Los hábitos actuales y la fertilidad

By Biogest
11 febrero, 2015 08:00

En los últimos años, parece que es más difícil concebir un hijo que en décadas anteriores, aunque el porcentaje de probabilidades que una mujer tiene de quedarse embarazada por ciclo, es igualmente de entre un 20 y un 25%.

¿Qué sucede, pues?

Los profesionales nos encontramos frecuentemente delante de un problema añadido que años antes no se daba y es que la sociedad, por motivos laborales, económicos y de otra índole, está volcando a las parejas y a las mujeres, a concebir su primera criatura entre los 30 y los 35 años y son pocas las parejas que deciden tener un hijo antes de esta edad.  En consecuencia, a pesar  que la esperanza de vida se ha alargado y la calidad de la salud ha mejorado mucho en los últimos años, los factores que intervienen en un futuro embarazo, en términos reproductivos, no han cambiado y, por tanto, los óvulos y los ovarios envejecen igual a medida que las mujeres van cumpliendo años.

Los hábitos actuales y la fertilidad

Otros motivos que acompañan a éste y propios de nuestra sociedad son los hábitos actuales que no ayudan a encontrar rápidamente esa fertilidad. El frenético ritmo de vida de las sociedades modernas genera elevados niveles de estrés, que pueden provocar o empeorar una situación de esterilidad y, por otro lado, el sobrepeso puede reducir la calidad y maduración ovocitaria en las mujeres.

 Otro riesgo importante de esterilidad en la mujer es el tabaco u otras drogas, fumar disminuye los índices de fertilización, y aumenta el riesgo de abortos. En el hombre, la nicotina se detecta en el plasma seminal y se sabe que afecta a la función y a la viabilidad de los espermatozoides. También es importante no abusar del alcohol ni de la cafeína.

 ¿Cómo mejorar nuestra fertilidad?

No podemos cambiar la sociedad actual, pero sí nuestros hábitos: dejar de fumar, hacer ejercicio y comer sano ayudará. El ejercicio incrementa la sensibilidad a la insulina, mejora la función ovárica, reduce el peso y aumenta la salud psicológica. En la alimentación hay que controlar el consumo de proteínas animales (sobre todo en forma de carne roja, embutidos…) y favorecer las de origen vegetal (legumbres, frutos secos, soja…). Asimismo, es conveniente tomar algún complemento vitamínico que contenga ácido fólico (vitamina B9), yodo y DHA (grasa saludable omega 3) porque se consideran nutrientes beneficiosos para la fertilidad.

Si quieres más información ven a Biogest. www.biogest.es o 977 32 00 33.

Haz un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies