Archive for the ‘Salud’ Category

En otoño comienzan a llegar al mercado algunos de los alimentos más saludables y sabrosos del año. ¿Conoces cuáles son los alimentos de esta temporada y cuáles son sus beneficios para la salud?

alimentos saludables, alimentos de temporada

Alimentos de otoño saludables y sabrosos.

Granada, la reina de las frutas de otoño.

La granada es un alimento delicioso propio del otoño, que raramente se encuentra en el mercado en fresco después de las primeras semanas de invierno. Así que es el momento de aprovechar esta delicia de temporada breve.

Rica en antioxidantes y polifenoles, parece ser un cóctel natural de nutrientes beneficiosos para la salud y la lucha contra el envejecimiento celular y la acción de los radicales libres. Los estudios sobre esta fruta han demostrado en los últimos años que es interesante como ayuda para reducir la hipertensión y para controlar los niveles de colesterol “malo” en sangre. Además, es rica en vitamina C y en potasio.

Por sí sola ya es muy rica. En la cocina es muy versátil como ingrediente de ensaladas y postres, sobre todo. ¿Sabías que la granada es uno de los ingredientes estrella de la cocina tradicional persa? Si te gusta esta fruta, puedes buscar recetas originarias de Irán.

Calabaza, protagonista de la cocina otoñal.

Si la granada es la reina de las frutas de esta temporada, la calabaza es sin duda la reina de las hortalizas de otoño. La tradicional crema de calabaza es sin duda la forma más popular de prepararla. Y sus posibilidades gastronómicas en repostería son cada vez más apreciadas en todo el mundo.

A nivel nutricional, la calabaza es un alimento rico en betacarotenos, folatos y otras vitaminas. Entre sus propiedades para la salud, destacan su contribución al buen funcionamiento del sistema inmunológico y su capacidad para ayudar a que el organismo asimile el hierro procedente de otros vegetales (como las lentejas, por ejemplo).

Asada, al vapor o cocida, se puede sacar mucho partido a este alimento en entrantes, aperitivos, platos principales y postres.

Setas, ni animales, ni vegetales.

El mundo de las setas es todo un placer para el paladar. Y un interesante campo de investigación por sus propiedades para el cuidado de la salud. Aunque podemos encontrar distintos tipos de setas y hongos a lo largo de todo el año, su gran temporada es el otoño.

Ceps, níscalos, champiñones salvajes, colmenillas, rebozuelos, setas de pie azul, de cardo… Existen multitud de variedades propias de distintas zonas. Pero algunas setas comestibles pueden parecerse a otras que no lo son, por lo que nunca deben cogerse de forma silvestre si no se está 100% seguro de que son comestibles. Ni comprarse a personas que no ofrezcan garantías en este sentido.

Si algo tienen en común estas setas, además de lo ricas que son, es su bajo aporte calórico. Por ello son fantásticas para quien disfrute comiendo y tenga que controlar su peso. Además, en general, son ricas en vitaminas del grupo B y en minerales como el cobre, el selenio, el fósforo y el potasio.

Pueden utilizarse en la elaboración de sopas, a la plancha, en revueltos, como ingrediente para preparar arroces, platos de pasta o acompañamiento de carnes y pescados, entre otras muchas posibilidades culinarias.

Nueces, frutos de otoño.

Actualmente estamos acostumbrados a encontrar nueces en el mercado durante todo el año. Pero es ahora, en otoño, cuando se recogen y almacenan para ser utilizadas en los meses siguientes.

Las nueces europeas parecen más pequeñas y feas que las llamadas “de California”. Su cáscara suele mostrarse ennegrecida y su tamaño puede que no llame la atención de quien se guía por la vista. Pero no te dejes engañar; su sabor es más intenso y rico. Por ello es muy apreciada por los gastrónomos.

La nuez es un gran alimento beneficioso para la salud cardiovascular y para el cerebro. No debe consumirse en grandes propiedades porque es muy calórico. Entre 4 y 6 unidades por día son suficientes para aprovechar sus beneficios dentro de una dieta equilibrada y saludable.

Puedes tomarlas solas como tentempié, acompañarlas con yogur, añadirlas a ensaladas, rallarlas sobre platos vegetales o arroces… y consumirlas en otros muchos tipos de preparaciones.

No son los únicos alimentos saludables y sabroso del otoño. Pero sí aquellos que merece la pena destacar por su sabor y sus valores nutricionales. Aprovecha la temporada, disfrútalos y cuídate.

www.biogest.es

 

 

Las aguas de sabores son una forma estupenda de hidratarte en verano de forma natural y saludable. Una adecuada hidratación es necesaria durante todo el año, pero muy especialmente durante la época de mayor calor ambiental. Si quieres aprovechar los beneficios de la hidratación para tu organismo, pero beber agua te aburre, las aguas saborizadas son una excelente elección.

Actualmente es posible comprar aguas saborizadas de distintas marcas, pero en algunos casos contienen aromatizantes y colorantes artificiales innecesarios. Elaborar aguas de sabores caseras con ingredientes naturales, es muy sencillo. Puedes elegir tus sabores preferidos o aquellos que te resulten más refrescantes.

Aguas de sabores caseras para hidratarte

Aguas saborizadas caseras, cómo se hacen.

Para la elaboración de agua de sabores solo necesitas una jarra o botella de boca ancha (mejor si dispone de tapa o cierre), agua natural y el ingrediente o ingredientes que utilices para dar sabor.

Estos ingredientes suelen ser frutas, hierbas frescas, hortalizas y especias. Bien limpias y troceadas se introducen en la jarra y se cubren con agua a temperatura ambiente. Todo debe reposar junto al menos 12 horas en la nevera para que el agua tome los sabores de los alimentos sin que estos se alteren por las altas temperaturas ambientales propias del verano.

Los cítricos son fantásticos saborizantes para este tipo de bebidas caseras. Especialmente la lima y el limón, que aportan sensación de frescor. Lo ideal es que utilices cítricos ecológicos. Si ello no es posible, lava bien su piel con un cepillito de cocina. Cortados en ruedas muy finas, sin eliminar la piel, aportarán al agua todo su sabor y aroma.

Hierbas y especias también son fantásticos ingredientes para aguas saborizadas. Puedes utilizar una sola, una mezcla de ellas o combinarlas con cítricos, frutas y hortalizas. Una ramita de hierbabuena, menta o melisa frescas son una gran elección en el ámbito de las hierbas. En cuanto a especias, las bayas de enebro, el anís estrellado o la canela en rama son estupendas. Pero no son las únicas. Elige tus sabores preferidos; serán un acierto seguro

Frutas frescas con la piña, el mango o el melocotón también son deliciosos ingredientes para elaborar aguas saborizadas. Es conveniente pelar estas frutas y cortar su pulpa en dados pequeños para que realmente el agua tome todo su sabor. Puedes colar el agua después para beberla, pero no es necesario que tires los dados de fruta. Puedes comerlos como tentempié o utilizarlos para preparar postres frescos como macedonia o a modo de topping para yogur natural.

Una de las hortalizas más refrescantes y apropiadas para elaborar aguas saborizadas es el pepino. Con un pelador elimina la piel y corta su carne en ruedas finas.

 

Algunas combinaciones ricas para hacer agua de sabores en casa.

Estas combinaciones de ingredientes dan como resultado deliciosas aguas de sabores. Las cantidades son para 1 litro de agua.

* 1 limón cortado en ruedas finas + media lima cortada en ruedas finas + una ramita de hierbabuena

* 100gm de piña en daditos + 1/2 cucharadita de jengibre fresco rallado + 1 ramita pequeña de romero

* 1 pepino pelado laminado + 1 cucharada de bayas de enebro secas

* 50gm de frambuesas frescas + 1/2 limón laminado + una ramita de melisa fresca

¿Te animas a elaborar tus propias aguas de sabores caseras este verano?

www.biogest.es

 

 

Cuidar de la seguridad alimentaria es especialmente importante durante los meses de verano. Es en esta época del año en la que se multiplican los problemas, que en la mayor parte de los casos se debe a negligencias y al desconocimiento de unas pautas básicas para protegerse en este ámbito. Llevar a la práctica estos sencillos consejos te ayudará a evitar problemas de salud que, en los peores casos, podrían ser extremadamente graves.

Cómo cuidar tu salud alimentaria en verano

1.- Toma medidas contra la salmonelosis.

La salmonelosis es una de las infecciones alimentarias más temidas y el verano es la época en la que los afectados se multiplican. Aunque cada año se dan pautas de actuación para prevenir este problema lo cierto es que nunca está de más recordar de nuevo los consejos básicos para prevenirlo.

* Evita el consumo de huevos crudos o poco hechos. Extrema las precauciones con este alimento. No lo consumas si no tiene fecha de caducidad o numeración de control sanitario. No los laves y evitar separar clara y yema con la misma cáscara.

* Guarda los huevos en la nevera.

* No consumas leche cruda de granja.

* Lávate bien las manos antes y después de manipular alimentos, así como antes y después de cada comida.

* No comas en entornos o locales en los que dudes de que sus condiciones higiénicas sean aceptables.

* Limpia a fondo la zona de preparación de alimentos en casa. También debes limpiar los paños o bayetas y estropajos que utilices para ello.

* No consumas crudo el marisco que compres vivo.

* No consumas carne poco hecha. Especialmente de ave.

* Guarda en la nevera los alimentos cocinados y consúmelos dentro de las 24 horas siguientes.

* Evita la contaminación cruzada de alimentos. No utilices el mismo cuchillo o tabla para alimentos como carnes o pescados y frutas o verduras. Ni para alimentos crudos y cocinados.

 

2.- En tus compras no rompas la cadena de frío.

Romper la cadena de frío puede ocasionar diferentes problemas de salud alimentaria. Por ello en verano debes tener especial precaución cuando vayas a hacer tus compras. No solo de productos refrigerados y congelados. También de otros productos frescos. Un golpe de calor en el coche o si te entretienes en la calle puede ser fatal.

Procura utilizar bolsas isotérmicas o neveras portátiles y cuando llegues a casa guarda enseguida cada alimento a la temperatura adecuada.

 

3.- Al salir de picnic toma todas las medidas necesarias para evitar problemas de salud alimentaria.

Ir de picnic o comer en la playa está muy bien, pero siempre y cuando cuides de tu salud alimentaria. Y de la de quienes te acompañen. Toma medidas básicas para minimizar los riesgos.

* Lava las frutas y verduras antes de salir de casa por si no contaras con agua clorada fuera de ella.

* No guardes los alimentos calientes.

* Lleva una nevera portátil con los alimentos que lo precisen.

* No dejes la comida al sol. Ni en un vehículo, ni al aire libre.

* Evita los alimentos más problemáticos y déjalos para consumir en casa. Por ejemplo, las tortillas.

* Lleva un jabón seco desinfectante de manos para poder limpiarte bien antes y después de comer.

 

4.- Cuidado con la temperatura de los alimentos en casa y en barbacoas.

La comida caliente dejada a temperatura ambiente incrementa el riesgo de que bacterias como la salmonelosis, entre otras, se multipliquen. Tanto al cocinar en casa como en tus barbacoas ten mucho cuidado con esto y evítalo a toda costa.

Refrigera los alimentos siempre sin introducirlos tan calientes que rebajes la temperatura media del interior del frigorífico.

Toma nota de estos consejos y llévalos a la práctica para evitar sufrir intoxicaciones y problemas de salud alimentaria este verano.

www.biogest.es

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies