La jardinería es una afición que va más allá del mero entretenimiento. Te ayuda a cuidar tu salud y a mejorar tu bienestar. Aunque es verdad que no todo el mundo dispone de un espacio adecuado para dedicarse a ella, no es necesario un gran jardín para ejercerla. Disponer de una terraza o un balcón amplio también permite dedicarse a la jardinería como afición. E incluso van creciendo en el entorno de las grandes ciudades espacios que se alquilan para particulares con el fin de crear y mantener una pequeña huerta o jardín.

Beneficios de la jardinería como afición.

Ayuda a disfrutar al aire libre.

En ocasiones las obligaciones diarias dejan poco tiempo para disfrutar al aire libre. Pero dedicar un tiempo diario a respirar aire limpio en un jardín es una buena idea, y no solo por sus beneficios para el sistema respiratorio.

La oxigenación permite mejorar distintos parámetros de salud tanto física como mental. Y permanecer un tiempo diario al sol con la debida protección es clave para proporcionar al organismo la vitamina D que necesita, especialmente cuando buscas la concepción, durante el embarazo y en la perimenopausia.

Requiere de una actividad física moderada.

El sedentarismo no es amigo del cuidado de la salud. Realizar una actividad física moderada es muy beneficioso. La jardinería como afición obliga a trabajar físicamente pero sin requerir gran intensidad ni sobreesfuerzo. Y con acciones variadas que no resultan repetitivas ni aburridas.

Acciones cotidianas durante el cuidado de un jardín como agacharse, levantarse o estirarse ayudan a trabajar de forma funcional y poco exigente distintos grupos de músculos. Y contribuyen a evitar los perjuicios de una vida sedentaria, que es factor de riesgo de algunas enfermedades importantes como la obesidad, el ictus o la diabetes.

Es una actividad creativa.

La jardinería no requiere solo un trabajo mecánico. También puede ser muy creativa. El diseño de jardines te ayudará a desarrollar tu creatividad. Incluso en espacios muy pequeños como parterres de bulbos de temporada, en el que puedes variar los diseños cada primavera y cada otoño, combinando formas, alturas, colores y especies para crear un espacio y un ambiente determinados.

La jardinería puede ser relajante.

Para muchas personas la jardinería es una afición relajante. Les ayuda a desconectar de sus obligaciones diarias y a liberar la mente. Además cuando se realiza en un entorno silencioso y agradable con aire limpio, favorece el relax y mejora la sensación de bienestar personal.

Ayuda a conectar con la naturaleza y los cambios de las estaciones.

Cuidar y mantener un jardín no requiere las mismas acciones y tareas a lo largo del año. Esto unido a que se realiza al aire libre contribuye a una mejor conexión con la naturaleza y los cambios propios de cada estación que muchas personas no perciben debido a que prácticamente solo pasan tiempo en entornos cerrados.

El aumento o disminución de las horas de luz, los cambios de temperatura, las necesidades de la naturaleza, ayudan en este sentido. Ello unido a los cambios que se van dando en el jardín con la aparición de unas flores o la desaparición de otras, la caída de las hojas, el crecimiento de unas plantas o la marchitez de otras, hace que la jardinería mejore la consciencia a distintos niveles.

Practicar la jardinería por afición contribuye a no ser esclavo de la inmediatez.

La inmediatez puede ser muy agradable pero también generar mucho estrés y ansiedad. Actualmente estamos acostumbrados gracias a los dispositivos digitales y las redes sociales a obtener respuesta inmediata a dudas, requerimientos, antojos, compras y mucho más.

Pero en jardinería casi nada es inmediato. Prácticamente todo requiere de tiempo para dar sus frutos. Y eso hoy en día ayuda a alejarse de la esclavitud de la inmediatez. Así demuestra que realmente no es necesario lograr todo ya, al instante, en cualquier momento y lugar.

Permite pasar tiempo con una misma en un entorno agradable.

Una de las grandes necesidades para ganar bienestar personal es poder pasar más tiempo con una misma. Sea para relajar la mente y solo pensar en lo que estás haciendo, sea para pararte por momentos para pensar en tus cosas de un modo pausado.

Mejora la satisfacción personal.

Las actividades cuyos resultados son visibles contribuyen a mejorar la satisfacción personal. Te permiten ser consciente de lo que has logrado. De cuáles son los cambios y mejoras que has efectuado, de cómo de un terreno baldío has creado un lugar agradable, bonito y acogedor. Esto mejora la satisfacción personal y la autoestima, tan necesarias muchas veces para sentirse mejor. Y para afrontar nuevos retos con seguridad en ti misma.

Contribuye a liberar tensión y estrés.

La jardinería como ya hemos visto permite pasar tiempo al aire libre, oxigenarte, realizar actividad física moderada, mejorar la consciencia, sentirte mejor contigo misma, disfrutar de la belleza del entorno. Todo ello ayuda a liberar tensión, canalizar la energía y liberarte del estrés. Y esto es tan importante a nivel de salud como de bienestar. Por ello se dice que los aficionados a la jardinería disfrutan de una mejor calidad de vida.

Por todos estos motivos la jardinería es una afición que es más que un entretenimiento o un pasatiempo lúdico. Es una actividad que permite cuidar de la salud y mejorar el bienestar desde distintos ángulos. Probablemente sea uno de los motivos por los que es una afición cada vez más popular incluso entre quienes no disponen de un jardín propio.

www.biogest.es

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies