Posts Tagged ‘baja respuesta ovarica’

Con más de 13 años de experiencia, BIOGEST se ha convertido en la clínica especialista de nuestra provincia en reproducción asistida, inseminación artificial, fecundación in vitro y donación de óvulos. Actualmente, gracias a las nuevas técnicas y mejores avances en este campo, cada día es más fácil solucionar los problemas de fertilidad con qué se encuentran las parejas.

Una de las opciones con mejores resultados debido al mayor control que se obtiene en el laboratorio, es la fecundación in vitro, conocida como FIV. Esta técnica es recomendable para las parejas que padecen algún tipo de fallo de inseminación, para mujeres con obstrucción tubárica bilateral, con baja respuesta ovárica o con endometriosis graves. A nivel masculino, se recomienda en alteraciones moderadas en el número de espermatozoides o irregularidades en la movilidad espermática.

FECUNDACION IN VITRO FIV BIOGEST

La fecundación in vitro se caracteriza por poner en contacto los óvulos y el esperma en el laboratorio. La técnica conlleva una estimulación ovárica previa, a través de una dosis hormonal utilizada más elevada para obtener un mayor número de óvulos e intentar obtener un número más alto de embriones. Esta dosis hormonal será escogida por el equipo ginecológico de Biogest, según el perfil de la paciente.

Al mismo tiempo, el proceso es controlado también ecográficamente para evaluar el crecimiento de los folículos y, una vez éstos ya tienen la medida idónea, se programa su extracción, que tendrá lugar a las 35 horas después de la última inyección de la hormona desencadenante de la ovulación.

La punción folicular se realiza en el quirófano de las instalaciones bajo una anestesia suave, una sedación. El proceso no se alarga más de unos 15 minutos. Una vez recogido el líquido folicular, éste pasa al laboratorio de FIV donde los biólogos son los encargados de recuperar los óvulos, lavarlos y ponerlos a cultivar en medios nutritivos.

Durante esa misma mañana y, de modo paralelo, BIOGEST solicitará una muestra de semen al marido que será procesada y capacitada para mejorarla, en cuanto a número y movilidad.

En algunos casos, ya sea por imposibilidad de recoger la muestra el mismo día de la punción o por falta de disponibilidad, se podría congelar una muestra de semen, previamente.

Cada ovocito será inseminado con 100.00 espermatozoides móviles y se dejan en cultivo dentro de una incubadora. Entre las 16 y las 20 horas posteriores, se procederá a evaluar la fertilización, los óvulos se han convertido ya en embriones.

A partir de aquí tiene lugar el cultivo embrionario, el desarrollo “in vitro” de los embriones. Desde hace dos años y medio, Biogest dispone del Embryoscope, una incubadora que mantiene muy estables las condiciones de temperatura, humedad y concentración de gases que los embriones necesitan. Además, lleva incorporado un sistema de captación de imágenes con el cual disponemos de una fotografía de cada embrión cada 15 minutos, gracias a ello podemos hacer el seguimiento de su evolución sin tener que sacarlos de la incubadora.

Esto permite analizar muy cuidadosamente el desarrollo de nuestros embriones. Los biólogos serán los responsables de valorar todos los parámetros como la medida y la forma de las células, la presencia o no de fragmentos, la multinucleación, el aspecto del citoplasma o el ritmo de división…  para poder calificar la calidad de los embriones ya que ésta indica la probabilidad implantatoria los embriones. Es decir, a mejor calidad, más alta la probabilidad de conseguir nuestro objetivo.

El cultivo embrionario puede durar entre cinco y seis días. En BIOGEST, normalmente, programamos la transferencia de los embriones al útero de la mujer el segundo o tercer día de cultivo. Excepcionalmente, se alarga el cultivo para hacer la transferencia en estadio de blastocisto.

La transferencia es guiada y se realiza en quirófano por razones de esterilidad y por proximidad con el laboratorio. Consiste en depositar los embriones, a través de una cánula de transferencia, casi al fondo de la matriz. Una vez realizada la transferencia, son necesarios sólo 10 o 15 minutos de reposo y se da el alta a la paciente.

Normalmente, se transfieren entre 2 y 3 embriones. Si el ciclo de reproducción asistida ha producido un mayor número de embriones de buena calidad, estos serán congelados y permitirá a la pareja realizar otros ciclos de transferencia de embriones sin realizar nuevamente la estimulación ovárica y la punción folicular.

A nivel de resultados, la Fecundación In Vitro en BIOGEST tiene un 43% de casos de éxito de gestación simple por ciclo.

Biogest te ofrece la primera visita gratuita para que puedas exponer tus dudas.

www.biogest.es

Hoy en día, cuando a las parejas se les presentan dificultades para concebir hijos de una forma natural, la ciencia y la medicina ofrecen algunas soluciones efectivas.

Las patologías y disfunciones que se pueden presentar en el momento de concebir un hijo pueden ser diversas y se pueden dar en cualquiera de los miembros de la pareja. Hoy nos fijamos en el problema que supone la baja respuesta ovárica.

Una mujer adulta ovula normalmente cada mes, en un ciclo que oscila, según cada persona, entre los 25 y los 32 días. La ovulación debe entenderse como el proceso de maduración de los óvulos que contienen los ovarios. Un óvulo fecundado puede dar lugar a un embarazo y si este embarazo no se produce, el óvulo simplemente muere.

Una vida fértil limitada

La vida fértil de las mujeres va desde la pubertad hasta la menopausia. Con anterioridad a la pubertad los óvulos están inactivos, como dormidos, porque el cuerpo de las niñas no segrega aún la hormona imprescindible para impulsar su desarrollo. Posteriormente, cuando la mujer entra en la madurez, primero la calidad y después la cantidad de los óvulos, disminuye hasta que no queda ninguno. Es el proceso conocido como menopausia.

De los problemas que pueden darse en torno a todo este proceso y que conducen a la disminución ovulatoria, el envejecimiento ovárico es el más común.

El envejecimiento ovárico y la menopausia

Durante los 10 años anteriores a la menopausia, los ovarios femeninos tienen un número de óvulos cada vez menor y cuando este número cae por debajo de un nivel crítico, los ciclos comienzan a hacerse irregulares. Asimismo, los óvulos que consiguen madurar durante esta última década, tienen pocas probabilidades de dar lugar a un embarazo duradero.

Todavía hay otro problema añadido y es que esta situación semejante a la menopausia, se dé en mujeres jóvenes o por lo menos, más jóvenes de lo que sería normal. Esta anomalía recibe el nombre de envejecimiento ovárico prematuro y las mujeres que se encuentran en esta situación, a menudo necesitan medicamentos que aumenten su fertilidad, para conseguir una ovulación normal y a continuación, un embarazo.

No se puede perder la esperanza

Ante la situación de envejecimiento ovárico, la ciencia y la medicina dan, hoy en día, respuestas efectivas en forma de tratamientos concretos que tienen las hormonas en la base de su funcionamiento.

Durante varios años, los tratamientos de fertilidad han utilizado la hormona masculina débil dehidroepiandrosterona (DHEA), con éxito más que notable, en mujeres con disminución de su reserva ovárica. Además, este tratamiento da buenos resultados tanto en el caso de deficiencia ovárica debida a una edad madura de la mujer, como en el caso de envejecimiento ovárico prematuro en mujeres más jóvenes.

Igual en una circunstancia como en la otra, el suplemento de DHEA ha conseguido un importante rejuvenecimiento de la función ovárica.

El tratamiento con DHEA: una fuente de buenas perspectivas

Hasta el momento se han demostrado una serie de efectos beneficiosos en los tratamientos con la DHEA. Estos son que:

–  Aumenta el número y la calidad de los óvulos disponibles.

– Acorta el tiempo necesario para el tratamiento de fertilidad, aumentando así las probabilidades de una concepción natural y espontánea.

– Disminuye los abortos espontáneos, los cuales, representan un riesgo importante en el caso de mujeres maduras que intentan lograr un embarazo exitoso.

A día de hoy, España no tiene previsto comercializar la DHEA y por ello, en algunas clínicas de fertilidad como Biogest, se está usando la hormona masculina (testosterona) unos días antes del inicio de la estimulación ovárica, obteniendo también buenos resultados.

Ahora bien …

De todo lo explicado hasta ahora no se puede deducir, como si de una ley matemática se tratara, que una mujer de 45 años o más, o una baja respondedora, puede conseguir con toda seguridad una gestación sin problemas. Más bien se debe leer como una alternativa de mejora para aquellas parejas que, antes de optar por una ovodonación, prefieren hacer un último intento con este tipo de tratamiento.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies