Posts Tagged ‘alimentos de temporada’

En otoño comienzan a llegar al mercado algunos de los alimentos más saludables y sabrosos del año. ¿Conoces cuáles son los alimentos de esta temporada y cuáles son sus beneficios para la salud?

alimentos saludables, alimentos de temporada

Alimentos de otoño saludables y sabrosos.

Granada, la reina de las frutas de otoño.

La granada es un alimento delicioso propio del otoño, que raramente se encuentra en el mercado en fresco después de las primeras semanas de invierno. Así que es el momento de aprovechar esta delicia de temporada breve.

Rica en antioxidantes y polifenoles, parece ser un cóctel natural de nutrientes beneficiosos para la salud y la lucha contra el envejecimiento celular y la acción de los radicales libres. Los estudios sobre esta fruta han demostrado en los últimos años que es interesante como ayuda para reducir la hipertensión y para controlar los niveles de colesterol “malo” en sangre. Además, es rica en vitamina C y en potasio.

Por sí sola ya es muy rica. En la cocina es muy versátil como ingrediente de ensaladas y postres, sobre todo. ¿Sabías que la granada es uno de los ingredientes estrella de la cocina tradicional persa? Si te gusta esta fruta, puedes buscar recetas originarias de Irán.

Calabaza, protagonista de la cocina otoñal.

Si la granada es la reina de las frutas de esta temporada, la calabaza es sin duda la reina de las hortalizas de otoño. La tradicional crema de calabaza es sin duda la forma más popular de prepararla. Y sus posibilidades gastronómicas en repostería son cada vez más apreciadas en todo el mundo.

A nivel nutricional, la calabaza es un alimento rico en betacarotenos, folatos y otras vitaminas. Entre sus propiedades para la salud, destacan su contribución al buen funcionamiento del sistema inmunológico y su capacidad para ayudar a que el organismo asimile el hierro procedente de otros vegetales (como las lentejas, por ejemplo).

Asada, al vapor o cocida, se puede sacar mucho partido a este alimento en entrantes, aperitivos, platos principales y postres.

Setas, ni animales, ni vegetales.

El mundo de las setas es todo un placer para el paladar. Y un interesante campo de investigación por sus propiedades para el cuidado de la salud. Aunque podemos encontrar distintos tipos de setas y hongos a lo largo de todo el año, su gran temporada es el otoño.

Ceps, níscalos, champiñones salvajes, colmenillas, rebozuelos, setas de pie azul, de cardo… Existen multitud de variedades propias de distintas zonas. Pero algunas setas comestibles pueden parecerse a otras que no lo son, por lo que nunca deben cogerse de forma silvestre si no se está 100% seguro de que son comestibles. Ni comprarse a personas que no ofrezcan garantías en este sentido.

Si algo tienen en común estas setas, además de lo ricas que son, es su bajo aporte calórico. Por ello son fantásticas para quien disfrute comiendo y tenga que controlar su peso. Además, en general, son ricas en vitaminas del grupo B y en minerales como el cobre, el selenio, el fósforo y el potasio.

Pueden utilizarse en la elaboración de sopas, a la plancha, en revueltos, como ingrediente para preparar arroces, platos de pasta o acompañamiento de carnes y pescados, entre otras muchas posibilidades culinarias.

Nueces, frutos de otoño.

Actualmente estamos acostumbrados a encontrar nueces en el mercado durante todo el año. Pero es ahora, en otoño, cuando se recogen y almacenan para ser utilizadas en los meses siguientes.

Las nueces europeas parecen más pequeñas y feas que las llamadas “de California”. Su cáscara suele mostrarse ennegrecida y su tamaño puede que no llame la atención de quien se guía por la vista. Pero no te dejes engañar; su sabor es más intenso y rico. Por ello es muy apreciada por los gastrónomos.

La nuez es un gran alimento beneficioso para la salud cardiovascular y para el cerebro. No debe consumirse en grandes propiedades porque es muy calórico. Entre 4 y 6 unidades por día son suficientes para aprovechar sus beneficios dentro de una dieta equilibrada y saludable.

Puedes tomarlas solas como tentempié, acompañarlas con yogur, añadirlas a ensaladas, rallarlas sobre platos vegetales o arroces… y consumirlas en otros muchos tipos de preparaciones.

No son los únicos alimentos saludables y sabroso del otoño. Pero sí aquellos que merece la pena destacar por su sabor y sus valores nutricionales. Aprovecha la temporada, disfrútalos y cuídate.

www.biogest.es

 

 

La globalización ha traído consigo muchas cosas buenas y otras que no lo son tanto. Actualmente muchas personas tienen dificultades para conocer los alimentos de temporada, pues tanto en las grandes superficies comerciales como en las pequeñas tiendas de barrio suelen mezclarse los alimentos de la tierra con otros importados de lejos. Conocer la temporada propia de cada alimento, fundamentalmente de frutas y verduras, y consumirlos preferentemente durante esta es una buena idea por diversos motivos. Te los contamos.

Principales razones para consumir alimentos de temporada

 

  • Reducen tu huella ecológica y ayudan a la sostenibilidad del entorno más cercano.

La cocina de temporada contribuye a la sostenibilidad. Desde el punto de vista ecológico es una buena idea porque evita grandes gastos energéticos en transporte desde otras latitudes. Desde el punto de vista de la economía regional, el consumo de productos de temporada favorece a ésta, ayudando a mantener población y riqueza en el entorno rural más cercano.

 

  • Están en su mejor momento organoléptico y nutritivo.

Aunque los expertos no se ponen de acuerdo sobre si se alteran o no sus valores nutricionales, lo que sí parece claro es que, desde el punto de vista organoléptico, es decir, desde el punto de vista del sabor, hay una clara diferencia entre alimentos de temporada y los que no lo son.

Esta diferencia, en parte, está causada por el hecho de que los alimentos fuera de temporada vienen de lejos y deben ser recolectados en verde, antes de que inicien siquiera su proceso de maduración. Sin embargo, los productos de temporada cercanos pueden ser cosechados en momentos en que ya hayan iniciado este proceso y eso mejora considerablemente su sabor.

 

  • Son más económicos.

Los alimentos de temporada son mucho más baratos que los que no lo son. La abundancia de ellos en las áreas cercanas hace que se pague menos por los mismos y que no se requiera un gran gasto en su transporte y distribución comercial. Comprar cerezas en noviembre o uvas en mayo resulta mucho más caro que comprar cerezas en junio o uvas en octubre. Aprovechando la temporada de los alimentos podrás consumir alimentos más saludables sin gastar más dinero.

 

  • Los alimentos de temporada contienen nutrientes apropiados para cada época del año.

La naturaleza es así de sabia. Por ejemplo, las frutas y verduras propias del verano como la sandía, los pepinos o el melón, contienen grandes cantidades de agua para hidratar y refrescar de manera saludable al organismo. Vegetales propios del otoño como la calabaza contienen más azúcares naturales para proporcionar más energía cuando el organismo la precisa y es también en esta época del año cuando se recolectan frutos secos energéticos y calóricos como las nueces o las castañas.

Si no conoces los alimentos propios de la temporada en tu área geográfica investiga al respecto y aprovecha los beneficios de consumirlos en su época ideal.

www.biogest.es

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies