Posts Tagged ‘inseminación artificial Tarragona’

Una de las técnicas utilizadas en reproducción asistida es la inseminación artificial conyugal, conocida también como la IAC.

De hecho, este método no es más que una inseminación dentro del cuerpo de la mujer con el esperma de su pareja que se introduce artificialmente en el útero justo en el momento que es más fácil la concepción para incrementar las posibilidades de éxito. Con esta técnica se acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo previa selección de los mejores en el laboratorio, facilitando con ello el encuentro entre ambos. En Biogest, de cada 100 mujeres que realizan esta técnica, entre un 40 y un 50% se quedan embarazadas.

La inseminación artificial conyugal está indicada para parejas con EOD (esterilidad de origen desconocido); parejas donde el hombre presenta una alteración leve de la concentración del esperma o una alteración de la movilidad de sus espermatozoides. También es útil en casos donde la mujer presenta problemas en la ovulación y en situaciones de endometriosis leve.

La técnica de inseminación artificial se realiza mediante una estimulación ovárica en la mujer para inducirla a la ovulación, de este modo controlaremos mejor su ciclo y habrá más posibilidades que el proceso sea un éxito.

IAC INSEMINACION ARTIFICIAL CONYUGAL _  BIOGEST

Durante estos días de estimulación, se realizan controles periódicos ecográficos en la clínica para ir evaluando el crecimiento y la evolución de los folículos, dentro de los cuales están los óvulos que se forman y que, cuando lleguen al tamaño adecuado, estarán preparados para ser fecundados.

Cuando el ginecólogo comprueba que los folículos han alcanzado la medida ideal, se programa la inseminación artificial. El día señalado, la pareja traerá una muestra de semen en el laboratorio para su preparación. En ese momento, se hace una selección de los espermatozoides según sus características, se escogen los más móviles y se eliminan los inmóviles o muertos.

Una vez la muestra es óptima y está preparada, nuestros ginecólogos realizan la introducción del esperma dentro del útero de la mujer a través de una cánula de inseminación muy fina. Este procedimiento se realiza en la propia consulta de Biogest.

Una vez realizada la inseminación artificial, la paciente  ya podrá continuar haciendo su vida con natural normalidad.

www.biogest.es

El doctor Jordi Aragonès es médico especialista en reproducción asistida y director del Centro de Reproducción Asistida Biogest.

P- Qué es Biogest?

JA – Biogest es un centro dedicado a la atención integral a la mujer, que ofrece todos los tratamientos que las mujeres pueden necesitar a lo largo de su vida, especialmente los de carácter ginecológico.

P – Estamos hablando, pues, de un tema delicado que a nivel de salud, tiene mucho a ver con la intimidad de las personas.

JA – Efectivamente, por eso la atención que prestamos en Biogest es personalizada, exhaustiva y muy delicada.

P – En qué casos, las mujeres pueden venir a Biogest?

JA – Pueden venir, por ejemplo, cuando les toque hacerse una revisión ginecológica al menos una vez al año; también si se encuentran delante de problemas como pueden ser una patología de mama, una patología cervical y, por descontado, si a lo largo de su vida fértil necesitan someterse a algún tratamiento de fertilidad.

P – Entenderemos, por tanto, que todo lo que hace referencia a la salud femenina es un asunto concreto para  las mujeres, pero cuando se trata de cuestiones de fertilidad y embarazo ya entra en ello el otro miembro de la pareja.

JA – Efectivamente.  Es importante que, si hay pareja, esté al caso y tome parte en todo lo que se refiere a las diferentes fases de los tratamientos de fertilidad y, posteriormente, cuando se produce el embarazo, que lo sigan mes a mes, a través de las revisiones y  las ecografías en 4D.  Asimismo, y ya que hablamos de la parte masculina de la pareja, Biogest también dispone de un medio andrólogo especializado en la anatomía, la fisiología y la patología del aparato genital masculino.

P – Qué otros profesionales médicos hay en Biogest?

JA – También disponemos de una psicóloga que ofrece soporte y acompañamiento a las parejas (especialmente en los tratamientos de fecundación in vitro), dos biólogas y también un médico pediatra que puede asistir a los neonatos y los bebes después de su nacimiento. 

El doctor Jordi Aragonès es médico especialista en reproducción asistida y director del Centro de Reproducción Asistida Biogest.

Especialistas en fertilidad

P – Las parejas que se encuentran en la situación de querer tener hijos y no consiguen el embarazo, piensan en seguida en buscar ayuda? 

JA – Cada vez más.  Es lógico que cuando una persona tiene un problema, o este caso, una pareja, se busque una solución.  A nivel mediático se está dando a conocer, cada vegada más, la función que clínicas como Biogest están llevando a cabo en el aspecto de la fertilidad.

P – Por qué en ocasiones, algunas parejas tienen problemas para concebir?

JA – Partiendo de la base que reproductivamente hablando, la especie humana presenta una serie de complicaciones que no se dan en otros mamíferos, que se reproducen con más facilidad. Lo cierto es que el porcentaje de probabilidades que una mujer tiene de quedarse embarazada por ciclo, es de entre un 20 y un 25%.  A parte, a nivel de reproducción, los profesionales nos encontramos frecuentemente delante de un problema añadido que años antes no se daba y es que la sociedad, por motivos laborales, económicos y de otra índole, está volcando a las parejas y a las mujeres, a concebir su primera criatura entre los 30 y los 35 años y son pocas las parejas que deciden tener un hijo antes de esta edad.  En consecuencia, todo y que la esperanza de vida se ha alargado y la calidad de la salud ha mejorado mucho en los últimos años, en términos reproductivos los factores que intervienen en un futuro embarazo no han cambiado y, por tanto, los óvulos y los ovarios envejecen igual a medida que las mujeres van cumpliendo años.

P – Así pues, cual es la mejor edad de las mujeres para buscar un primer embarazo?

JA – Las mujeres tienen un pico máximo de fertilidad alrededor de los 22-25 años y este límite decrece a partir de esta edad, llegando a su mínimo cuando la mujer tiene entre 38 y 45 años. Pasadas estas edades, todo y que socialmente siguen siendo jóvenes, el porcentaje de probabilidad de quedarse embarazada es prácticamente del 0%.

Técnicas específicas para cada caso

P – El grado de dificultad para conseguir un embarazo es igual en todos los casos? 

JA – No, de ninguna manera.  Las pacientes que acuden a Biogest se pueden dividir en dos grupos atendiendo a la problemática que presentan: las que requieren tratamientos con poca complejidad, como la inseminación artificial, y las que necesitan tratamientos más complejos como la fecundación in vitro. Por lo que hace a la inseminación artificial se puede hacer en todas sus variantes, conyugal o de donante, y se acostumbran a hacer cuatro ciclos de inseminación que llegan a conseguir unas tasas de embarazo de entre un 40 i un 50%.

P – Y por lo que hace  a las pacientes y los tratamientos de alta complejidad? 

JA – Bien, estas pacientes requieren mucho más seguimiento y atenciones.  La técnica apropiada en estos casos es la fecundación in vitro, que es con la que se obtiene el porcentaje de éxito más elevado, de acuerdo sobre todo, con la edad de la paciente.

P – Pongamos un poco de esperanza en estos casos.  Cuáles son los porcentajes de éxito, es decir, de embarazo, en los casos más complejos? 

JA – Pues por grupos de edad, el éxito en mujeres de unos 25 años es entre un 50-60% y este porcentaje va bajando hasta llegar al 15% en las mujeres que se acercan a los 40 años.  Es por esto que, en estos casos, se recurre a la ovo donación.  Porque es la técnica que aporta más resultados positivos, ya que las donantes de óvulos acostumbran a ser chicas jóvenes.

P – Habéis comentado que Biogest también ofrece la posibilidad de que las parejas reciban tratamiento psicológico. Este es especialmente recomendable en los casos que presentan más dificultad de éxito, cierto? 

JA – Así es.  Biogest ofrece gratuitamente en los tratamientos de fecundación in vitro la posibilidad de tener 4 visites con la psicóloga del centro.  Ahora bien, de entrada, son pocas las parejas que optan per hablar con la psicóloga porque están convencidos que tendrán suficiente fortaleza para en tomar lo que sea. En cambio, después de un primer fracaso, muchas de estas parejas se deciden a recibir esta asistencia psicológica.

P – La visita con la psicóloga es aconsejable en todos los casos?

JA – Así es. La psicóloga ofrece un apoyo en el equilibrio emocional de la pareja y en el tratamiento de sus sentimientos.

P – Se puede decir que el sueño de tener un hijo hoy día es posible bajo cualquier condición gracias a las nuevas técnicas de reproducción asistida?

JA – No se puede afirmar categóricamente porque hay que estudiar cada caso y tener en cuenta todos los factores que intervienen en el embarazo, así como tener presente que existe la posibilidad que sea imposible conseguirlo, pero bien, en la mayoría de los casos sí que se puede aseverar un porcentaje de éxito elevado cada año.  Este éxito quiere decir que el embarazo está conseguido y nacerá un neonato y, además, que la felicidad de una pareja se ha visto consumada. Para nosotros  las personas son lo más importantes, antes que cualquier otra cosa.

Ya hace un año que Biogest incorporó a sus instalaciones el embryoscope con la tecnología del timelapse. Para los que no lo sepáis, es una incubadora que permite la obtención de una imagen de cada embrión cada 15 minutos, sin tener que realizar ninguna manipulación de este. Es decir sin retirar el embrión de la incubadora en ningún momento, solamente justo en el instante previo a su transferencia o a su congelación. Este detalle se traduce en una inexistente fluctuación de las condiciones de cultivo (temperatura, humedad…) proporcionando una máxima estabilidad al embrión.

Su incorporación comportó cambios en los protocolos de actuación del laboratorio y modificaciones en el trabajo del día a día, pero desde el laboratorio hacemos un balance muy positivo en muchos aspectos y esto se ha traducido en una mejora de los resultados.

EMBRYOSCOPE

Los embriones nos han enseñado muchas cosas y hemos aprendido muchos de su cinética, una característica altamente desconocida hasta estos momentos. Desde la llegada de esta tecnología a los laboratorios la morfología era la herramienta vital para clasificar a los embriones y valorar sus posibilidades implantadoras. Ahora disponemos de dos herramientas capitales, la morfología y la cinética que no siempre tienen que ir de la mano. No solo valoraremos el tiempo de aparición de la segunda célula, la cuarta o la octava, sino que cada vez disponemos de más transcendencia de valores intermedios, es decir, cuanto tiempo tarda el embrión entre la cuarta y la tercera célula o entre la tercera y la segunda. También hemos aprendido a gestionar toda esta gran cantidad de información y utilizarla para la elección de los mejores embriones.

Hemos observado como los embriones pueden realizar una división perfecta: (video1).


O una división más irregular (video 2).

La formación de fragmentos en las divisiones (video 3)

O la fragmentación del embrión (vídeo 4).

Desde Biogest continuaremos embelesados ​​visualizando y revisualizando nuestros embriones para mejorar la elección y poder ayudar a nuestros pacientes a lograr su sueño.

http://www.biogest.es

 

Fuente: Consumer.es

A medida que aumenta la edad disminuyen la cantidad y calidad de los óvulos de la mujer

El retraso en la edad en la que se decide ser madre es uno de los factores determinantes en el incremento de las tasa de esterilidad en España. Los cambios fisiológicos que experimenta la mujer a partir de los 30 años explican la intensa relación existente entre edad y fertilidad. Una solución para las mujeres que deciden postergar la maternidad, incluso más allá de los 40, es preservar los óvulos a edades tempranas para utilizarlos en el futuro.

La mujer a partir de los 30 años

¿Por qué influye tanto la edad de la mujer en las posibilidades de concepción? Tal como apunta Marcos Ferrando, director un centro especializado en reproducción asistida en Bilbao, “el pico de máxima fertilidad de la mujer es a los 20 años”. A partir de los 30 años, afirma este especialista, “se produce una disminución de la fertilidad, que se ve agravada a partir de los 35“. En concreto, Ferrando señala que “existe una disminución de entre el 20 y el 25% en la tasa de fecundidad cuando comparamos mujeres de entre 30 y 35 años con aquellas de entre 20 y 25 años”.

El motivo del declive de la fertilidad se encuentra en la propia fisiología de la mujer. El experto en reproducción explica que la mujer nace con un número determinado de óvulos, que se van agotando con los años. “A medida que aumenta su edad, dispone de menos óvulos y de peor calidad”, matiza Ferrando, y añade que esta peor calidad “es la responsable de que sea más difícil conseguir el embarazo de forma natural” a partir de determinada edad.

Relación existente entre edad y fertilidad

La pérdida en la calidad y cantidad de los óvulos de la mujer conlleva que la tasa de esterilidad, que apenas alcanza un 10% en las mujeres entre 20 y 29 años, se eleve al 25% entre los 30 y los 39 años, tal como señala Ferrando. Este factor, unido al retraso de la edad media para tener un hijo explica “el continuo aumento de parejas que tienen que recurrir a técnicas de reproducción para poder ser padres”, añade Ferrando. La media de edad de las parejas que acuden a su centro es de entre 38 años.

Este retraso -voluntario en la mayoría de los casos- de la maternidad evoluciona de forma paralela al aumento del número de parejas con dificultad para concebir. Así lo recoge el ‘Libro Blanco Sociosanitario de la Infertilidad en España’, de la Sociedad Española de Fertilidad. Según este libro, el factor que guarda una relación más importante con el incremento de las consultas por esterilidad “es el retraso de la edad en que se comienza a buscar el primer hijo”.

Preservar los óvulos

Posponer la edad de maternidad, incluso más allá de los 40 años, tiene en España una motivación marcadamente social: las mujeres retrasan, en gran parte, el momento de ser madres por motivos laborales, por ausencia de pareja o por otras razones económicas o personales. Para no tener que renunciar a poder tener hijos en un futuro, estas mujeres pueden optar por recurrir a las técnicas de preservación de la fertilidad.

Tal como apunta Ferrando, estas técnicas permiten “congelar óvulos a edades donde todavía conservan una buena calidad para poder ser utilizados en un futuro”. Lo ideal es recurrir a la preservación antes de los 40, que es cuando disminuye la fertilidad de forma más dramática. Pero cuanto más jóvenes sean los óvulos, mejor calidad tendrán. Por lo que es mejor si se realiza antes de los 35.

*Si necesitas más información sobre las diferentes posibilidades y métodos para preservar la fertilidad, puedes visitar Clínica Biogest. Tratamientos

Fuente: Reus Directe.Cat

La reproducció assistida tampoc s’escapa de la crisi. Biogest, un centre de reproducció humana a Reus ha notat com la seva clientela ha baixat un 5% aquest semestre, en comparació al mateix període de l’any passat. Però l’entrada de pacients estrangeres a la recerca d’òvuls de donants compensen la davallada. Biogest ha adquirit recentment un equip revolucionari que extreu infinitat d’imatges dels embrions, la qual cosa permet destriar-los amb més garanties d’èxit. Actualment manté 3.800 embrions congelats a -196º. Les noves tècniques han permès evolucionar molt i s’ha incrementat del 15% al 40% el volum de parelles que aconsegueixen quedar-se embarassades. L’edat, però, continua sent el factor clau.

Reus.- Núria Torres/ACN

Certificada amb l’ISO 9001, Biogest, a part de la reproducció assistida -inseminació artificial i fecundació ‘in vitro’-, també ofereix atenció ginecològica, servei de pediatria i psicologia, així com noves tècniques. L’any 2008 va incorporar la congelació d’òvuls, convertint-se en la primera clínica a la demarcació en aconseguir l’acreditació. El cost de mantenir-los congelats és d’uns 200 euros a l’any.

No hi ha un límit temporal ni en els òvuls ni en els embrions, i no està demostrat que la supervivència minvi amb el pas del temps. Un dels darrers ‘rècords’ coneguts és el cas d’un nen americà, fruit d’un embrió congelat durant 20 anys. Els embrions congelats poden estar a disposició de la parella, donats a la investigació científica o bé donats a altres parelles. La llei espanyola no és clara quant a l’opció de la no conservació.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies