bien curarse completamente o cronificar la dolencia, manteniéndola parada durante décadas.

Ahora bien, si bien es cierto que estos tratamientos destruyen las células cancerosas del organismo, también pueden provocar daños en los testículos y en los ovarios, causando en el paciente una pérdida temporal o permanente de las capacidades reproductivas. En los pacientes oncológicos más jóvenes aparece la necesidad de recuperar la fertilidad tan pronto han terminado el tratamiento y se ha superado la enfermedad.

Una luz de esperanza

Hoy en día existen una serie de programas de preservación de la fertilidad que proporcionan a los pacientes una solución para su esterilidad y por lo tanto, son una luz de esperanza para poder tener hijos algún día.

En este sentido es importantísimo que los enfermos oncológicos tengan un buen asesoramiento, como el que ofrecen los profesionales de BIOGEST, previo a recibir el tratamiento contra el cáncer y corresponde a los profesionales de la medicina reproductiva, ofrecer este servicio, a fin de proteger la fertilidad futura y las posibilidades de tener hijos de estas personas.

 shutterstock_74656279logo RED

Alternativas seguras en el caso de los hombres

Las posibilidades varían según si el enfermo es un hombre o una mujer. En el caso de los hombres las alternativas para preservar su fertilidad son las siguientes:

Criopreservación de semen: Es el método usado de forma más habitual. Antes de iniciar un tratamiento oncológico se recogen unas muestras de semen para ser congeladas y después, utilizarlas en un proceso de reproducción asistida.

Criopreservación del tejido testicular: Es una alternativa a la congelación de semen, siempre que el primer método no fuera posible. Consiste en congelar tejido testicular, obtenido por biopsia. Los espermatozoides que contengan este tejido pueden ser luego microinyectados directamente en el ovocito de la mujer (FIV-ICSI).

Alternativas seguras en el caso de las mujeres

Criopreservación de ovocitos: Consiste en congelar ovocitos obtenidos en un ciclo de estimulación ovárica para que posteriormente puedan ser descongelados y mediante la fertilización, obtener embriones sanos que se transferirán al útero de la mujer. Esta opción puede ser también válida para mujeres sin pareja o que prefieren congelar ovocitos en vez de embriones.

Congelación de embriones: Es una técnica utilizada habitualmente en los ciclos de Fecundación in Vitro. Es también la técnica que más habitualmente se usa en mujeres con pareja estable.

Criopreservación de tejido ovárico: Consiste en congelar fragmentos de ovario obtenidos mediante cirugía laparoscópica para ser, posteriormente, congelados e injertados nuevamente en su lugar habitual recuperando así su función fisiológica (autotransplant). También pueden utilizarse para técnicas de maduración in vitro. Se suele llevar a cabo en niñas antes de la pubertad, aunque también puede llevarse a cabo en mujeres jóvenes y adultas.

Transposición ovárica: Con esta técnica se aleja los ovarios de la zona pélvica, en caso de que deba aplicarse radioterapia en esa zona.

Otras posibilidades

Terapia hormonal: Consiste en administrar un tratamiento que bloquea la actividad hormonal. Administra al mismo tiempo que la quimioterapia o la radioterapia, con el fin de proteger tanto el tejido ovárico como el tejido testicular de posibles efectos nocivos de estos tratamientos. En ese momento sus resultados aún son controvertidos.

Subrogación uterina, conocida también como “útero de alquiler”: Es una técnica que la que se implanta un embrión obtenido con óvulos y espermatozoides de la pareja, en el útero de otra mujer. Es una opción cuando el útero de la mujer ha perdido su capacidad funcional para implantar o el útero ha tenido que ser extirpado. Sin embargo, esta práctica no es legal en España.

Apoyo emocional extra

Los especialistas han podido constatar que para muchos enfermos, el hecho de haber conservado espermatozoides o ovocitos antes del tratamiento oncológico, y saber que pueden tener hijos una vez superada la enfermedad, les representa un gran apoyo emocional en su lucha contra el cáncer, una ilusión y una expectativa de vida de primer orden, que les ayuda a salir adelante y a seguir adelante.

Fuente: Invitro TV

El colesterol acumulado en exceso afecta los espermatozoides y, por lo tanto, perjudica la fertilidad de los hombres. Este efecto se puede contrarrestar tomando aceite de oliva.

Lo indica un estudio realizado por un equipo de profesionales del Laboratorio de Investigaciones Andrológicas de Mendoza. “Sabíamos que el colesterol en exceso se acumulaba en los espermatozoides, pero no sabíamos de qué forma. Entonces, armamos un modelo al que le provocamos una suba del colesterol para chequear si eso afectaba los espermatozoides como esperábamos”, explica Miguel Fornés, titular de la cátedra de Histología y Embriología de la UNCuyo, director de cursos de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad del Aconcagua e investigador independiente del Conicet.

Para desarrollar el estudio, los investigadores trabajaron con un conejo al que se le aumentaron los niveles de colesterol mediante la alimentación. Le tomaron la presión y comprobaron que los espermatozoides se alteraban y no podían cumplir adecuadamente con algunos de los procesos correspondientes a las etapas previas a la fertilización.

“Trabajamos con un conejo para que no hiciera falta sacrificarlo, podemos obtener de él una eyaculación artificial para estudiar los espermatozoides, a través de un dispositivo que simula una vagina artificial”, cuenta Estefanía Sáez, parte del equipo de Fornés.

Esta investigación comenzó en 2005, pero ahora los investigadores han allado una forma de contrarrestar el efecto negativo del colesterol en la fertilidad: se trata de consumir aceite de oliva.

“Los parámetros mejoran y los valores vuelven a ser semejantes a los normales si a la misma alimentación con grasas se le agrega el consumo de aceite de oliva y mejor si es virgen”, dice Fornés. “Este aceite mejora las proteínas del llamado colesterol bueno (HDL)”.

También el ejercicio y la disminución del consumo de grasas son beneficiosos para la salud en general y para la fertilidad.

 

Fuente: Consumer.es

A medida que aumenta la edad disminuyen la cantidad y calidad de los óvulos de la mujer

El retraso en la edad en la que se decide ser madre es uno de los factores determinantes en el incremento de las tasa de esterilidad en España. Los cambios fisiológicos que experimenta la mujer a partir de los 30 años explican la intensa relación existente entre edad y fertilidad. Una solución para las mujeres que deciden postergar la maternidad, incluso más allá de los 40, es preservar los óvulos a edades tempranas para utilizarlos en el futuro.

La mujer a partir de los 30 años

¿Por qué influye tanto la edad de la mujer en las posibilidades de concepción? Tal como apunta Marcos Ferrando, director un centro especializado en reproducción asistida en Bilbao, “el pico de máxima fertilidad de la mujer es a los 20 años”. A partir de los 30 años, afirma este especialista, “se produce una disminución de la fertilidad, que se ve agravada a partir de los 35“. En concreto, Ferrando señala que “existe una disminución de entre el 20 y el 25% en la tasa de fecundidad cuando comparamos mujeres de entre 30 y 35 años con aquellas de entre 20 y 25 años”.

El motivo del declive de la fertilidad se encuentra en la propia fisiología de la mujer. El experto en reproducción explica que la mujer nace con un número determinado de óvulos, que se van agotando con los años. “A medida que aumenta su edad, dispone de menos óvulos y de peor calidad”, matiza Ferrando, y añade que esta peor calidad “es la responsable de que sea más difícil conseguir el embarazo de forma natural” a partir de determinada edad.

Relación existente entre edad y fertilidad

La pérdida en la calidad y cantidad de los óvulos de la mujer conlleva que la tasa de esterilidad, que apenas alcanza un 10% en las mujeres entre 20 y 29 años, se eleve al 25% entre los 30 y los 39 años, tal como señala Ferrando. Este factor, unido al retraso de la edad media para tener un hijo explica “el continuo aumento de parejas que tienen que recurrir a técnicas de reproducción para poder ser padres”, añade Ferrando. La media de edad de las parejas que acuden a su centro es de entre 38 años.

Este retraso -voluntario en la mayoría de los casos- de la maternidad evoluciona de forma paralela al aumento del número de parejas con dificultad para concebir. Así lo recoge el ‘Libro Blanco Sociosanitario de la Infertilidad en España’, de la Sociedad Española de Fertilidad. Según este libro, el factor que guarda una relación más importante con el incremento de las consultas por esterilidad “es el retraso de la edad en que se comienza a buscar el primer hijo”.

Preservar los óvulos

Posponer la edad de maternidad, incluso más allá de los 40 años, tiene en España una motivación marcadamente social: las mujeres retrasan, en gran parte, el momento de ser madres por motivos laborales, por ausencia de pareja o por otras razones económicas o personales. Para no tener que renunciar a poder tener hijos en un futuro, estas mujeres pueden optar por recurrir a las técnicas de preservación de la fertilidad.

Tal como apunta Ferrando, estas técnicas permiten “congelar óvulos a edades donde todavía conservan una buena calidad para poder ser utilizados en un futuro”. Lo ideal es recurrir a la preservación antes de los 40, que es cuando disminuye la fertilidad de forma más dramática. Pero cuanto más jóvenes sean los óvulos, mejor calidad tendrán. Por lo que es mejor si se realiza antes de los 35.

*Si necesitas más información sobre las diferentes posibilidades y métodos para preservar la fertilidad, puedes visitar Clínica Biogest. Tratamientos

Font: Ets el que menges.

A diferència de les dones, l’edat dels homes no és decisiva a l’hora de tenir fills, però hi ha altres condicionants que poden alterar la correcta qualitat del semen. Aquesta alteració pot ser deguda a diferents factors: pot ser un problema propi dels espermatozoides, que presenten falta de mobilitat i no n’hi ha un nombre gaire alt; poden ser anomalies genètiques, o poden ser mals hàbits nutricionals. En aquest últim factor és on podem incidir favorablement mitjançant l’elecció d’aliments ecològics rics en nutrients essencials i també a través d’una correcta complementació nutricional.

L’alimentació és una part important

Tant l’obesitat com el sobrepès i una dieta poc equilibrada estan relacionats amb una producció més baixa d’espermatozoides. Una dieta pobra en antioxidants com les vitamines E, A, C i el mineral seleni actua negativament sobre la qualitat de l’esperma. D’altra banda, el consum excessiu d’alcohol i de tabac també n’afecten la qualitat i la quantitat.

Quins són els nutrients que necessita l’home per afavorir una bona qualitat d’esperma i una òptima erecció? Principalment L-arginina, un aminoàcid que es troba en plantes mil·lenàries com lamaca andina i el tríbol, i que s’ha vist que pot millorar la qualitat dels espermatozoides tant en morfologia com en quantitat i mobilitat, i que ofereix també bons resultats en el tractament de les disfuncions de l’erecció, i millora doncs la fertilitat masculina. A causa de la capacitat vasodilatadora de l’L-arginina, s’han vist millores significatives en el tractament de les disfuncions erèctils, i s’ha aconseguit millorar l’erecció. Aquesta capacitat vasodilatadora també s’ha vist que la té el ginkgo (Ginkgo biloba), que produeix un eixamplament en les venes que subministren sang al penis i millora, també, l’erecció.

D’altra banda, el zinc, present en les llavors de carbassa, carns vermelles, cacauets, anacards, i nous del Brasil, entre altres aliments, afavoreix l’augment del nombre i de la mobilitat dels espermatozoides i eleva els nivells de testosterona. La vitamina E i la vitamina C, molt bons antioxidants, són importants perquè milloren la mobilitat dels espermatozoides i eviten la peroxidació lipídica de l’esperma. De bones fonts de vitamina E en trobem en els olis vegetals de primera premsada en fred i en la fruita seca, i de bones fonts de vitamina C, en els cítrics, principalment.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies