La manzana es uno de los productos de temporada de otoño más populares. Actualmente está presente en los comercios y nuestras mesas durante todo el año y por ello para muchas personas es complicado verla como un alimento de temporada. Sin embargo, lo es. Y dado que ahora está en su mejor momento de calidad, sabor y precio, es importante saber cómo disfrutar de ella al máximo.

Existen centenares de variedades de manzana diferentes. En cualquier frutería o hipermercado bien surtido te encontrarás con facilidad con al menos media docena de variedades. Golden, Reineta, Granny Smith, Royal Gala, Red delicious, Fuji y Red Stark son algunas de las más populares. Algunas son más ácidas, otras más dulces. La carnosidad de la pulpa también varía, así como su intensidad de sabor. Probarlas es la mejor forma de saber cuál es la mejor para ti para comer cruda.

Como tentempié o postre por si sola ya es ideal. Es cómodo de llevar al trabajo, a clase o para tomar al salir del gimnasio. Lavándola bien en casa y secándola con cuidado puedes consumirla incluso con su piel. Pero también puedes cocinarla.

Ensaladas famosas con nombre propio como la Waldorf o la César llevan manzana entre sus ingredientes. Para ensaladas se utilizan sobre todo las manzanas de carne firme como la Red Delicious. Son ideales para combinar con verduras de hoja con un punto de amargor, como las endivias o las escarolas. Y perfectas para elaborar ensaladas variadas con frutos secos, quesos o pollo. También hacen buena pareja con el hinojo y con el apio tierno.

Para asar son ideales las manzanas de la variedad Reineta. Se cocinan con facilidad y su textura y sabor son muy agradables. No necesitas añadir líquido ni azúcar, aunque si quieres puedes hacerlo. Es habitual espolvorear las manzanas con canela en polvo o cocinarlas poniendo media ramita de canela en el lugar del troncho.

Las opciones de rellenos para manzanas asadas son enormes. Puedes rellenarlas de productos salados para servir como entrante, por ejemplo con morcilla que es una combinación que puede sorprenderte pero es deliciosa. O en platos más elaborados como la lombarda con castañas y carne, por ejemplo. O salsas de repostería, de frutas y frutos secos para elaborar postres, como puede ser rellena de frutos del bosque o de crema pastelera.

Si lo que quieres es utilizarla para rellenar carnes lo mejor es picar la manzana en daditos o rallarla gruesa y mezclarla con carne picada y frutos secos también picaditos. Así puedes rellenar pavo o pollo para asar y preparar fácilmente un menú de fiesta.

Para guisos, puedes utilizar manzanas ácidas o dulces. La elección solo depende del resultado que quieras conseguir siempre teniendo en cuenta también con qué otros ingredientes lo acompañes. Lo mejor, es utilizarlas para estofados y guisos de carnes blancas y aves. La sidra, el caldo o la cerveza les van mejor que los vinos como líquido para la cocción.

El puré de manzana es un acompañamiento tradicional para carnes de cerdo y cordero a la plancha. Puedes asar las manzanas en el horno o microondas y luego sacar su carne para seguidamente y con ayuda de un tenedor dejarla con textura de puré. En estos casos se suele mezclar con una pequeña cantidad de mantequilla para lograr una mezcla más untuosa y especias al gusto. La mostaza le va especialmente bien.

Los licuados con manzana también son deliciosos y muy apropiados para desayunos y meriendas. Van bien con la zanahoria, el hinojo y el apio verde, entre otros alimentos.

Este otoño disfruta de la modesta estrella de la cocina de temporada, la manzana. Como ves hay multitud de formas sencillas y sabrosas para cocinarla tanto para tus menús diarios como para ocasiones especiales.

www.biogest.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies