Posts Tagged ‘Congelación de embriones’

Actualmente es posible preservar la fertilidad (tanto femenina como masculina). Quizá en este momento no tengas claro si el día de mañana desearás ser madre (o padre). O puede que tengas la certeza de querer tener hijos, pero como plan de futuro. O tal vez te enfrentes a una enfermedad que puede poner en peligro tu fertilidad futura. Sea por estos u otros motivos, recurrir a la preservación de la fertilidad es una decisión inteligente y madura.

Métodos para preservar la fertilidad

Métodos para preservar la fertilidad más empleados.

Congelación de óvulos.

La congelación de óvulos o vitrificación de ovocitos es el método para preservar la fertilidad femenina más empleado. Por diferentes razones. La primera de ellas es que ello depende únicamente de la decisión de la mujer. Si bien es recomendable que aún no haya cumplido los 35 años.

No importa si no tienes pareja (o si no tienes pareja masculina). Si crees que en el futuro querrás ser madre, pero no puedes o no deseas serlo aún, la congelación de tus propios óvulos es una decisión acertada.

La vitrificación de óvulos es un tratamiento sencillo y te proporcionará una gran tranquilidad de cara al futuro. ¿En qué consiste exactamente? Mediante una aspiración de los ovarios se obtienen los óvulos. Para facilitar la obtención de estos, previamente la mujer se somete a un tratamiento hormonal de estimulación de la ovulación.

Congelación de espermatozoides o de tejido testicular.

El equivalente masculino a la congelación de óvulos es la congelación de espermatozoides o de tejido testicular. Este método es utilizado sobre todo por hombres que piensan que querrán ser padres en un futuro y no desean arriesgarse a que con el paso del tiempo su capacidad de concepción disminuya y por hombres que deben someterse a algún tipo de tratamiento médico que ponga en riesgo su futura fertilidad.

El método es muy sencillo; la congelación de una muestra de semen o de tejido testicular obtenido por biopsia.

Congelación de embriones.

La congelación de embriones es un método de preservación de la fertilidad especialmente indicado para parejas heterosexuales. Pueden existir diversos motivos por los que la pareja decida que debe aplazar el momento de ser padres.  Para evitar problemas al concebir si en un futuro uno de ellos (o ambos) tuviera problemas de fecundidad debidos a la edad u a otras cuestiones, la congelación de embriones es la solución.

El método es sencillo y se inicia con el mismo tratamiento que la congelación de óvulos. Solo que en este caso, antes de congelar los óvulos estos se fecundan con espermatozoides de la pareja.

Conocer los métodos para preservar la fertilidad te ayudará a tomar decisiones en el presente sobre tu futura maternidad (o paternidad). ¿Te has planteado preservar tu fertilidad?

www.biogest.es

 

¿Querrás ser madre? Seguramente sí, algún día… La rapidez y las exigencias de la sociedad actual muchas veces nos impide reflexionar sobre cuestiones como estas.

Ser madre no es obligatorio, pero debido a la propia naturaleza de la mujer, es importante saber que, con el paso del tiempo, el embarazo puede ser  difícil de conseguir. Desde Biogest, recomendamos que, aunque ahora no sea el momento personal o laboral adecuado, se sea previsor y se preserve la fertilidad para tener opciones de ser madre y padre en el momento más adecuado.

En Biogest también salvaguardamos la fertilidad para aquellos pacientes hombres o mujeres que, por indicación médica (pacientes con tratamientos oncológicos, endometriosis severas o enfermedades autoinmunes), deben posponer su decisión de ser padres.

Actualmente, con las distintas técnicas de reproducción asistida es posible congelar embriones, óvulos, espermatozoides o tejido testicular, para su utilización futura con éxito.

Couple playing around

¿Cómo lo hacemos?

En Biogest, especializados en este tipo de técnicas y con 15 años de experiencia en el ámbito de la reproducción humana, utilizamos distintos métodos para preservar la fertilidad femenina y masculina: La vitrificación de óvulos y embriones o la congelación de espermatozoides.

La vitrificación  de óvulos consiste en la obtención de óvulos mediante una aspiración de los ovarios, realizando previamente un tratamiento hormonal de estimulación de la ovulación para conseguir un número suficiente de óvulos. También es posible la congelación de embriones que se inicia con el mismo tratamiento que la de óvulos, pero los óvulos se fecundan con espermatozoides de la pareja antes de congelarlos. Finalmente, para el hombre, es posible congelar espermatozoides o tejido testicular a través de una muestra de semen o a partir de una biopsia testicular.

Pídenos una primera visita gratuita, explícanos tu caso y buscaremos una solución.

www.biogest.es

 

 

En los últimos años, debido a diferentes factores sociales y laborales, cada vez las parejas tardan más en tomar la decisión de formar una familia. Entre un 15% y un 17% de estas parejas en edad reproductiva tendrán más adelante problemas de fertilidad. Y es que, en una mujer, la máxima fecundidad es alrededor de los 25 años y, a partir de los 38, la fertilidad cae en picado.

A esta disminución natural de la fertilidad femenina se añaden otros casos que pueden acelerarla: pacientes con tratamientos oncológicos, con patologías que afectan los ovarios (endometriosis severa, menopausia precoz…) y, obviamente, aquellas mujeres en solitario que, por motivos personales o laborales, aplazan su maternidad.

En el caso masculino, por causas adquiridas del ambiente, por el ritmo laboral, trastornos en la próstata, pacientes oncológicos. También es habitual preservar la fertilidad antes de realizarse una vasectomía.

En todos estos casos, Biogest recomienda la preservación de la fertilidad, para que en un futuro, los pacientes puedan ser padres. De este modo, con las técnicas de preservación de la fertilidad, evitaremos el efecto de la edad en la calidad ovocitaria en las mujeres y, de la calidad del semen, en el caso de los hombres.

PRESERVACION DE LA FERTILIDAD BIOGEST

En estos momentos, Biogest utiliza varios métodos para preservar la fertilidad femenina y masculina: la vitrificación de óvulos, la congelación de embriones y la congelación de espermatozoides o tejido testicular.

La vitrificación de los óvulos, consiste en la obtención de óvulos mediante una aspiración de los ovarios, realizando previamente un tratamiento hormonal de estimulación de la ovulación para conseguir un número suficiente de óvulos. En este caso, en un total de 15 días, se completa el tratamiento. Además, no requiere hospitalización en nuestra clínica y la paciente puede continuar con su vida diaria sin complicaciones.

La congelación de embriones, la iniciamos con el mismo tratamiento que la de óvulos, pero éstos se fecundan con espermatozoides de la pareja antes de congelarlos. Finalmente, la congelación de espermatozoides o tejido testicular Biogest la realiza directamente de la muestra de semen o a partir de una biopsia testicular.

Biogest te ofrece la primera visita gratuita para que puedas exponer tus dudas.

www.biogest.es

Los enfermos oncológicos no tienen porque renunciar a la paternidad ni la maternidad. Existen múltiples alternativas para que estos pacientes puedan tener hijos, una vez superado el cáncer.

Con la aplicación de la quimioterapia y la radioterapia, el número de personas que sobreviven al cáncer ha mejorado sustancialmente en los últimos años. Gracias a estos tratamientos un elevado porcentaje de enfermos consigue, o bien curarse completamente o cronificar la dolencia, manteniéndola parada durante décadas.

Ahora bien, si bien es cierto que estos tratamientos destruyen las células cancerosas del organismo, también pueden provocar daños en los testículos y en los ovarios, causando en el paciente una pérdida temporal o permanente de las capacidades reproductivas. En los pacientes oncológicos más jóvenes aparece la necesidad de recuperar la fertilidad tan pronto han terminado el tratamiento y se ha superado la enfermedad.

Una luz de esperanza

Hoy en día existen una serie de programas de preservación de la fertilidad que proporcionan a los pacientes una solución para su esterilidad y por lo tanto, son una luz de esperanza para poder tener hijos algún día.

En este sentido es importantísimo que los enfermos oncológicos tengan un buen asesoramiento, como el que ofrecen los profesionales de BIOGEST, previo a recibir el tratamiento contra el cáncer y corresponde a los profesionales de la medicina reproductiva, ofrecer este servicio, a fin de proteger la fertilidad futura y las posibilidades de tener hijos de estas personas.

 shutterstock_74656279logo RED

Alternativas seguras en el caso de los hombres

Las posibilidades varían según si el enfermo es un hombre o una mujer. En el caso de los hombres las alternativas para preservar su fertilidad son las siguientes:

Criopreservación de semen: Es el método usado de forma más habitual. Antes de iniciar un tratamiento oncológico se recogen unas muestras de semen para ser congeladas y después, utilizarlas en un proceso de reproducción asistida.

Criopreservación del tejido testicular: Es una alternativa a la congelación de semen, siempre que el primer método no fuera posible. Consiste en congelar tejido testicular, obtenido por biopsia. Los espermatozoides que contengan este tejido pueden ser luego microinyectados directamente en el ovocito de la mujer (FIV-ICSI).

Alternativas seguras en el caso de las mujeres

Criopreservación de ovocitos: Consiste en congelar ovocitos obtenidos en un ciclo de estimulación ovárica para que posteriormente puedan ser descongelados y mediante la fertilización, obtener embriones sanos que se transferirán al útero de la mujer. Esta opción puede ser también válida para mujeres sin pareja o que prefieren congelar ovocitos en vez de embriones.

Congelación de embriones: Es una técnica utilizada habitualmente en los ciclos de Fecundación in Vitro. Es también la técnica que más habitualmente se usa en mujeres con pareja estable.

Criopreservación de tejido ovárico: Consiste en congelar fragmentos de ovario obtenidos mediante cirugía laparoscópica para ser, posteriormente, congelados e injertados nuevamente en su lugar habitual recuperando así su función fisiológica (autotransplant). También pueden utilizarse para técnicas de maduración in vitro. Se suele llevar a cabo en niñas antes de la pubertad, aunque también puede llevarse a cabo en mujeres jóvenes y adultas.

Transposición ovárica: Con esta técnica se aleja los ovarios de la zona pélvica, en caso de que deba aplicarse radioterapia en esa zona.

Otras posibilidades

Terapia hormonal: Consiste en administrar un tratamiento que bloquea la actividad hormonal. Administra al mismo tiempo que la quimioterapia o la radioterapia, con el fin de proteger tanto el tejido ovárico como el tejido testicular de posibles efectos nocivos de estos tratamientos. En ese momento sus resultados aún son controvertidos.

Subrogación uterina, conocida también como “útero de alquiler”: Es una técnica que la que se implanta un embrión obtenido con óvulos y espermatozoides de la pareja, en el útero de otra mujer. Es una opción cuando el útero de la mujer ha perdido su capacidad funcional para implantar o el útero ha tenido que ser extirpado. Sin embargo, esta práctica no es legal en España.

Apoyo emocional extra

Los especialistas han podido constatar que para muchos enfermos, el hecho de haber conservado espermatozoides o ovocitos antes del tratamiento oncológico, y saber que pueden tener hijos una vez superada la enfermedad, les representa un gran apoyo emocional en su lucha contra el cáncer, una ilusión y una expectativa de vida de primer orden, que les ayuda a salir adelante y a seguir adelante.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies