Posts Tagged ‘fertilidad masculina’

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “el equilibrio biológico, psicológico y social, debe ser procurado a través de una alimentación suficiente y de calidad”, un factor que, además, ejerce una influencia importante sobre la fertilidad.

Una mala calidad nutricional pueden reducir las sustancias nutritivas necesarias para que los sistemas reproductivos, tanto de la mujer como del hombre, puedan funcionar correctamente. Comer mal y tener sobrepeso son factores que pueden tener mayor influencia en los problemas de fertilidad.

En este sentido, aunque se vaya a iniciar un proceso de reproducción asistida, es necesario mantener también unos buenos hábitos alimenticios, así como realizar ejercicio y no fumar. A continuación, destacamos qué alimentos son los más recomendables para ayudar a una mejor fertilidad tanto masculina como femenina. ¡Tomad nota!

Los hábitos alimentarios y la fertilidad

La fertilidad femenina

Para ellas, hay ciertos alimentos que ayudan a la concepción. Destacamos sobre todo los antioxidantes, alimentos con vitaminas A, C y E, el selenio, el zinc, el manganeso o el cobre. La recomendación de cinco piezas al día de fruta y verdura es una excelente manera de asegurar una ingesta adecuada de antioxidantes y contribuyen a contrarrestar los efectos negativos de agentes externos como la polución, el tabaco, etc…

Todas las vitaminas del grupo B son fundamentales para la ovulación y la implantación, pero además son importantes para el control hormonal y el desarrollo fetal.

El ácido fólico ayuda a prevenir la espina bífida que tiene su origen en el primer mes de gestación por lo que hay que asegurarse una cantidad suficiente antes de concebir y seguir haciéndolo durante todo el embarazo. Antes de empezar un tratamiento de reproducción asistida, nuestros médicos ya pautan su toma durante un periodo.

Los ácidos grasos omega-3  son fundamentales para el equilibrio hormonal, el sistema inmunitario y la salud de los ovarios y óvulos, por tanto se recomienda tomar frutos secos, pescado azul…

También es importante el zinc, un  mineral contribuye a la división celular que se lleva a cabo durante el proceso de desarrollo del feto, mientras que su carencia puede disminuir la producción de óvulos saludables.

 La fertilidad masculina

También existen alimentos fundamentales para garantizar la salud del esperma y así facilitar la reproducción. El zinc, favorece la producción de espermatozoides y el selenio tiene propiedades antioxidantes que pueden mejorar la movilidad del esperma. También es importante en la dieta el consumo de Vitamina C que protege al esperma de los daños de la oxidación, especialmente en aquellos hombres que fuman.

El ácido omega 3 DHA es necesario para vigorizar el esperma y aumentar su motilidad y la  Vitamina B12, precisa para mantener la fertilidad.

Un ejemplo de estos buenos hábitos alimenticios, son los resultados obtenidos por un grupo de investigadores de la Universidad de California que han descrito los efectos beneficiosos del consumo crónico de frutos secos en la calidad del semen. Han demostrado que las nueces, añadidas a una dieta de estilo occidental, mejoran la calidad, motilidad y morfología del esperma.

Pídenos una primera visita gratuita al 977 32 00 33 o www.biogest.es y explícanos tu caso.

Fuente: Consumer.es

Científicos señalan que la calidad del semen se deteriora cuando el hombre atraviesa la barrera de los 30 años

Relacionar los problemas de fertilidad con la edad de la mujer es de lo más común. Sin embargo, investigaciones recientes confirman que también para los hombres el paso de los años es fundamental. El reloj biológico de los hombres también corre. De hecho, la calidad del semen desciende en torno a los 30 años, según señalan investigaciones recientes que se detallan a continuación.

La edad y el reloj biológico de las mujeres se señalan de forma habitual al hablar de los problemas para lograr un embarazo. Esta creencia supone que el paso del tiempo apenas afecta a los hombres. Si bien es cierto que la fertilidad masculina es más duradera que en el caso de las mujeres, eso no quiere decir que con los años no la altere. El reloj biológico también corre cuando se trata del varón. De hecho, diversos estudios recientes demuestran que el rango de edad más adecuado (o fértil) para que los hombres tengan hijos es prácticamente el mismo que para las mujeres.

Font: Ets el que menges.

A diferència de les dones, l’edat dels homes no és decisiva a l’hora de tenir fills, però hi ha altres condicionants que poden alterar la correcta qualitat del semen. Aquesta alteració pot ser deguda a diferents factors: pot ser un problema propi dels espermatozoides, que presenten falta de mobilitat i no n’hi ha un nombre gaire alt; poden ser anomalies genètiques, o poden ser mals hàbits nutricionals. En aquest últim factor és on podem incidir favorablement mitjançant l’elecció d’aliments ecològics rics en nutrients essencials i també a través d’una correcta complementació nutricional.

L’alimentació és una part important

Tant l’obesitat com el sobrepès i una dieta poc equilibrada estan relacionats amb una producció més baixa d’espermatozoides. Una dieta pobra en antioxidants com les vitamines E, A, C i el mineral seleni actua negativament sobre la qualitat de l’esperma. D’altra banda, el consum excessiu d’alcohol i de tabac també n’afecten la qualitat i la quantitat.

Quins són els nutrients que necessita l’home per afavorir una bona qualitat d’esperma i una òptima erecció? Principalment L-arginina, un aminoàcid que es troba en plantes mil·lenàries com lamaca andina i el tríbol, i que s’ha vist que pot millorar la qualitat dels espermatozoides tant en morfologia com en quantitat i mobilitat, i que ofereix també bons resultats en el tractament de les disfuncions de l’erecció, i millora doncs la fertilitat masculina. A causa de la capacitat vasodilatadora de l’L-arginina, s’han vist millores significatives en el tractament de les disfuncions erèctils, i s’ha aconseguit millorar l’erecció. Aquesta capacitat vasodilatadora també s’ha vist que la té el ginkgo (Ginkgo biloba), que produeix un eixamplament en les venes que subministren sang al penis i millora, també, l’erecció.

D’altra banda, el zinc, present en les llavors de carbassa, carns vermelles, cacauets, anacards, i nous del Brasil, entre altres aliments, afavoreix l’augment del nombre i de la mobilitat dels espermatozoides i eleva els nivells de testosterona. La vitamina E i la vitamina C, molt bons antioxidants, són importants perquè milloren la mobilitat dels espermatozoides i eviten la peroxidació lipídica de l’esperma. De bones fonts de vitamina E en trobem en els olis vegetals de primera premsada en fred i en la fruita seca, i de bones fonts de vitamina C, en els cítrics, principalment.

Fuente: Diario El Mundo

Cuando un varón acude a una consulta por problemas de infertilidad, el consejo de los médicos suele ser unánime: olvidarse del tabaco, reducir el consumo de alcohol y perder peso. Hasta ahora, se pensaba que estos tres factores contribuían a la infertilidad masculina, pero una nueva investigación les quita peso como ‘culpables’ de la incapacidad para reproducir. Por el contrario, descubre por primera vez el elevado impacto de los trabajos manuales o llevar calzoncillos ajustados (de los tipo slip), entre otras circunstancias.

El estudio, publicado en ‘Human Reproduction’, demuestra que los malos hábitos saludables no influyen en la cantidad de espermatozoides útiles para la fecundación, los llamados ‘nadadores’, tanto como se pensaba hasta ahora.

“Sabemos que fumar y beber alcohol en exceso es malo en general, pero la realidad es que no afecta a la motilidad de los espermatozoides”, explica a ELMUNDO.es Andrew Povey, uno de los autores.

El trabajo consistió en el análisis de 2.249 pacientes de 14 centros de reproducción asistida, que aún no se habían sometido a un análisis seminal y que respondieron a un extenso cuestionario sobre hábitos de vida. Después, comparó los resultados de 939 hombres que habían eyaculado un número bajo de espermatozoides ‘nadadores’, con los de los 1.310 pacientes que producían una cifra normal.

La investigación demostró que aquellos varones con una peor eyaculación eran 2,5 veces más proclives a haberse sometido a cirugía testicular, dos más a ser de raza negra y 1,3 más a ejercer su profesión en trabajos manuales (por la exposición a sustancias químicas, algo que ya habían sugerido otros trabajos), haber sido padres previamente o no llevar bóxers (calzoncillos largos).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies