Querer quedarte embarazada y no lograrlo genera estrés. Si además estás sometida a otros causantes externos, la situación se complica. Reducir el estrés te ayudará a que tu organismo se encuentre en un mejor estado para favorecer la concepción y para llevar el embarazo a buen término. Por ello adquirir hábitos de vida que te permitan alejar el estrés es una forma inteligente y efectiva de actuar en estas circunstancias.

¿Pero qué cambios hacer? Estos son algunos de los hábitos que te interesa adoptar para sentirte más relajada y tranquila.

1.- Duerme bien.

El sueño de calidad es clave para evitar el estrés. Por ello es importante procurar dormir entre 8 y 10 horas cada día. Tomar como hábito acostarte siempre a una misma hora te ayudará a conciliar el sueño. El silencio y la oscuridad, a no despertarte durante el mismo.

2.- Desconecta digitalmente cada noche.

Apaga el móvil a una hora determinada antes de acostarte y no lo enciendas hasta la mañana siguiente cuando vayas a salir de casa. Así evitarás estar pendiente de llamadas, mensajes y otras cuestiones que te atan al móvil y que son, cada vez más, fuente de estrés.

3.- Toma medidas para evitar tratar con personas que te generan estrés.

Esto es más fácil de decir que de hacer, porque en ocasiones es imposible evitar a esa persona. Pero en la medida de lo posible limita su contacto con ella al mínimo necesario. Y cuando no te quede otro remedio ármate de paciencia. En estos casos es preciso mantener la calma y evitar entrar al trapo ante provocaciones o temas polémicos.

4.- Haz ejercicio físico de forma habitual.

Este hábito de vida es clave para alejar el estrés. Te ayudará a oxigenarte, a sentirte mejor y a liberar tanto la tensión física como la mental. No es necesario que hagas deporte a nivel de campeonato, pero sí es bueno ponerte en marcha.

5.- Sigue una rutina fija por las mañanas.

Esto te ayudará a comenzar el día con más tranquilidad y no estresarte desde que te levantas. Decide tú misma qué tareas necesitas hacer, en qué orden y el tiempo aproximado que requiere cada una de ellas y fija tu propia rutina. Si necesitas hacer cambios en ella puedes ir adaptándola a lo largo del tiempo. Pero será la base sobre la que empezar bien el día sin agobios.

Y recuerda que las prisas por la mañana no son buenas consejeras. Descansarás más durmiendo 10 minutos menos, pero comenzando el día tranquila, que a la inversa.

6.- Deja preparado desde la noche anterior lo que necesites al día siguiente.

Este es un hábito sencillo de adquirir y que te ayudará a vivir sin estrés. Así puedes elegir la noche anterior la ropa que te pondrás al día siguiente, por ejemplo. Y dejar preparado y a mano en el baño lo que necesites para asearte y prepararte, así como los utensilios para el desayuno sobre la mesa.

Ahorrarás tiempo, evitarás las prisas, la indecisión y comenzarás el día de manera más relajada.

7.- Dedica un tiempo diario a la relajación.

Aunque sea tan breve como diez minutos te ayudará a relajar la mente y sentirte mejor. Solo tienes que afrontarlo como un hábito diario más. Puedes hacerlo cada noche antes de acostarte. Para muchas personas es una ayuda para conciliar el sueño.

Estos sencillo hábitos te ayudarán a alejar el estrés de tu vida. No dejes que te agobie esta breve lista, procura comenzar incluyendo en tu rutina diaria dos de ellos y progresivamente sigue los demás. Dicen los expertos que tras tres semanas realizando a diario una acción esta se convierte en hábito. Así que, aunque comiences poco a poco, en breve no te supondrá ningún esfuerzo sino que te hará la vida más tranquila y feliz.

www.biogest.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies