Posts Tagged ‘clínica de fertilidad’

¿Aún no quieres tener hijos? En las últimas décadas, debido a diferentes factores personales, sociales y laborales, cada vez se tarda más en tomar la decisión de formar una familia. Los últimos datos estadísticos, desvelan que entre un 15% y un 17% de las parejas en edad reproductiva tendrán problemas de fertilidad.

A esta disminución de la fertilidad, en el caso de la mujer, se le añaden otros casos que pueden acelerarla: tratamientos oncológicos, patologías ováricas (endometriosis severa, menopausia precoz…), entre otras causas. En el caso del hombre, se suman problemas de infertilidad por causas adquiridas del ambiente, por el ritmo laboral, trastornos en la próstata y también pacientes oncológicos. También es habitual preservar la fertilidad antes de realizarse una vasectomía.

¡Preserva tu fertilidad para cuando quieras!

¿Cómo preservamos la fertilidad?

Gracias a las diferentes técnicas de preservación de la fertilidad, evitaremos el efecto de la edad o patología en la calidad ovocitaria en las mujeres y, de la calidad del semen, en el caso de los hombres.

Actualmente, Biogest preserva la fertilidad femenina y masculina con los siguientes métodos: la vitrificación de óvulos, la vitrificación de embriones y la congelación de espermatozoides o tejido testicular.

La vitrificación de los óvulos, consiste en la obtención de óvulos mediante una punción de los ovarios, realizando previamente un tratamiento hormonal de estimulación de la ovulación para conseguir un número suficiente de óvulos. En este caso, en un total de 15 días, se completa el tratamiento. La vitrificación requiere hospitalización de 1 a 2 horas en nuestra clínica y la paciente podrá continuar su vida diaria con normalidad. La ventaja que presenta esta técnica frente a la clásica congelación es que, debido a la alta velocidad de enfriamiento, se evita la formación de cristales en el interior de la célula.

Otro modo de preservar la fertilidad, sería la vitrificación de embriones que la iniciamos con el mismo tratamiento que la de óvulos, pero éstos se fecundan con espermatozoides de la pareja o de banco antes de congelarlos. Finalmente, para preservar la fertilidad masculina, se realiza la congelación de espermatozoides o tejido testicular sin mayores inconvenientes para el paciente. Se realiza mediante la entrega de una o más muestras de semen o a partir de una biopsia testicular.

¿Quieres conocer más sobre la preservación de tu fertilidad? Biogest te ofrece la primera visita gratuita.

En los últimos años, parece que es más difícil concebir un hijo que en décadas anteriores, aunque el porcentaje de probabilidades que una mujer tiene de quedarse embarazada por ciclo, es igualmente de entre un 20 y un 25%.

¿Qué sucede, pues?

Los profesionales nos encontramos frecuentemente delante de un problema añadido que años antes no se daba y es que la sociedad, por motivos laborales, económicos y de otra índole, está volcando a las parejas y a las mujeres, a concebir su primera criatura entre los 30 y los 35 años y son pocas las parejas que deciden tener un hijo antes de esta edad.  En consecuencia, a pesar  que la esperanza de vida se ha alargado y la calidad de la salud ha mejorado mucho en los últimos años, los factores que intervienen en un futuro embarazo, en términos reproductivos, no han cambiado y, por tanto, los óvulos y los ovarios envejecen igual a medida que las mujeres van cumpliendo años.

Los hábitos actuales y la fertilidad

Otros motivos que acompañan a éste y propios de nuestra sociedad son los hábitos actuales que no ayudan a encontrar rápidamente esa fertilidad. El frenético ritmo de vida de las sociedades modernas genera elevados niveles de estrés, que pueden provocar o empeorar una situación de esterilidad y, por otro lado, el sobrepeso puede reducir la calidad y maduración ovocitaria en las mujeres.

 Otro riesgo importante de esterilidad en la mujer es el tabaco u otras drogas, fumar disminuye los índices de fertilización, y aumenta el riesgo de abortos. En el hombre, la nicotina se detecta en el plasma seminal y se sabe que afecta a la función y a la viabilidad de los espermatozoides. También es importante no abusar del alcohol ni de la cafeína.

 ¿Cómo mejorar nuestra fertilidad?

No podemos cambiar la sociedad actual, pero sí nuestros hábitos: dejar de fumar, hacer ejercicio y comer sano ayudará. El ejercicio incrementa la sensibilidad a la insulina, mejora la función ovárica, reduce el peso y aumenta la salud psicológica. En la alimentación hay que controlar el consumo de proteínas animales (sobre todo en forma de carne roja, embutidos…) y favorecer las de origen vegetal (legumbres, frutos secos, soja…). Asimismo, es conveniente tomar algún complemento vitamínico que contenga ácido fólico (vitamina B9), yodo y DHA (grasa saludable omega 3) porque se consideran nutrientes beneficiosos para la fertilidad.

Si quieres más información ven a Biogest. www.biogest.es o 977 32 00 33.

No es lo más habitual pero en esta ocasión, los profesionales del Centro de reproducción humana Biogest, se han encontrado ante un caso extraordinario.

Carlos y Sara se conocieron hace poco más de 3 años. Se enamoraron enseguida y al cabo de unos meses, decidieron que querían emprender su vida en pareja y de hecho, están viviendo la culminación de la su felicidad con el reciente embarazo de  Sara.  Hasta aquí y aparentemente, se trata del relato de una pareja como tantas otras.  Ahora bien, esta parella tiene un hecho diferencial que la distingue del resto y es que cuando se conocieron, Carlos se llamaba Carla y su físico, era el de una mujer.  No así su componente mental, que siempre se había identificado como un hombre: un hombre con cuerpo de mujer.

Así pues, cuando Sara conoció a su actual pareja, ya sabía y asumía que con un complejo tratamiento hormonal y un proceso que requería una gran atención médica, Carla iría convirtiéndose en Carlos, primero físicamente y después legalmente y de hecho, el día que la pareja se casó, los contrayentes fueron Sara y Carlos.

Un proceso complejo

Desde el punto de vista médico, el procedimiento de cambio de sexo resulta más fácil partiendo de un hombre que se ha de convertir en mujer, que no al revés.  Aún así para que este cambio se produzca con todas las garantías y sea definitivo, es imprescindible que la persona que quiere cambiar de sexo se someta a un tratamiento que se inicia con una fuerte hormonación con testosterona. Carlos también se ha sometido a diversas intervenciones quirúrgicas en las que se le ha practicado una mastectomía subcutánea, una histerectomía total más una anexectomía.

Con la mastectomía se le retiraron las glándulas mamarias, conservando pero, la piel del pecho, la aureola y el pezón.

En la histerectomía con anextectomía se le extrajeron el útero y todos los anexos uterinos, es decir, los ovarios y las trompas de Falopio. Con estas intervenciones, pues, Carlos, en su faceta femenina, dejó de menstruar y en teoría, de tener la posibilidad de tener hijos biológicos.

Así mismo, la práctica supera la teoría y mediante la aplicación de las técnicas y tratamientos nombrados, Carlos dejó a Carla atrás, pero antes, aún quiso llevar a cabo una acción médica más.

shutterstock_57853822

 Sin necesidad de renunciar a nada

Aunque en su faceta masculina Carlos no puede tener un embarazo ni fecundar a su pareja, antes de someterse a todas estas intervenciones quirúrgicas Carlos ha querido tener un hijo biológico y por tanto, no ha querido renunciar a esta maternidad-paternidad.  Si no fuese por las modernas técnicas de fecundación, esta posibilidad le hubiera sido completamente negada.

En un momento determinado, el equipo médico de Biogest suspendió con testosterona el tratamiento que estaba siguiendo Carlos, y cambiando de hormona, le estimularon los ovarios para obtener y preservar, algunos de sus óvulos.

Así que con una sola punción, los profesionales médicos le extrajeron a Carlos un total de 17 óvulos, de los cuales 10 se microinyectaron con esperma proveniente de un banco de donantes.  Estos 10 óvulos fecundados in vitro produjeron 6 embriones, 4 de los cuales se congelaron y los otros dos se implantaron en el útero de Sara, la cual, está llevando a término un embarazo completamente normal, de una criatura que nacerá el próximo mes de septiembre. La criatura que nacerá es biológicamente de Carlos y de un donante y es Sara quien está llevando a cabo la gestación y tendrá  su parto de aquí a pocos meses.

Un asunto de pareja

Carlos y Sara son una pareja más, una entre millones, felices y esperanzadas delante de las novedades que tendrán de cara al próximo otoño. Quien no los conozca nunca sabrá los entresijos de su vida y lo que han tenido de pasar para llegar a conseguir su actual felicidad.

La ciencia está al servicio de las personas y aunque médicamente nos queda mucho por saber, por descubrir y por aplicar, las técnicas y los profesionales que trabajan hoy en día, tienen en sus manos la consecución de estos pequeños o grandes milagros y miran siempre por la salud física y emocional de las personas que se les acercan.

Cada vez son más los extranjeros que optan por venir a España para someterse a tratamientos de fertilidad. Según un informe de la ESHRE, entre 2009 y 2010 el 35-40% de los europeos que optaron por salir de sus países para someterse a tratamientos reproductivos vinieron a España.

 

Según el IMFER, Instituto Murciano de Fertilidad, Murcia es uno de los grandes destinos de España y, prueba de ello es que el número de extranjeras que acuden a su centro aumenta cada año exponencialmente.
La mayoría de las personas que viajan a España para un tratamiento de reproducción asistida provienen de Italia, Francia, Holanda, Reino Unido y Alemania. Aunque, como apuntan en IMFER, también han tenido casos provenientes de Irlanda, Bélgica, Rusia, Canadá, Uganda o el Congo entre otros.
Este centro dispone desde hace seis años de un departamento dedicado exclusivamente a pacientes extranjeras en el que las coordinadoras/intérpretes se encargan de dar un trato personalizado, cercano y profesional a mujeres de todas las nacionalidades, sirviendo de nexo de unión entre las pacientes y el equipo médico.
Algunas de las causas que hacen que España sea tan atractiva en materia de reproducción asistida son las legislaciones, ya que en otros países se prohíbe la Fecundación in Vitro (FIV) a las madres solteras y a las parejas homosexuales, las donaciones no se realizan de forma anónima, los precios son mucho más elevados que en nuestro país, y las listas de espera pueden prolongarse varios años.
Estas circunstancias han generado que el número de extranjeros que vienen a España para realizar estos tratamientos vaya en aumento, por eso, ante la creciente demanda IMFER ha reforzado las relaciones interpersonales con las pacientes durante el tratamiento y la atención en los países de origen.
Desde el Departamento de Coordinación Internacional se está trabajando estrechamente con diferentes asociaciones de países extranjeros y se organizan visitas a varias ciudades europeas, destinadas a informar directamente las personas interesadas, dar charlas, atender congresos, crear nuevos contactos profesionales, etc.
Fuente: In vitro tv.

 

Fuente: Planeta Mamá

Lic. Alejandra Libenson

Cuando se busca un bebé y no llega en el momento que uno lo planeó, surge la frustración, el dolor y las preguntas. ¿Cómo manejar las emociones cuando el bebé no llega? ¿Cómo vivir esta experiencia dentro de un marco de tranquilidad y confianza?

El deseo de la mayoría de las personas, es trascender a través de los hijos.  Formar una pareja y poder a través de ellos,  proyectarse. Cuando se busca un bebé y no llega en el momento que uno lo planeó, surge la frustración, el dolor, la preocupación y las preguntas.

Hasta que se llega a la primera consulta se transitó un camino largo, de muchas esperas, menstruaciones, ilusiones, encuentros y desencuentros amorosos. Luego vienen los análisis, los diagnósticos y los tratamientos. Y lo más difícil, que es aceptar que a veces se tiene una dificultad y es necesario preguntarse si se está dispuesto a atravesarla y superarla.

Si realmente es vivida como una dificultad, donde uno está involucrado, y no es culpable de padecerla, puede esta experiencia ser vivida  saludablemente dentro de un marco de tranquilidad y confianza. Si comienzan a aparecer las palabras culpa, y los tiempos de verbo en pasado, se va a hacer más dificultoso y el famoso estrés, se hará presente con toda su fuerza

 

¿Cómo se manifiesta?
Como tristeza, cansancio, enojo, hiperactividad; puede disfrazarse de mil maneras, la cuestión es descubrirlo y sacarle la máscara para poder sentirse mejor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies