Posts Tagged ‘fertilidad’

La vitamina D es necesaria para diversos procesos del organismo, algo que es sabido desde hace mucho tiempo. De lo que no se tenía constancia probada hasta hace relativamente poco tiempo es de la importancia de la vitamina D para la fertilidad y de lo necesaria que es para ayudarte tanto a concebir como a llevar el embarazo a buen término.

Biogest-La importancia de la vitamina D para la fertilidad

  • La carencia de vitamina D y su influencia en los abortos tempranos reiterados.

El déficit de vitamina D puede provocar problemas en la gestación como la preeclamsia y la diabetes gestacional. Pero con ser preocupantes, no son el mayor riesgo del déficit de esta vitamina en la mujer gestante. Se ha demostrado que es uno de los principales causantes del aumento de abortos en las primeras semanas de embarazo, entre otros motivos, porque influye en el aumento de los autoanticuerpos, contribuye al empeoramiento de las enfermedades autoinmunes y altera el equilibrio de los linfocitos.

  • La vitamina D y su contribución a la concepción.

La mujer con un nivel de vitamina D adecuado en su organismo tiene mayores posibilidades de concebir ya sea de forma natural o con ayuda mediante la reproducción asistida. Un organismo sin carencia de vitamina D ofrece mejores condiciones del endometrio para la implantación. Esto ocurre porque es capaz de crear un ambiente equilibrado entre células inmunes y moléculas inflamatorias aumentando las posibilidades de que así ocurra finalmente.

  • Vitamina D, cómo obtener la que tu organismo necesita.

 

  • La luz del sol, necesaria para que el organismo sintetice la vitamina D.

La vitamina D es la llamada vitamina del sol porque es necesaria la luz solar para que el organismo la sintetice. Este no quiere decir que tengas que tomar el sol sin una protección adecuada para la piel y los ojos. Muchas veces ni siquiera es necesario que tomes directamente el sol y simplemente con hacer vida que incluya paseos diurnos al aire libre o sentarte en un parque puede ser suficiente.

Algunos estudios de profesionales en esta materia obtienen como resultado que la media diaria necesaria son 10 minutos en abril y julio y 30 minutos en octubre, aunque esta cifra ascendería a las 2 horas y 10 minutos en el mes de enero.

  • La alimentación, clave.

Los alimentos con mayor riqueza de vitamina D por cada 100gm son el aceite de hígado de bacalao, el salmón, las sardinas, las ostras, los huevos, los quesos y la seta conocida como rebozuelo.

Existen alimentos funcionales como lácteos o cereales enriquecidos con vitamina D. Si optas por éstos, es importante que tengas en cuenta realmente qué porcentaje de tus necesidades diarias quedan cubiertas con ellos.

  • Suplementación alimenticia.

Afortunadamente hoy en día existen los suplementos alimenticios. Gracias a estos puedes tomar la cantidad de nutrientes, en este caso de vitamina D, que tu cuerpo necesita sin darte atracones de comida. Es recomendable que consultes a tu médico sobre la idoneidad de tomar estos si estás buscando el embarazo y tu analítica ha mostrado déficit de vitamina D.

Recuerda; una dieta equilibrada, el consumo de alimentos ricos en vitamina D y la actividad al aire libre te ayudarán a aumentar tus niveles de vitamina D que contribuirá a facilitar la concepción y el buen desarrollo del embarazo. Si tienes dudas al respecto consulta con tu médico.

www.biogest.es

 

Como hemos explicado en varias ocasiones, las causas por las cuales no se consigue un embarazo pueden ser múltiples: la edad avanzada de la madre, patologías del hombre o de la mujer… pero también existen factores y hábitos que pueden intervenir en la concepción.

Aunque, popularmente, se ha hablado de algunos alimentos que pueden aumentar la fertilidad, no hay nada científicamente probado. En cambio sí que hay estudios en los cuáles que ciertos hábitos son más favorables para conseguir un embarazo.

En primer lugar, el tabaquismo puede generar problemas para la fertilidad tanto en los hombres como en las mujeres. En ellos, el consumo de cigarrillos puede ocasionar una pérdida de cantidad y movilidad de los espermatozoides. En las mujeres, el tabaco genera alteraciones hormonales que redundan en una mayor dificultad para quedar embarazadas. Decenas de estudios han demostrado cómo a las parejas que fuman les cuesta mucho más lograr la concepción que a las que no lo hacen. Los porcentajes en que el consumo de tabaco reducen las probabilidades de embarazo varían según cada investigación, pero van del 50% al 75%.

Otro factor es el peso corporal que tiene influencia en la capacidad de las mujeres para quedar embarazadas. En el caso de bajo peso, porque para una correcta ovulación el organismo requiere tener un mínimo de 22% de grasa corporal y, las mujeres muy delgadas, están por debajo de esta cifra. En caso del problema opuesto, el del sobrepeso u obesidad, las posibles consecuencias tienen que ver con una alteración de la química hormonal que también reduce las posibilidades.

El estrés y ansiedad también puede ser motivo de dificultades para el embarazo. En general, esto se debe a que, en las mujeres, altera el ritmo hormonal y en los hombres reduce la calidad de los espermatozoides.

En general, recomendamos que unos meses antes de buscar el embarazo, los dos miembros de la pareja, tomen nota de sus hábitos y lleven una vida lo más saludable posible: dieta rica y variada, eliminar el tabaco y realizar ejercicio para evadirse del estrés y mantenerse sano.

Reserva una visita gratuita llamando al 977 32 00 33 o www.biogest.es

 

Empezamos el mes de julio, uno de los meses junto al de agosto, protagonistas de las vacaciones por excelencia. Si, en estos momentos, estás buscando quedarte embarazada y aún parece que no llega el momento, relájate y disfruta unos días fuera de tu rutina habitual.

¿Sabías que el estrés y la ansiedad son uno de los factores que más dificultan el embarazo? Las mujeres que son muy nerviosas pueden tener ciclos menstruales poco regulares y los hombres con mucha tensión pueden presentar una disminución en sus niveles de espermatozoides.

Y es que el estrés laboral o familiar y el propio estrés que puede generar el hecho de no quedarse en estado provoca otros desórdenes que no ayudan a conseguir el objetivo. Con el estrés se descansa poco, la alimentación no es equilibrada, se toman excitantes como café, alcohol o tabaco que no ayudan para nada a la fertilidad…

Investigadores de la Universidad de Oxford, el Instituto Nacional de la Salud de los Estados Unidos o la revista “Human Reproduction” ya han encontrado algunas evidencias sobre este hecho:

  • Las mujeres que sienten ansiedad por su embarazo tienen un 12% menos de probabilidades de concebirdurante su período de fertilidad que las que mantienen una actitud calmada.
  • Las mujeres con altos niveles de alfa-amilasa, una enzima relacionada con el estrés, tienen más dificultades para quedarse embarazadas. Y estas mujeres con altos niveles de alfa-amilasa tienen un 29% menos de probabilidades de quedarse embarazadasque aquellas con niveles bajos.
  • El embarazo es mucho más probable que ocurra durante los meses que las parejas se sienten felices y relajadas. Y es menos probable que ocurra durante los meses que las parejas se sienten tensas y ansiosas.

Sabemos que las vacaciones no durarán para siempre, por eso te damos algunos consejos para reducir el estrés durante tu día a día: camina, practica la natación, realiza ejercicio físico, baila, medita o haz yoga o pilates y, sobre todo, duerme las horas apropiadas para descansar.

Este verano, en Biogest seguiremos trabajando, como siempre nos localizarás en el llamadnos al 977 32 00 33 o www.biogest.es. ¡Relaja y disfruta!

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “el equilibrio biológico, psicológico y social, debe ser procurado a través de una alimentación suficiente y de calidad”, un factor que, además, ejerce una influencia importante sobre la fertilidad.

Una mala calidad nutricional pueden reducir las sustancias nutritivas necesarias para que los sistemas reproductivos, tanto de la mujer como del hombre, puedan funcionar correctamente. Comer mal y tener sobrepeso son factores que pueden tener mayor influencia en los problemas de fertilidad.

En este sentido, aunque se vaya a iniciar un proceso de reproducción asistida, es necesario mantener también unos buenos hábitos alimenticios, así como realizar ejercicio y no fumar. A continuación, destacamos qué alimentos son los más recomendables para ayudar a una mejor fertilidad tanto masculina como femenina. ¡Tomad nota!

Los hábitos alimentarios y la fertilidad

La fertilidad femenina

Para ellas, hay ciertos alimentos que ayudan a la concepción. Destacamos sobre todo los antioxidantes, alimentos con vitaminas A, C y E, el selenio, el zinc, el manganeso o el cobre. La recomendación de cinco piezas al día de fruta y verdura es una excelente manera de asegurar una ingesta adecuada de antioxidantes y contribuyen a contrarrestar los efectos negativos de agentes externos como la polución, el tabaco, etc…

Todas las vitaminas del grupo B son fundamentales para la ovulación y la implantación, pero además son importantes para el control hormonal y el desarrollo fetal.

El ácido fólico ayuda a prevenir la espina bífida que tiene su origen en el primer mes de gestación por lo que hay que asegurarse una cantidad suficiente antes de concebir y seguir haciéndolo durante todo el embarazo. Antes de empezar un tratamiento de reproducción asistida, nuestros médicos ya pautan su toma durante un periodo.

Los ácidos grasos omega-3  son fundamentales para el equilibrio hormonal, el sistema inmunitario y la salud de los ovarios y óvulos, por tanto se recomienda tomar frutos secos, pescado azul…

También es importante el zinc, un  mineral contribuye a la división celular que se lleva a cabo durante el proceso de desarrollo del feto, mientras que su carencia puede disminuir la producción de óvulos saludables.

 La fertilidad masculina

También existen alimentos fundamentales para garantizar la salud del esperma y así facilitar la reproducción. El zinc, favorece la producción de espermatozoides y el selenio tiene propiedades antioxidantes que pueden mejorar la movilidad del esperma. También es importante en la dieta el consumo de Vitamina C que protege al esperma de los daños de la oxidación, especialmente en aquellos hombres que fuman.

El ácido omega 3 DHA es necesario para vigorizar el esperma y aumentar su motilidad y la  Vitamina B12, precisa para mantener la fertilidad.

Un ejemplo de estos buenos hábitos alimenticios, son los resultados obtenidos por un grupo de investigadores de la Universidad de California que han descrito los efectos beneficiosos del consumo crónico de frutos secos en la calidad del semen. Han demostrado que las nueces, añadidas a una dieta de estilo occidental, mejoran la calidad, motilidad y morfología del esperma.

Pídenos una primera visita gratuita al 977 32 00 33 o www.biogest.es y explícanos tu caso.

En los últimos años, parece que es más difícil concebir un hijo que en décadas anteriores, aunque el porcentaje de probabilidades que una mujer tiene de quedarse embarazada por ciclo, es igualmente de entre un 20 y un 25%.

¿Qué sucede, pues?

Los profesionales nos encontramos frecuentemente delante de un problema añadido que años antes no se daba y es que la sociedad, por motivos laborales, económicos y de otra índole, está volcando a las parejas y a las mujeres, a concebir su primera criatura entre los 30 y los 35 años y son pocas las parejas que deciden tener un hijo antes de esta edad.  En consecuencia, a pesar  que la esperanza de vida se ha alargado y la calidad de la salud ha mejorado mucho en los últimos años, los factores que intervienen en un futuro embarazo, en términos reproductivos, no han cambiado y, por tanto, los óvulos y los ovarios envejecen igual a medida que las mujeres van cumpliendo años.

Los hábitos actuales y la fertilidad

Otros motivos que acompañan a éste y propios de nuestra sociedad son los hábitos actuales que no ayudan a encontrar rápidamente esa fertilidad. El frenético ritmo de vida de las sociedades modernas genera elevados niveles de estrés, que pueden provocar o empeorar una situación de esterilidad y, por otro lado, el sobrepeso puede reducir la calidad y maduración ovocitaria en las mujeres.

 Otro riesgo importante de esterilidad en la mujer es el tabaco u otras drogas, fumar disminuye los índices de fertilización, y aumenta el riesgo de abortos. En el hombre, la nicotina se detecta en el plasma seminal y se sabe que afecta a la función y a la viabilidad de los espermatozoides. También es importante no abusar del alcohol ni de la cafeína.

 ¿Cómo mejorar nuestra fertilidad?

No podemos cambiar la sociedad actual, pero sí nuestros hábitos: dejar de fumar, hacer ejercicio y comer sano ayudará. El ejercicio incrementa la sensibilidad a la insulina, mejora la función ovárica, reduce el peso y aumenta la salud psicológica. En la alimentación hay que controlar el consumo de proteínas animales (sobre todo en forma de carne roja, embutidos…) y favorecer las de origen vegetal (legumbres, frutos secos, soja…). Asimismo, es conveniente tomar algún complemento vitamínico que contenga ácido fólico (vitamina B9), yodo y DHA (grasa saludable omega 3) porque se consideran nutrientes beneficiosos para la fertilidad.

Si quieres más información ven a Biogest. www.biogest.es o 977 32 00 33.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies