Cómo manejar las emociones

By Biogest
27 septiembre, 2012 11:28

Fuente: Planeta Mamá

Lic. Alejandra Libenson

Cuando se busca un bebé y no llega en el momento que uno lo planeó, surge la frustración, el dolor y las preguntas. ¿Cómo manejar las emociones cuando el bebé no llega? ¿Cómo vivir esta experiencia dentro de un marco de tranquilidad y confianza?

El deseo de la mayoría de las personas, es trascender a través de los hijos.  Formar una pareja y poder a través de ellos,  proyectarse. Cuando se busca un bebé y no llega en el momento que uno lo planeó, surge la frustración, el dolor, la preocupación y las preguntas.

Hasta que se llega a la primera consulta se transitó un camino largo, de muchas esperas, menstruaciones, ilusiones, encuentros y desencuentros amorosos. Luego vienen los análisis, los diagnósticos y los tratamientos. Y lo más difícil, que es aceptar que a veces se tiene una dificultad y es necesario preguntarse si se está dispuesto a atravesarla y superarla.

Si realmente es vivida como una dificultad, donde uno está involucrado, y no es culpable de padecerla, puede esta experiencia ser vivida  saludablemente dentro de un marco de tranquilidad y confianza. Si comienzan a aparecer las palabras culpa, y los tiempos de verbo en pasado, se va a hacer más dificultoso y el famoso estrés, se hará presente con toda su fuerza

 

¿Cómo se manifiesta?
Como tristeza, cansancio, enojo, hiperactividad; puede disfrazarse de mil maneras, la cuestión es descubrirlo y sacarle la máscara para poder sentirse mejor.

Y esa mejoría o alivio no siempre es resuelta en el aquí y ahora. Tiene sus tiempos, pero se puede trabajar para lograrlo, como así también se puede lograr el embarazo. No quizás de la manera que hubiésemos idealmente soñado pero sí con un poco de ayuda y trabajo.

Es importante poder aceptar esa ayuda, que permitirá sobrellevar este trayecto más acompañado y mejor. Siendo protagonista activo y no víctima de la situación. Hay presiones sociales, laborales económicas y principalmente  afectivas que hacen difícil el camino para lograrlo pero no es imposible.

Si se quiere ser mamá y papá de alguna manera se va a lograr. Toda persona que atraviesa un tratamiento de fertilidad, tiene sus emociones a flor de piel, se halla más vulnerable, mas allá que tenga su terapia personal. A veces es necesario mayor apoyo, y esclarecimiento  en algunos temas que merecen ser tratados más específicamente mientras dura el tratamiento.

Por eso es tan importante consultar y darse el espacio para aprender a trabajar estas emociones nuevas, entendiendo que es parte del tratamiento integral para acercarse al objetivo.

Frente a tantos sentimientos nuevos, a un lenguaje nuevo que hay que asimilar, lo importante es, si bien en cada pareja se vive de manera especial en función de la historia y el tipo de relación que se tiene: No desesperarse,  no desencontrarse. Buscar pequeñas metas .

Comprender que ser padres es un aspecto de la vida en  pareja y que seguramente hay más motivos que los lleva y los llevó a elegirse y estar juntos. Que este proyecto no invada todas las áreas de la vida, y no los paralice.

Poder transformar: la  presión en comprensión, la ansiedad en manejo de la frustración y de la capacidad de espera. Y fundamentalmente, poco a poco ir reemplazando la tristeza por esperanza poniéndose activos en este gran  proyecto hacia el futuro…ser padres.

 

Haz un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies