Archive for the ‘Tratamientos de fertilidad’ Category

Existen numerosos factores que influyen en la fertilidad. Algunos de ellos todavía hoy en día son desconocidos. De otros existen numerosos estudios y pruebas. Son estos últimos los que cuando se busca el embarazo hay que tratar de favorecer. Unos hábitos de vida saludables tienen una importante incidencia en algunos de los factores que favorecen la fertilidad.

Biogest-Hábitos saludables que mejoran la fertilidad

Una buena alimentación y un peso saludable favorece la fertilidad.

El peso corporal es un factor clave para la fertilidad femenina. Tanto una situación importante de sobrepeso como un peso inferior a lo considerado saludable por la OMS dificultan la concepción y el adecuado desarrollo del embarazo.

Cuando buscas el embarazo el primer paso es acercarte a un peso corporal adecuado, si no lo tienes. Y hacerlo de forma saludable, con ayuda médica si es preciso. Tanto si se trata de adelgazar como de ganar peso.

Una alimentación adecuada acompañada del tipo de ejercicio concreto cada caso será la mejor forma de lograrlo.

Evitar hábitos nocivos, fundamental para mejorar la fertilidad.

Los hábitos nocivos y la ingesta de tóxicos no son aliados de la concepción. El tabaquismo tiene una incidencia brutal sobre la concepción. Según los investigadores, el consumo habitual de tabaco reduce entre un 50% y un 75% las posibilidades de concebir.

La ingesta habitual de alcohol y el abuso de cafeína dificultan la concepción y el adecuado desarrollo embrionario en caso de que este tenga lugar.

Evitar, pues, tabaco y alcohol es necesario para facilitar la concepción.

La práctica de ejercicio físico moderado ayuda a mejorar la fertilidad.

Practicar ejercicio moderado favorece la fertilidad desde diferentes ángulos. Por un lado, mejora el peso corporal. Por otro, mejora las funciones vitales, entre las que se encuentra la fertilidad. Y en último término, pero no por ello menos importante, ayuda a reducir el estrés.

La práctica habitual de ejercicio físico moderado contribuye a mejorar el estado de ánimo y hace que el cerebro segregue más dopamina. Esto influye en menores niveles de estrés y una importante reducción del insomnio o la dificultad para disfrutar un sueño de calidad. Durante el mismo el organismo desarrolla distintos procesos que tienen una incidencia global en el estado integral del cuerpo.

Todo esto contribuye a mejorar la capacidad reproductora y a favorecer el estado del organismo para la concepción.

Respeta las horas de sueño.

Como acabamos de mencionar, la calidad del sueño tiene una gran influencia en la capacidad reproductiva. Crear buenos hábitos de sueño te ayudará a aumentar tus posibilidades de concebir. Mantener unos horarios adecuados, dormir con una temperatura ambiental óptima y respetar las horas necesarias de sueño son aspectos clave en este ámbito.

Llevar una vida relajada mejora la fertilidad.

Todo factor que influya en alejar el estrés de la vida cotidiana tendrá una influencia positiva en la capacidad reproductiva de la mujer. Aprender a relajarse y practicar a diario alguna disciplina que te ayude a lograrlo como el yoga, el taichí o la meditación, contribuye a mejorar la fertilidad.

Si quiere mejorar tu fertilidad y aumentar tus posibilidades de concebir, implementa estos hábitos de vida saludables en tu día a día.

www.biogest.es

 

 

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, el estrés es uno de los muchos y diversos factores que influyen en la concepción. Pero, ¿qué hay del estrés durante las primeras semanas de embarazo?

Es habitual que cuando se lleva años deseando un embarazo y este al fin llega, los primeros días y semanas se vivan con una mezcla de ilusión y temor. Especialmente si antes se han vivido episodios de abortos espontáneos. El miedo es libre, pero es importante no dejar que venza a la alegría y la ilusión, y evitar que se convierta en un factor de estrés para la mujer. Prepararse para vivir sin estrés estos primeros momentos es importante para sentirse bien, para evitar episodios de ansiedad y para disfrutar de la felicidad de estar al fin embarazada.

Evitar el estrés es posible si se sabe por dónde empezar a atajarlo, cómo tratarlo y qué cuestiones pueden ayudar a mantenerlo alejado de nuestra vida. Estas son algunas de ellas.

– Vivir la vida en positivo.  A veces es más fácil decirlo que hacerlo, pero como casi todo en esta vida, a base de empeño y entrenamiento puede conseguirse. Disfrutar del lado bueno de las cosas, ver siempre la mejor cara de cada acontecimiento, y tratar de no pensar en cuestiones negativas que no llevan a nada bueno es un esfuerzo que tiene su recompensa.

– Aprender a disfrutar del presente. Muchas veces miramos tanto al pasado o nos enfocamos tanto en el futuro, que nos olvidamos de disfrutar del presente. Durante las primeras semanas del embarazo, sobre todo cuando se trata de un embarazo tan esperado y deseado, es importante procurar disfrutar del momento, de ser consciente de que el sueño es ya una realidad.

– Dormir bien. El sueño es fundamental para el bienestar del cuerpo y la mente. ¿Sabías que el cortisol es una de las principales hormonas involucradas en el estrés? ¿Y que dormir menos 8 horas cada día hace que esta hormona aumente su presencia en el cuerpo en un altísimo porcentaje respecto a quienes duermen entre 8 y 10 horas diarias? No restar horas al sueño por actividades innecesarias y, si es posible, dormir un ratito de siesta cada día es muy recomendable.

– Evitar a la gente tóxica. No siempre es fácil si esas personas son familiares directos o compañeros de trabajo. Pero en la medida que de lo posible, hay que evitar trabar conversaciones con esas personas negativas cuyas palabras son capaces de despertar miedos ocultos o sentimientos negativos y  de rabia. No merece la pena dejarse envolver por ellos.

– Incluir actividades relajantes en tu día a día. Ayudan a entirse bien y evitar el estrés. ¿Cuál elegir? Es cuestión del gusto de cada persona. Habrá a quien le apetezca practicar meditación. O quien prefiera dedicar un tiempo a la práctica del yoga o del tai chi. Son actividades que ayudan a bajar los niveles de cortisol, a centrarse en el momento actual y a dejar la mente descansada y libre de agobios.

– Una alimentación adecuada. Está científicamente demostrado que una mala alimentación afecta a los niveles de estrés, aumenta la sensación de cansancio y debilita el organismo. Por ello es importante procurar disfrutar de un dieta completa, variada y saludable.

– Ejercicio físico moderado. La práctica de ejercicio físico moderado ayuda a evitar el estrés emocional. Diversos estudios han confirmado que contribuye a elevar el ánimo y mejorar la sensación de bienestar en la persona incluso horas después de haberlo concluido. Tenlo en cuenta e inclúyelo de alguna manera en tu vida también durante los primeros estadios del embarazo.

– Masaje. Está comprobado que durante una sesión de masaje sensitivo se libera dopamina y serotonina al tiempo que se reduce la presencia de cortisol. Esto ayuda a sentirse bien y alejar el estrés. Si puedes, déjate mimar y disfruta de alguna sesión de masaje durante las primeras semanas de embarazo.

-Aire puro. Oxigenarte adecuadamente mejorará tu nivel de energía y vitalidad y te ayudará a evitar el estrés. Una salida a algún lugar con aire limpio como una playa poco concurrida o una zona boscosa, te aportará muchos beneficios.

Si estás en los primeros estadios de tu embarazo, ten en cuenta estos sencillos consejos. Te ayudarán a disfrutar de tu estado y a evitar que el estrés se instale en tu vida en este momento tan importante y esperado.

Por suerte nuestra sociedad ha avanzado en los últimos años y, actualmente, convivimos con distintos tipos de familias: monoparentales, nucleares, homoparentales, familias de hecho… En Biogest, desde hace años, ayudamos a las mujeres solteras y a parejas de mujeres a engendrar un hijo cuando lo desean.

La ley de Técnicas de Reproducción Asistida del año 2006, reconoce el derecho a utilizar todas las técnicas reguladas en la ley con independencia de su estado civil y/u orientación sexual. En nuestro centro realizamos tratamientos a mujeres sin pareja o mujeres homosexuales para ayudarles en su propósito de tener un hijo.

Las opciones de tratamiento son, principalmente, la Inseminación Artificial de donante o la Fecundación In Vitro.

En el caso de mujeres solas, si están sanas, lo más habitual es la Inseminación con donante que consiste en la introducción artificial de semen, de un banco de donantes, en el aparato genital de la mujer, tras su procesamiento en el laboratorio. Debe acompañarse por un estudio de la función ovárica mediante analíticas hormonales, estudio de la permeabilidad tubárica y ecografía vaginal.

Por otro lado, la fecundación in vitro con óvulos propios y semen de donante es una técnica de laboratorio que consiste en fecundar los óvulos, previamente extraídos, con el semen de un donante. Una vez fecundado, el óvulo se convierte en un preembrión y se transfiere al útero para que continúe su desarrollo. En el caso de parejas homosexuales, una de las mujeres puede ser a la que se le extraen los óvulos y la otra puede recibir los embriones resultantes después de la fecundación. De este modo, las dos participan en el proyecto reproductivo, una de ellas es la madre genética y la otra, si se produce el embarazo, la madre biológica.

Reserva una visita gratuita llamando al 977 32 00 33 o www.biogest.es

En los últimos años, se ha abierto un amplio abanico de modelos de familias que se alejan del modelo tradicional compuesto por los padres e hijos, incrementándose las familias monoparentales y homoparentales.

En el 2006 se aprobó en España la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida en la cual se reconoce el derecho a utilizar todas las técnicas reguladas en la ley con independencia de su estado civil y/u orientación sexual y, desde entonces en Biogest realizamos tratamientos de reproducción asistida a mujeres sin pareja o parejas de mujeres para ayudarles en su objetivo de tener un hijo.

odas podéis ser madres

 

En estos casos, para concebir un hijo las opciones de tratamiento son principalmente la Inseminación Artificial de Donante o la Fecundación In Vitro (FIV).

La inseminación artificial, es una técnica sencilla de reproducción asistida. Consiste en depositar de forma artificial los espermatozoides, previamente preparados en el laboratorio, en la cavidad uterina de la mujer en el momento próximo a la ovulación.

En el caso de la FIV, a una de las mujeres se le extraerán los óvulos y ella misma o su pareja puede recibir los embriones resultantes después de la fecundación. De este modo, si lo desean, pueden participar ambas en el proyecto reproductivo: una será la madre genética y, la otra, cuando se produzca el embarazo, la madre biológica.

En ambos casos, el semen del donante será extraído de un banco de esperma, totalmente anónimo, y en la inseminación artificial, éste será introducido en el aparato genital de la mujer, tras su procesamiento en el laboratorio. En el tratamiento de la FIV, los óvulos extraídos se fecundan en el laboratorio y posteriormente, los embriones se colocan en la cavidad uterina. Los resultados son del 40% de tasa de gestación simple por ciclo.  Todos estos resultados varían con la edad, cuanto más joven, más porcentaje de éxito.

Si queréis ampliar información o concertar una visita gratuita llamadnos al 977 32 00 33 o www.biogest.es

 

Cuando una pareja nos visita a Biogest por primera vez, después de estar seis meses a un año sin poder concebir naturalmente, siempre se buscan respuestas: la mayoría se preguntan ¿porqué nosotros no?

Y es que cada miembro de la pareja tiene en su mente alguna idea errónea sobre si puede ser él o puede ser ella la culpable de que no se consiga el embarazo. ¡No hay culpables!

INFERTILIDAD

Hace décadas se creía que si no había embarazo sólo la mujer era la causante, una deducción totalmente infundada. Desde hace años sabemos que tanto el hombre como la mujer, en un 50% cada uno, pueden ser los causantes de la infertilidad en la pareja.

La culpa es un sentimiento incómodo pero común en estas situaciones, con el apoyo y trabajo de los profesionales que buscaremos las soluciones, todo se superará.

Actualmente, gracias a las nuevas técnicas y mejores avances en este campo, cada día es más fácil hallar el motivo y solucionar los problemas de fertilidad con qué se encuentran las parejas.

En nuestra primera visita a Biogest, nuestro equipo os indicará los primeros pasos a seguir para determinar el motivo del no embarazo. Entre estos motivos, hallaremos causas femeninas y/o causas masculinas.

Sobre las causas masculinas de infertilidad, se deben a trastornos espermáticos congénitos o genéticos, trastornos adquiridos ambientales o inmunológicos, trastornos de la próstata y vesículas seminales, a una vasectomía realizada anteriormente (y en su caso, recuperación de la fertilidad) u otras alteraciones.

Entre las causas femeninas de infertilidad, hay un factor importante en la mujer que es su edad. A partir de los 40 años, se produce un descenso de la función de los ovarios y de la reserva natural de óvulos. En este sentido, nos podemos encontrar con causas ováricas, causas tubáricas (trastornos en las trompas), uterinas, cervicales o inmunitarias, endometriosis, entre otras.

Si queréis ampliar información o concertar una visita gratuita llamadnos al 977 32 00 33 o www.biogest.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies