Posts Tagged ‘infertilidad femenina’

La endometriosis es una de las principales causas de la infertilidad femenina. En algunos casos solamente dificulta la concepción, pero en los casos más graves es causante de la infertilidad en la mujer.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad que supone el crecimiento desmedido del endometrio. Este tejido, que en principio solo debería formar parte del útero, se extiende a otras zonas. Cuando este crecimiento es excesivo puede colonizar órganos como los ovarios o la zona pélvica. Entre los problemas que genera, está el sufrir reglas dolorosas, el dificultar la concepción o incluso en los casos más graves la infertilidad.

Endometriosis, una de las principales causas de infertilidad femenina

¿A quiénes afecta la endometriosis?

Se estima que un 15% de las mujeres en edad fértil sufren endometriosis leve o grave. No se ha establecido un perfil determinado de mujeres propensas a sufrirlo. Se cree que puede tener cierta carga hereditaria pero no están claros los por qué de su aparición.

¿Se puede sufrir endometriosis y ser madre?

Si, se puede. La endometriosis dificulta la concepción natural, pero con ayuda médica la mujer podrá concebir con éxito. Son muy raros y escasos los casos en los que la endometriosis es tan grave que lo impide.

La reproducción asistida es una gran ayuda para que la mujer que sufre endometriosis conciba. Lo habitual es que una mujer con endometriosis leve o moderada pueda gestar con seguridad a su hijo llevando un embarazo normal.

Incluso en los casos graves, poco comunes, es posible que mediante la cirugía la mujer pueda ser madre de forma natural.

Si sufres endometriosis, no te preocupes. Consulta tus opciones con profesionales médicos expertos para que te informen sobre tu enfermedad y te guíen en el proceso de la maternidad y poder lograr tu deseo de tener hijos.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

– Dolor durante la menstruación, a menudo de gran intensidad.

– Dolor habitual en la zona baja del abdomen y en la zona baja de la espalda.

– Sangrado muy abundante durante la menstruación.

– Pérdida de sangre entre periodos.

– Dolor al orinar durante la menstruación.

¿Qué puedo hacer si sospecho que padezco endometriosis?

Si sospechas que sufres endometriosis el primer paso es acudir a consulta ginecológica. Existen pruebas diagnósticas muy sencillas que te dirán si realmente sufres o no este problema.

Una laparoscopia pélvica o una imagenología son algunas de las pruebas a través de las cuáles puede diagnosticarse la enfermedad o descartar que se padece esta. Ultrasonidos o resonancia magnética son otros métodos diagnósticos adecuados para esta problemática.

En el caso de que realmente padezcas endometriosis y dependiendo el grado de afectación de esta, el especialista te aconsejará cómo actuar si deseas ser madre. Actualmente la reproducción asistida es la mejor ayuda para la mayor parte de las mujeres en estos casos.

www.biogest.es

 

 

Cuando una pareja nos visita a Biogest por primera vez, después de estar seis meses a un año sin poder concebir naturalmente, siempre se buscan respuestas: la mayoría se preguntan ¿porqué nosotros no?

Y es que cada miembro de la pareja tiene en su mente alguna idea errónea sobre si puede ser él o puede ser ella la culpable de que no se consiga el embarazo. ¡No hay culpables!

INFERTILIDAD

Hace décadas se creía que si no había embarazo sólo la mujer era la causante, una deducción totalmente infundada. Desde hace años sabemos que tanto el hombre como la mujer, en un 50% cada uno, pueden ser los causantes de la infertilidad en la pareja.

La culpa es un sentimiento incómodo pero común en estas situaciones, con el apoyo y trabajo de los profesionales que buscaremos las soluciones, todo se superará.

Actualmente, gracias a las nuevas técnicas y mejores avances en este campo, cada día es más fácil hallar el motivo y solucionar los problemas de fertilidad con qué se encuentran las parejas.

En nuestra primera visita a Biogest, nuestro equipo os indicará los primeros pasos a seguir para determinar el motivo del no embarazo. Entre estos motivos, hallaremos causas femeninas y/o causas masculinas.

Sobre las causas masculinas de infertilidad, se deben a trastornos espermáticos congénitos o genéticos, trastornos adquiridos ambientales o inmunológicos, trastornos de la próstata y vesículas seminales, a una vasectomía realizada anteriormente (y en su caso, recuperación de la fertilidad) u otras alteraciones.

Entre las causas femeninas de infertilidad, hay un factor importante en la mujer que es su edad. A partir de los 40 años, se produce un descenso de la función de los ovarios y de la reserva natural de óvulos. En este sentido, nos podemos encontrar con causas ováricas, causas tubáricas (trastornos en las trompas), uterinas, cervicales o inmunitarias, endometriosis, entre otras.

Si queréis ampliar información o concertar una visita gratuita llamadnos al 977 32 00 33 o www.biogest.es

¿Aún no quieres tener hijos? En las últimas décadas, debido a diferentes factores personales, sociales y laborales, cada vez se tarda más en tomar la decisión de formar una familia. Los últimos datos estadísticos, desvelan que entre un 15% y un 17% de las parejas en edad reproductiva tendrán problemas de fertilidad.

A esta disminución de la fertilidad, en el caso de la mujer, se le añaden otros casos que pueden acelerarla: tratamientos oncológicos, patologías ováricas (endometriosis severa, menopausia precoz…), entre otras causas. En el caso del hombre, se suman problemas de infertilidad por causas adquiridas del ambiente, por el ritmo laboral, trastornos en la próstata y también pacientes oncológicos. También es habitual preservar la fertilidad antes de realizarse una vasectomía.

¡Preserva tu fertilidad para cuando quieras!

¿Cómo preservamos la fertilidad?

Gracias a las diferentes técnicas de preservación de la fertilidad, evitaremos el efecto de la edad o patología en la calidad ovocitaria en las mujeres y, de la calidad del semen, en el caso de los hombres.

Actualmente, Biogest preserva la fertilidad femenina y masculina con los siguientes métodos: la vitrificación de óvulos, la vitrificación de embriones y la congelación de espermatozoides o tejido testicular.

La vitrificación de los óvulos, consiste en la obtención de óvulos mediante una punción de los ovarios, realizando previamente un tratamiento hormonal de estimulación de la ovulación para conseguir un número suficiente de óvulos. En este caso, en un total de 15 días, se completa el tratamiento. La vitrificación requiere hospitalización de 1 a 2 horas en nuestra clínica y la paciente podrá continuar su vida diaria con normalidad. La ventaja que presenta esta técnica frente a la clásica congelación es que, debido a la alta velocidad de enfriamiento, se evita la formación de cristales en el interior de la célula.

Otro modo de preservar la fertilidad, sería la vitrificación de embriones que la iniciamos con el mismo tratamiento que la de óvulos, pero éstos se fecundan con espermatozoides de la pareja o de banco antes de congelarlos. Finalmente, para preservar la fertilidad masculina, se realiza la congelación de espermatozoides o tejido testicular sin mayores inconvenientes para el paciente. Se realiza mediante la entrega de una o más muestras de semen o a partir de una biopsia testicular.

¿Quieres conocer más sobre la preservación de tu fertilidad? Biogest te ofrece la primera visita gratuita.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies