Posts Tagged ‘riesgos del aborto involuntario’

Un embarazo no siempre termina con el parto. Se puede ver interrumpido por diversos factores que provocan un aborto involuntario.

Conseguir un embarazo y concebir un hijo es uno de los procesos biológicos más complejos del organismo humano, en el que concurren varios factores que juegan un papel decisivo para que éste llegue con éxito a su fin, con el nacimiento de un bebé nueve meses después de haberse concebido. Sin embargo, este éxito no siempre se produce porque alrededor del 10 al 20 por ciento de los embarazos, pueden acabar con un aborto espontáneo en cualquier momento dentro de las primeras veinte semanas de embarazo. Aún más a menudo, alrededor de un 80 % de estos abortos involuntarios, suceden antes de las 12 semanas de gestación.

En un aborto espontáneo confluyen diversos factores, algunos de los cuales podemos controlar y vigilar y otros son producto de una serie de circunstancias adversas muy difícilmente controlables.

Scanning of a stomach of the woman

Problemas cromosómicos

A menudo, cuando se produce una pérdida temprana del embarazo, es imposible conocer al cien por cien la causa que lo ha provocado pero habitualmente, este tipo de abortos están producidos por anomalías cromosómicas.  Esto quiere decir que o bien el óvulo o bien el esperma, tienen un número erróneo de cromosomas pero más a menudo, en alrededor del 95% de las ocasiones, los cromosomas de los padres son normales y la anomalía genética se debe a un error en el feto. En estos casos el aborto espontáneo es la manera que tiene el cuerpo de poner punto y final a un embarazo que no tiene posibilidades de desarrollarse correctamente como debería hacerlo.

En ocasiones, cuando se produce esta anomalía cromosómica, el embrión se puede implantar en el útero y comienzan a formarse la placenta y el saco gestacional como si se tratara de un embarazo normal, pero el embrión, o bien no se forma, o a causa de este error cromosómico interrumpe su desarrollo y muere. Esto es lo que ocurre en un porcentaje que va del 50 al 70 por ciento de los casos. Otras circunstancias que pueden darse es que el óvulo no se implante adecuadamente en el útero o que el embrión tenga algún defecto estructural imposible prever a priori.

Otros factores clave: la edad y hábitos de vida saludables

Además de los azarosos factores cromosómicos, muy difíciles de controlar, se dan otras circunstancias que pueden provocar la pérdida temprana del embarazo que conviene tenerlos en cuenta y observarlos para minimizar el riesgo de aborto espontáneo. Algunas de estas circunstancias tienen que ver con la edad de la gestante, determinadas enfermedades y afecciones crónicas que deberían controlarse, algunos problemas uterinos previos y también añade un cierto riesgo de aborto el mal hábito de fumar, beber alcohol o tomar drogas durante el embarazo, especialmente durante las primeras semanas de gestación.

A la hora de concebir es muy important tener en cuenta la edad de la gestante, porque a medida que pasan los años los embarazos presentan más complicaciones, existiendo la misma dificultad para conseguirlos como para mantenerlos.

Una mujer entre los 35 y los 45 años tiene una probabilidad de entre el 20 i el 35 por ciento de gestar un embrión con alguna anormalidad cromosómica que terminará con un aborto espontáneo.  En el caso de las mujeres mayores de 45 años el riesgo aumenta hasta un 50 por ciento.  Este cuadro se complica aún más si en el historial de la mujer constan otros abortos espontáneos previos. Las mujeres que han sufrido dos o más abortos espontáneos seguidos, están en una situación notablemente más delicada y tienen más probabilidades de sufrir un tercer aborto que otras mujeres que han llevado a buen término sus anteriores embarazos.

En el momento de producirse el embarazo, la mujer gestante debe ser muy consciente de que la criatura que está en desarrollo depende completamente de lo que ella haga, y por tanto, la embarazada tiene una cierta responsabilidad en el bienestar uterino de su feto. Por ello debe mantener un estilo de vida saludable, evitar el alcohol y cafeína, no fumar cigarrillos, dejar de consumir medicamentos y drogas. Así pues, lo más aconsejable en el momento del embarazo y fuera de él, es mantener un estilo de vida saludable y equilibrada en todos los sentidos.

En cuanto a la cuestión de los medicamentos, algunas medicaciones aumentan significativamente el riesgo de aborto espontáneo y por ello es muy importante leer bien los prospectos que acompañan a las medicinas y consultar cualquier problema o duda con el médico.

Otros factores a tener en cuenta

No se puede obviar la existencia de otros factores importantes, como la trombofilia o algunas eventuales anormalidades uterinas que pueden provocar complicaciones durante las primeras semanas del embarazo.

La trombofilia consiste en una predisposición genética para formar coágulos de sangre en forma de trombos. En el embarazo el problema se convierte en una cuestión preocupante porque puede causar la coagulación de los vasos sanguíneos de la placenta, provocando que el feto no reciba la cantidad necesaria de sangre que necesita para desarrollarse y finalmente muera. Cuando se presenta este problema el aborto involuntario suele darse durante el segundo o tercer trimestre del embarazo.

También son un factor de riesgo determinadas anomalías uterinas, como malformaciones congénitas, tejido cicatrizado o la presencia de fibromas uterinos, que no dejan de ser tumores benignos, pero que pueden complicar exponencialmente el éxito del embarazo y convertirse en trabas insalvables para el correcto desarrollo del feto.

Otros factores de riesgo difíciles de controlar son la exposición a algunas toxinas como el plomo, el mercurio, los productos de limpieza y los pesticidas, las diabetes mal controladas previas a la gestación, la obesidad, problemas de origen hormonal y algunas infecciones que deben ser tratadas.

Claro está que de todos los factores mencionados, algunos de ellos, quizás los más importantes, no son fácilmente controlables, pero los que hacen referencia a los hábitos de vida de las embarazadas, es absolutamente recomendable tener un buen cuidado del cuerpo y del espíritu para que el bebé pueda nacer en las condiciones más propicias y felices posibles.

www.biogest.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies