Posts Tagged ‘dr. jordi aragonés’

Fertilidad y Menopausia

By Biogest
15 noviembre, 2012 12:06

Fuente: Invitro TV

La fertilidad de una mujer se podría predecir según la edad en que su madre tiene la menopausia

La reserva ovárica se ve influida por factores hereditarios: una mujer puede deducir si le quedan más o menos óvulos en los ovarios en función de la edad en que a su madre le llega la menopausia.
Un estudio danés indica que si una mujer tiene una menopausia precoz, es muy probable que su hija tenga poca reserva ovárica. Para llevar a cabo esta investigación, los especialistas dividieron a más de 500 mujeres danesas de 20 a 40 años de edad en tres grupos: aquellas cuyas madres tuvieron una menopausia precoz (antes de los 45), una menopausia normal (entre los 46 y los 54) o una menopausia tardía (a partir de los 55).

El equipo de investigación evaluó el número de óvulos en los ovarios de las mujeres con dos métodos aceptados: los niveles de hormona antimulleriana y el conteo de folículos antrales determinado mediante una ecografía. Los folículos contienen los óvulos inmaduros. Hallaron que ambas cosas disminuían más rápidamente entre las mujeres cuyas madres tuvieron una menopausia precoz que entre aquellas cuyas madres tuvieron una menopausia tardía.

Tras tomar en cuenta otros factores como el tabaquismo, el uso de anticonceptivos, la edad y el índice de masa corporal, los investigadores hallaron que los niveles promedio de hormona antimulleriana disminuían en casi un 9%, un 7% y alrededor de un 4% por año en las mujeres cuyas madres habían tenido una menopausia precoz, normal o tardía, respectivamente.

El conteo de folículos antrales se reducía en casi un 6%, un 5% y alrededor de un 3% en los mismos grupos, respectivamente, según el estudio, que aparece en la edición del 7 de noviembre de la revista Human Reproduction.

El número de óvulos que quedan en los ovarios de una mujer afecta su capacidad de concebir de forma natural, y tanto el número como la calidad de los óvulos disminuyen a medida que las mujeres envejecen.

“Nuestros hallazgos respaldan la idea de que la reserva ovárica se ve influida por factores hereditarios. Sin embargo, se necesitan estudios con un seguimiento a largo plazo”, señaló en un comunicado de prensa de la revista la líder del estudio, la Dra. Janne Bentzen, del Hospital de la Universidad de Copenhague.

Un 10% de mujeres sufre depresión durante el proceso de estimulación ovárica para la FIV

La mayoría de parejas que se plantean tener un hijo encaran el nuevo reto con ganas e ilusión. Pero se empiezan a venir abajo cuando pasan los meses y no llega el embarazo. Una vez asimilado el problema de fertilidad y la necesidad de acudir a la reproducción asistida, se ha constatado que un 10,1% de las mujeres sufre depresión durante el tratamiento hormonal previo a la extracción de ovocitos para la Fecundación in Vitro (FIV).

Dejar en manos de la ciencia el cumplimiento de un deseo tan importante como el de ser madre, hace que un 10,1% de las mujeres se sienta deprimida durante la primera parte del tratamiento. La ansiedad es todavía más presente, y es que afecta a un 22,2% de las pacientes. Así lo indica el primer estudio sobre frecuencia de ansiedad y depresión en mujeres en tratamiento de estimulación ovárica (EFESO) realizado en España. La investigación ha hecho el seguimiento de 532 mujeres en tratamiento previo a la Fecundación in Vitro (FIV).

La novedad que presenta este estudio es precisamente el momento que se ha analizado: otros estudios median el impacto psicológico de la reproducción asistida sobre la paciente en otras fases del tratamiento, pero esta investigación se ha fijado en el momento en que se practica la estimulación ovárica para la posterior extracción de ovocitos. Y es que hay otras fases del tratamiento, como por ejemplo cuando ya se ha hecho la transferencia de embriones, en qué la aparición de la ansiedad es bastante evidente: la mujer espera ya saber si ha logrado o no el embarazo deseado, “pero nuestro trabajo quería conocer el impacto psicológico sin sesgos”, explica Isidoro Bruna, director de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Montepríncipe e investigador principal del estudio.

La psicología de la reproducción ha sido presente en los tratamientos de reproducción asistida casi desde el principio, y es que “los niveles de ansiedad y depresión que sufren las pacientes con infertilidad son equiparables a los del paciente oncológico o de dolor crónico”, indica Bruna. Según el investigador, la infertilidad se lleva aún “como un estigma” y las pacientes son muy vulnerables a comentarios de familia y amigos, que no dudan en preguntar a las parejas cuándo van a formar una familia. Bruna explica que hay más factores relacionados que afectan al nivel de ansiedad y depresión, por ejemplo, indica que la frecuencia de depresión es mayor en las mujeres que necesitan más tiempo para la administración del tratamiento y en aquellas que no se lo pueden administrar ellas mismas. “Nunca me había planteado que las mujeres pudieran valorar, por ejemplo, la facilidad de almacenamiento de los tratamientos”.

Fuente: 5mimitos.com

El periodo del embarazo es, sin duda alguna, uno de los momentos más importantes para la mujer, debido a los cambios físicos y psicológicos que va a experimentar, así como por la implicación emocional que conlleva el ser madre. Hoy en día, es un proceso muy controlado y cuidado, en el que se han minimizado tanto las complicaciones durante la gestación como las que rodean al momento del parto. Además, en las sociedades como la nuestra, la figura paterna va teniendo una influencia cada vez mayor, con una implicación directa en las pruebas médicas que se le harán a la madre, asistencia al parto, cuidados del bebé, etc.

Podemos decir que la mujer va a experimentar unos grandes cambios, que los dividimos en conscientes e inconscientes. Los primeros son los que corresponden a lo que llamamos “hacer nido”, y es la preparación de la ropa del futuro bebé, preparar la habitación con la cuna, el cambiado, la bañera, asesorarse en la compra de un buen carro (tarea nada fácil, por cierto), aprovisionarse de pañales y toallitas deshechables…Y todo esto, como decíamos, se realiza conscientemente. Estos “cambios” implican directamente otros inconscientes, que son los psicológicos; esto es: los procesos de pensamiento comienzan a modificarse, de manera que la prioridad pasa a otra persona que la mujer lleva dentro, y eso hace que cambie la forma de verse a ella misma (antes como mujer, ahora como madre), la percepción del entorno (ahora es más inseguro que antes), y una numerosa lista de ejemplos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies