Comer bien y de forma equilibrada en casa es relativamente sencillo. Pero la cosa se complica cuando se trata de comer fuera. Especialmente si es entre horas como ocurre a menudo con los tentempiés para comer en el trabajo. Parece mucho más sencillo ir a la máquina vending o bajar a una cafetería y comprar la opción aparentemente menos mala. O caer en la tentación y pensar que no quedaba otra alternativa. Pero sí la hay y no es otra que llevarte tus propios tentempiés ricos y sanos para comer en el trabajo.

Si quieres cuidar tu salud es importante que conozcas cuáles son estos tentempiés ricos y sanos. Así podrás disponer siempre de ellos en tu bolso o guardarlos en tu mesa del trabajo para comerlos cuando necesites recuperar fuerzas o llevarte algo al estómago, y evitar los bocados inadecuados para ti.

Hay distintas alternativas pero estos son algunos de los tentempiés más interesantes para comer en el trabajo.

Comer en el trabajo

Comer en el trabajo

1.- Fruta y verdura fresca.

Seguro que no te sorprende saber que la fruta fresca es uno de los mejores tentempiés para comer en el trabajo. Es verdad que algunas frutas son poco indicadas para comer fuera de casa y además son muy perecederas. Pero hay otras como las mandarinas, las naranjas o los plátanos que se comen bien y que puedes tener varios días en tu taquilla o cajón, sin tener que comprarlas y llevarlas a tu puesto de trabajo cada día.

Cada fruta proporciona unos nutrientes diferentes, pero sea cual sea la que elijas, estarás haciendo una buena elección.

En cuanto a las verduras, los crudités son una gran elección como tentempié para el trabajo. Puedes preparar en casa bastoncitos de zanahoria, pepino o coliflor, por ejemplo, para llevar al día siguiente. Además, actualmente en muchos supermercados se encuentran verduras ya preparadas, limpias y listas para comer como palitos de calabacín y tomatitos cherry, entre otros.

2.- Frutos secos.

Los frutos secos son un snack saludable para comer en el trabajo. Son energéticos, nutritivos y se consumen fácilmente casi en cualquier momento. Pero es importante tener en cuenta que son muy calóricos y que no es aconsejable abusar de ellos. Una pequeña cantidad diaria como diez avellanas o seis nueces son suficientes para una persona sana.

3.- Bocadillos saludables.

Buena parte de los sandwiches de máquina, al igual que los de cafetería, están elaborados con panes industriales ricos en grasas y azúcares. Y, además, están preparados con salsas muy calóricas que a menudo incluyen mantequillas y mayonesas. Pero un bocadillo de tamaño adecuado elaborado con pan tradicional y un relleno saludable es una opción estupenda como tentempié para comer en el trabajo.

Elijas un pan blanco o integral, valora que este sea natural y evita los tipos de panes industriales que contienen azúcares, lácteos y grasas innecesarios en la elaboración de este alimento.

En cuanto a los rellenos, lo ideal es que vayas variando según los demás alimentos que consumas a lo largo del día, para conseguir así una dieta equilibrada, completa y saludable. Una buena opción es incluir un alimento proteico magro como la pechuga de pavo asada, la pechuga de pollo a la plancha, el salmón natural horneado o un jamón curado sin grasa. Y combinar este con ingredientes vegetales ligeros como el tomate en ruedas, la zanahoria rallada, los espárragos en conserva o las ruedas de pepino, para aportar frescor, vitaminas y completar el conjunto añadiendo muy pocas calorías.

4.-Lácteos desnatados.

Los lácteos desnatados como los yogures son otra buena opción para llevar como tentempié al trabajo. Al menos en invierno, porque en verano no conviene romper la cadena del frío con estos. Aunque actualmente existen pequeñas neveritas del tamaño de un bolso adecuadas para transportar y mantener durante varias horas en buenas condiciones alimentos que precisan de refrigeración.

5.- Elaborados saludables.

No todos los alimentos industriales son insanos. En el mercado hay elaborados saludables que es importante identificar y aprovechar para cuando no puedes cocinar tú o para llevar al trabajo y conservarlos durante un tiempo. Es el caso, por ejemplo, de algunas tortas de arroz o maíz inflado sin más aderezo que sal y/o especias. O las frutas deshidratadas que son una buena alternativa a dulces ricos en azúcares y grasas saturadas.

En cualquier caso no conviene que sean la opción preferente. Pero sí son una opción más para tomar de vez en cuando.

Disfruta de estos tentempiés ricos y sanos para comer en el trabajo y elimina de tu dieta las opciones poco saludables.

www.biogest.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies