Cómo cuidar tu piel cuando llega el frío

By Biogest
13 noviembre, 2018 07:00

El frío es uno de los factores que más afectan a la piel. Por ello cuando llega el frío hay que tomar una serie de medidas para cuidar y proteger la piel de manera adecuada. Especialmente la del rostro y cuello y la de las manos, que son las zonas del cuerpo que suelen estar en contacto con el aire en esta época del año.

Cómo cuidar tu piel cuando llega el frío

Cómo cuidar tu piel cuando llega el frío

Hidrata tu cutis y manos de forma adecuada.

La hidratación de la piel es esencial para cuidar esta y evitar que el frío la reseque y la dañe. Elige una crema adecuada para la piel corporal, otra para tu tipo de cutis, y una específica para manos. Y aplica estas a diario, si lo consideras necesario incluso dos veces cada día; una por la mañana y otra antes de acostarte por la noche.

Si por trabajo o por ocio pasas mucho tiempo a la intemperie, utiliza además un buen serum hidratante facial. También puede ser adecuado para ti aplicarte una mascarilla hidratante una vez por semana o cada dos semanas, según notes que tu piel está necesitada de hidratación extra.

Peeling e hidratación, claves para cuidar la piel corporal en épocas frías.

En cualquier caso no hay que olvidar aplicar una buena crema hidratante a la piel corporal. Aunque en teoría no le afecte tanto el frío, la ropa invernal puede dificultar la adecuada oxigenación de la piel y ello deriva en que esta se muestra más escamada.

Procura hacerte un peeling semanal. Puedes hacerlo cómodamente en casa. E hidratar la piel del cuerpo a diario con una crema o bálsamo adecuados.

Protege tu piel del frío y los cambios bruscos de temperatura.

No solo el frío como tal afecta al buen estado de la piel. Los cambios bruscos de temperatura al pasar de ambientes con la calefacción alta al frío exterior también pueden dañar de forma importante la piel. Si no puedes evitar estos cambios, al menos protege tu piel del frío y el viento. Por ejemplo, utilizando guantes para las manos de manera habitual cuando llega el tiempo frío. Los de cuero son una buena opción porque es un material perfecto para proteger esta.

Evita sumergirte en agua muy caliente.

En las épocas de frío es frecuente optar por duchas o baños de agua muy caliente. Pero esto no es bueno para la piel. Regula la temperatura de modo que la temperatura de la misma sea agradable pero buena para el buen estado de tu piel. Si dispones de un grifo de temperatura regulable en la ducha o de un termómetro de baño, entre los 25 y los 30ºC es la temperatura de baño ideal para el bienestar de la piel. Si te resulta demasiado fría puedes subir a un máximo de 37ºC pero en ese caso limítate a una ducha y mejor no te sumerjas en ella.

Siguiendo estos consejos e implementándolos en tu día a día te resultará muy sencillo cuidar de tu piel cuando llegue el frío y mantener esta cuidada, bonita, suave y sana.

www.biogest.es

 

 

Haz un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies