Es tiempo de alcachofas, un vegetal saludable y delicioso tan presente en la cocina tradicional como en la de vanguardia. Curiosamente y a pesar de ser un alimento muy común, todavía muchas personas desconocen que se trata de una flor. Y no es la única flor comestible deliciosa que puedes utilizar en la cocina para disfrutar con tus invitados o familia.

Alcachofas, las flores comestibles más populares.

Las alcachofas son sabrosas y sanas, pero tienen una pega que hace que muchas personas se retraigan de utilizarlas en la cocina: requieren un tiempo de limpieza que si bien no es muy largo puede frenar a muchos cocineros aficionados que no disponen de él. Pero si es tu caso, no renuncies a comer alcachofas por este motivo. Los corazones congelados son una fantástica alternativa.

Estas flores ricas en vitaminas del grupo B y recomendables para la salud del hígado, son muy ligeras y tienen propiedades diuréticas.

De sabor ligeramente amargo, puedes prepararlas simplemente cocidas o al vapor y aliñarlas con vinagretas ligeras o salsa romesco para un entrante delicioso. Una forma tradicional de servirlas es rehogadas con jamón. Otras, rellenas de gambas o acompañadas de almejas. Si andas mal de tiempo, prepararlas en tortilla siempre es una buena idea.

Para incluirlas en una dieta vegetariana puedes servirlas con arroz, rellenas de tofu o rehogadas con mucha cebolla y dados de seitán.

Flores de calabacín, las más deseadas cuando llega el buen tiempo.

Más populares en la cocina italiana que en la española, las flores de calabacín son delicadas, ligeramente dulces y deliciosas. También tienen una presencia importante en la cocina mexicana, en la que se utiliza para elaborar sopas o rellenar quesadillas, entre otras preparaciones.

Cuando llega el buen tiempo es posible encontrarlas en fruterías gourmet y en mercados tradicionales. Lo ideal es cocinarlas el mismo día o, a lo sumo, el día siguiente.

Tradicionalmente se preparan rebozadas y fritas o en tempura. Pero también rellenas, por ejemplo de bechamel de gambas o de queso suave. En cualquier caso son un aperitivo sorprendente que merece la pena preparar y degustar.

Cebollino, bonita y deliciosa.

Si tienes una planta de cebollino en casa y florece, puedes utilizar esa preciosa flor para aderezar y dar sabor a tus platos. Su sabor es prácticamente el mismo que el de las hojas de cebollino, pero su presencia es mucho más llamativa y vistosa, con esas pequeñas inflorescencias violetas.

Utilízalo igual que utilices las hojas de cebollino. Seguro que te va a encantar.

Crisantemo, un toque sorprendente para tus ensaladas y presentaciones.

¿Sabías que la flor del crisantemo es comestible? Obviamente no puedes comprarlas en la floristería para tus platos, porque pueden estar tratadas con productos no aptos para ser ingeridos. Pero si las cultivas tú misma sin químicos o las adquieres en un supermercado o frutería, son perfectas para dar un bonito toque de color, sabor ligeramente amargo y frescura a tus platos.

Ideal para las ensaladas verdes, pescados blancos al vapor y para emplatar cremas de verduras.

Pensamiento, otra bella flor comestible.

Entre las flores más utilizadas en la cocina moderna está el pensamiento. Ya se encuentra fácilmente en muchos hipermercados.

Sus bonitos pétalos de sabor agridulce se emplean sobre todo en ensaladas verdes para guarnición de carnes o de acompañamiento de tablas de quesos. Pero también para dar color y sabor a sopas frías. Y en cremas frías de verduras. Además, son ideales para emplatar de forma vistosa aperitivos como conos de hojaldre rellenos crema de berberechos.

Anímate a probar estas flores comestibles, que si bien no son las únicas que puedes encontrar en el mercado si están entre las más populares.

www.biogest.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies