Incluir frutas de invierno en tus menús navideños es buena idea por muchos motivos. Entre ellos que son alimentos de temporada deliciosos que van a enriquecer tus platos. Además, son productos tan saludables como económicos por lo que te ayudarán a cuidarte a bajo coste incluso en los menús de celebración. Descubre cuáles son las frutas de invierno y la mejor manera de integrarlas en deliciosas recetas ideales para los menús navideños.

1.- Naranja.

La disponibilidad de esta fruta todo el año nos ha hecho olvidar su temporalidad. Si la compras ecológica o directamente al productor, el invierno es un momento perfecto para hacerlo. En la cocina da muchísimo juego para elaborar tanto aperitivos y entremeses como entrantes o platos principales. Y, por supuesto, postres e incluso cócteles sin alcohol. Es una fruta con mucha versatilidad en la cocina en preparaciones crudas y cocinadas. Recetas tradicionalmente festivas como el popular pato a la naranja dan buena muestra de ello.

En ensaladas combina de maravilla con alimentos amargos como la escarola, la endivia o las espinacas. Va bien con productos del mar como las vieiras, para preparar salsas suaves para pescados blancos y para ayudar a desgrasar pescados azules al horno. Y es deliciosa con carnes asadas o guisadas como el pavo o el cerdo.

En postres, en un sencillo sorbete o como parte de una macedonia fresca de temporada es deliciosa. Y combina de maravilla con el siempre bien recibido chocolate. Por ejemplo, con los gajos bañados en chocolate negro o la corteza confitada como ingrediente extra del turrón de chocolate casero.

2.- Caqui.

La época navideña que coincide con el fin del otoño y el principio del invierno es la temporada ideal del caqui. Este hasta hace pocos años era poco conocido fuera de su área de cultivo pero va ganando popularidad año a año. Es ideal para elaborar aperitivos rápidos, por ejemplo en banderillas o tartaletas con quesos curados, con los que marida de maravilla.

Su dulzor natural también lo hace apropiado para salsas originales para platos de carne sencillos como el magret de pato a la sartén o el solomillo de ternera a la plancha.

3.- Peras.

La modesta pera puede dar mucho juego en la elaboración de platos festivos para Navidad. Puedes asar peras en sustitución de patatas o en compañía de estas para servir de guarnición de cabrito, oca o cordero asado. Escalfadas son deliciosas en aperitivos combinadas con quesos fuertes y frutos secos como las nueces o las avellanas para servir en entrantes que sorprendan a tu familia. Por ejemplo, en tartaletas de masa quebrada u hojaldre.

Y si prefieres utilizarlas para elaborar postres, son deliciosas en tartas tipo pie americano. Combinan bien con frutos del bosque y también con chocolate negro.

4.- Pomelo.

Una de las frutas más injustamente infravaloradas del invierno es el pomelo. Sus gajos pelados al vivo y cortados en dados son ideales para elaborar salpicones y ensaladas de marisco, especialmente para servir con langostinos, carne de cangrejo o de centollo cocida. También es ideal para elaborar salsas cítricas, como contrapunto al dulzor de la naranja. Y en cócteles para dar un toque amargo y cítrico.

También puedes utilizar su zumo para elaborar aliños, por ejemplo mezclado con hierbas frescas como el tomillo limonero. Dará un toque único a tus ensaladas con escarola y granos de granada.

Un alimento con el que va muy bien es el bacalao ahumado. Puedes combinar ambos en salpicones, pinchos, canapés o ensaladas. ¡E incluso en tartaletas!

5.- Aguacate.

El aguacate es una de las frutas más populares para elaborar platos salados. Y un magnífico ingrediente para menús navideños. Además su sabor combina de maravilla con algunos alimentos tradicionalmente utilizados en recetas para celebraciones como los pescados ahumados o los mariscos frescos. Así es ideal para elaborar entremeses, ensaladas y salpicones.

¿Algunas ideas? Aguacates rellenos de carne de centollo y dados de pomelo, canapés de aguacate laminado y salmón ahumado o conos de barquillo rellenos de crema de aguacate y colas de langostino cocido.

También combina muy bien con la granada que aunque es más propia del otoño aún está en el mercado en la época navideña.

6.- Mandarina.

Sus gajos pelados y salteados con vino dulce y especias como el anís estrellado o la canela son un acompañamiento perfecto para helados de turrón, vainilla o nata. Y su zumo, perfecto para sorbetes y granizados, además de para la elaboración de cócteles.

Aunque tradicionalmente no se utiliza mucho para preparaciones saladas, lo cierto es que los gajos se pueden cocinar en guisos de carnes como la oca, el pato o el cerdo. Es una buena forma de sorprender a tus invitados.

Anímate e incluye frutas de invierno en tus menús navideños. Son deliciosas, saludables, económicas y te ayudarán a ser creativa en tus recetas sin complicarte en exceso. Porque celebrar y cuidarse no está reñido.

www.biogest.es

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies