Posts Tagged ‘biogest centro de reproducción humana’

Los enfermos oncológicos no tienen porque renunciar a la paternidad ni la maternidad. Existen múltiples alternativas para que estos pacientes puedan tener hijos, una vez superado el cáncer.

Con la aplicación de la quimioterapia y la radioterapia, el número de personas que sobreviven al cáncer ha mejorado sustancialmente en los últimos años. Gracias a estos tratamientos un elevado porcentaje de enfermos consigue, o bien curarse completamente o cronificar la dolencia, manteniéndola parada durante décadas.

Ahora bien, si bien es cierto que estos tratamientos destruyen las células cancerosas del organismo, también pueden provocar daños en los testículos y en los ovarios, causando en el paciente una pérdida temporal o permanente de las capacidades reproductivas. En los pacientes oncológicos más jóvenes aparece la necesidad de recuperar la fertilidad tan pronto han terminado el tratamiento y se ha superado la enfermedad.

Una luz de esperanza

Hoy en día existen una serie de programas de preservación de la fertilidad que proporcionan a los pacientes una solución para su esterilidad y por lo tanto, son una luz de esperanza para poder tener hijos algún día.

En este sentido es importantísimo que los enfermos oncológicos tengan un buen asesoramiento, como el que ofrecen los profesionales de BIOGEST, previo a recibir el tratamiento contra el cáncer y corresponde a los profesionales de la medicina reproductiva, ofrecer este servicio, a fin de proteger la fertilidad futura y las posibilidades de tener hijos de estas personas.

 shutterstock_74656279logo RED

Alternativas seguras en el caso de los hombres

Las posibilidades varían según si el enfermo es un hombre o una mujer. En el caso de los hombres las alternativas para preservar su fertilidad son las siguientes:

Criopreservación de semen: Es el método usado de forma más habitual. Antes de iniciar un tratamiento oncológico se recogen unas muestras de semen para ser congeladas y después, utilizarlas en un proceso de reproducción asistida.

Criopreservación del tejido testicular: Es una alternativa a la congelación de semen, siempre que el primer método no fuera posible. Consiste en congelar tejido testicular, obtenido por biopsia. Los espermatozoides que contengan este tejido pueden ser luego microinyectados directamente en el ovocito de la mujer (FIV-ICSI).

Alternativas seguras en el caso de las mujeres

Criopreservación de ovocitos: Consiste en congelar ovocitos obtenidos en un ciclo de estimulación ovárica para que posteriormente puedan ser descongelados y mediante la fertilización, obtener embriones sanos que se transferirán al útero de la mujer. Esta opción puede ser también válida para mujeres sin pareja o que prefieren congelar ovocitos en vez de embriones.

Congelación de embriones: Es una técnica utilizada habitualmente en los ciclos de Fecundación in Vitro. Es también la técnica que más habitualmente se usa en mujeres con pareja estable.

Criopreservación de tejido ovárico: Consiste en congelar fragmentos de ovario obtenidos mediante cirugía laparoscópica para ser, posteriormente, congelados e injertados nuevamente en su lugar habitual recuperando así su función fisiológica (autotransplant). También pueden utilizarse para técnicas de maduración in vitro. Se suele llevar a cabo en niñas antes de la pubertad, aunque también puede llevarse a cabo en mujeres jóvenes y adultas.

Transposición ovárica: Con esta técnica se aleja los ovarios de la zona pélvica, en caso de que deba aplicarse radioterapia en esa zona.

Otras posibilidades

Terapia hormonal: Consiste en administrar un tratamiento que bloquea la actividad hormonal. Administra al mismo tiempo que la quimioterapia o la radioterapia, con el fin de proteger tanto el tejido ovárico como el tejido testicular de posibles efectos nocivos de estos tratamientos. En ese momento sus resultados aún son controvertidos.

Subrogación uterina, conocida también como “útero de alquiler”: Es una técnica que la que se implanta un embrión obtenido con óvulos y espermatozoides de la pareja, en el útero de otra mujer. Es una opción cuando el útero de la mujer ha perdido su capacidad funcional para implantar o el útero ha tenido que ser extirpado. Sin embargo, esta práctica no es legal en España.

Apoyo emocional extra

Los especialistas han podido constatar que para muchos enfermos, el hecho de haber conservado espermatozoides o ovocitos antes del tratamiento oncológico, y saber que pueden tener hijos una vez superada la enfermedad, les representa un gran apoyo emocional en su lucha contra el cáncer, una ilusión y una expectativa de vida de primer orden, que les ayuda a salir adelante y a seguir adelante.

Cada vez son más los extranjeros que optan por venir a España para someterse a tratamientos de fertilidad. Según un informe de la ESHRE, entre 2009 y 2010 el 35-40% de los europeos que optaron por salir de sus países para someterse a tratamientos reproductivos vinieron a España.

 

Según el IMFER, Instituto Murciano de Fertilidad, Murcia es uno de los grandes destinos de España y, prueba de ello es que el número de extranjeras que acuden a su centro aumenta cada año exponencialmente.
La mayoría de las personas que viajan a España para un tratamiento de reproducción asistida provienen de Italia, Francia, Holanda, Reino Unido y Alemania. Aunque, como apuntan en IMFER, también han tenido casos provenientes de Irlanda, Bélgica, Rusia, Canadá, Uganda o el Congo entre otros.
Este centro dispone desde hace seis años de un departamento dedicado exclusivamente a pacientes extranjeras en el que las coordinadoras/intérpretes se encargan de dar un trato personalizado, cercano y profesional a mujeres de todas las nacionalidades, sirviendo de nexo de unión entre las pacientes y el equipo médico.
Algunas de las causas que hacen que España sea tan atractiva en materia de reproducción asistida son las legislaciones, ya que en otros países se prohíbe la Fecundación in Vitro (FIV) a las madres solteras y a las parejas homosexuales, las donaciones no se realizan de forma anónima, los precios son mucho más elevados que en nuestro país, y las listas de espera pueden prolongarse varios años.
Estas circunstancias han generado que el número de extranjeros que vienen a España para realizar estos tratamientos vaya en aumento, por eso, ante la creciente demanda IMFER ha reforzado las relaciones interpersonales con las pacientes durante el tratamiento y la atención en los países de origen.
Desde el Departamento de Coordinación Internacional se está trabajando estrechamente con diferentes asociaciones de países extranjeros y se organizan visitas a varias ciudades europeas, destinadas a informar directamente las personas interesadas, dar charlas, atender congresos, crear nuevos contactos profesionales, etc.
Fuente: In vitro tv.

 

Un 10% de mujeres sufre depresión durante el proceso de estimulación ovárica para la FIV

La mayoría de parejas que se plantean tener un hijo encaran el nuevo reto con ganas e ilusión. Pero se empiezan a venir abajo cuando pasan los meses y no llega el embarazo. Una vez asimilado el problema de fertilidad y la necesidad de acudir a la reproducción asistida, se ha constatado que un 10,1% de las mujeres sufre depresión durante el tratamiento hormonal previo a la extracción de ovocitos para la Fecundación in Vitro (FIV).

Dejar en manos de la ciencia el cumplimiento de un deseo tan importante como el de ser madre, hace que un 10,1% de las mujeres se sienta deprimida durante la primera parte del tratamiento. La ansiedad es todavía más presente, y es que afecta a un 22,2% de las pacientes. Así lo indica el primer estudio sobre frecuencia de ansiedad y depresión en mujeres en tratamiento de estimulación ovárica (EFESO) realizado en España. La investigación ha hecho el seguimiento de 532 mujeres en tratamiento previo a la Fecundación in Vitro (FIV).

La novedad que presenta este estudio es precisamente el momento que se ha analizado: otros estudios median el impacto psicológico de la reproducción asistida sobre la paciente en otras fases del tratamiento, pero esta investigación se ha fijado en el momento en que se practica la estimulación ovárica para la posterior extracción de ovocitos. Y es que hay otras fases del tratamiento, como por ejemplo cuando ya se ha hecho la transferencia de embriones, en qué la aparición de la ansiedad es bastante evidente: la mujer espera ya saber si ha logrado o no el embarazo deseado, “pero nuestro trabajo quería conocer el impacto psicológico sin sesgos”, explica Isidoro Bruna, director de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Montepríncipe e investigador principal del estudio.

La psicología de la reproducción ha sido presente en los tratamientos de reproducción asistida casi desde el principio, y es que “los niveles de ansiedad y depresión que sufren las pacientes con infertilidad son equiparables a los del paciente oncológico o de dolor crónico”, indica Bruna. Según el investigador, la infertilidad se lleva aún “como un estigma” y las pacientes son muy vulnerables a comentarios de familia y amigos, que no dudan en preguntar a las parejas cuándo van a formar una familia. Bruna explica que hay más factores relacionados que afectan al nivel de ansiedad y depresión, por ejemplo, indica que la frecuencia de depresión es mayor en las mujeres que necesitan más tiempo para la administración del tratamiento y en aquellas que no se lo pueden administrar ellas mismas. “Nunca me había planteado que las mujeres pudieran valorar, por ejemplo, la facilidad de almacenamiento de los tratamientos”.

Fuente: La Vanguardia

El asiento de las bicicletas y el tiempo que los ciclistas pasan sobre él se ha relacionado a menudo con la disfunción eréctil. Ahora, según publica The New York Times, también puede ser un peligro para la salud sexual de las mujeres.

Las usuarias femeninas de la bicicleta están familiarizadas con el entumecimiento que puede ocurrir en la zona genital después de un prolongado tiempo sentadas en el asiento de una bicicleta tradicional. Los asientos de bicicleta están diseñados para que el peso corporal descanse sobre la nariz del sillín, que puede comprimir los nervios y los vasos sanguíneos en el área genital. Esto aumenta en los hombres el riesgo de disfunción eréctil, extremo que ha sido ampliamente documentado por diversos estudios oficiales.

Investigaciones de la Universidad de Yale iniciadas en 2006 han concluido que las mujeres ciclistas tienen una sensibilidad genital inferior en comparación con otros grupos de control. Los investigadores han realizado pruebas en 48 mujeres, que han viajado un mínimo de 10 kilómetros a la semana, aunque por lo general se suelen hacer recorridos más extensos.

Los hombres con ingestas ricas en grasas saturadas tienen menos esperma y de peor calidad

Fuente: Revista Consumer,27 de marzo de 2012.

La fertilidad masculina ha demostrado ser igual de determinante que la femenina. Los datos son rotundos: en un tercio de los casos la infertilidad es problema de la mujer, el otro tercio del hombre, el 15% se debe a una combinación del hombre y la mujer y el resto de los casos son inexplicados. Si bien se sabe que los problemas endocrinos, como diabetes mellitus o de tiroides, afectan a la fertilidad, en la búsqueda de las causas se empiezan a revelar los errores en la dieta como factor de alto riesgo. Pero también se ha confirmado que la ingesta de alimentos ricos en grasas poliinsaturadas omega 3, presentes en el pescado y el aceite, devienen en un esperma de mejor calidad.

La fertilidad es un problema cada día más presente en la sociedad actual. Las causas son muy diversas y en la búsqueda de aquellas que se relacionan con los hábitos se reveló clave el gusto por el tabaco. Fumar es uno de los factores prominentes que contribuyen al bajo conteo espermático en hombres. En esta línea, los investigadores buscaron otras confirmaciones sobre hábitos perniciosos para defender el beneficio de abandonarlos. Entre diciembre de 2006 y agosto de 2010, un equipo del Hospital de Massachusetts, referente mundial en el tratamiento de infertilidad, interrogó a hombres sobre su dieta y analizó muestras de su semen. El número total de espermatozoides en una eyaculación debe ser, al menos, de 39 millones, lo que consigue una concentración de espermatozoides de 15 millones por mililitro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies